Día de la música 2013

Y qué mejor manera de festejar el día de la música que con cinco temas musicales bien variados para el oído del caballero o la oreja de la dama.

Para arrancar un poco de blues en vivo, para levantar el viernes a todo ritmo, de la mano de Ana Popovic tocando “Soulfoul dress”

 

Una de las bandas más particulares que han surgido últimamente (aunque tienen como 10 años) en la escena nacional es Fútbol. Es un power trío que revierten el clásico esquema guitarra-bajo-batería por el de guitarra-violín-batería. A veces marcando el pulso de la música, otros acompañando la base, el violín aporta un matiz muy interesante.

 

Corría marzo de 1993 y me gané una entrada para ver a EMF, banda de moda en esos momentos, que en el marco de una gira internacional se presentaba en el viejo y querido Estadio Obras. Un estadio bastante vacío (tenía entradas para popular y terminamos todos en el “campo”), Martes Menta de banda soporte (el cual debe haber sido el momento musical más moderno de Ariel Minimal), versiones deformes, samplers, guitarras y mi primer pogo.

 

El Siempreterno podría entrar en el concepto de “súper banda”. Sergio Rotman (Cienfuegos, Los Fabulosos Cadillacs, Mimí Maura, Los Sedantes), Ariel Minimal (Pez, solista, trabajos con Flopa, Manza y Florencia Ruiz, sesionista de Litto Nebia, etc.), Mimí Maura (Mimí Maura, Los Sedantes), Fernando Ricciardi (Los Fabulosos Cadillacs, Mimí Maura, Cienfuegos, Día D) y El Ruso Sanchez (Los Sedantes) conforman este combo oscuro con mucha atmósfera cienfueguera. Aquí un tema de un show de La Trastienda en el que estuve presente, tema que se llama igual que la banda

 

Y ahora que se viene el Lollapalooza, para cerrar, una de las bandas que tocarán en dicho famoso megafestival de bandas alternativas, Arcade Fire.

Llegó el Cafe Tacuba

Porque Rubén Albarrán se la pasa sonriendo cuando escuchan los cantitos del público presente. Porque cuando dicen alguna frase que puede pecar de demagogia, en ellos te la creés un poquito más. Porque es fácilmente deducible que aún con 25 años de carrera, ellos la pasan muy bien arriba del escenario. Porque los he visto en lugares y situaciones diferentes (teatros, festivales, estadios, recintos recitaleros) y en cada uno de ellos parecieran ser la banda idónea para el sitio. O, porque sencillamente, hacía mucho tiempo que no veía a esta banda, una de las mejores del rock latino, tocando en vivo.

Sí, señores. Cafe Tacuba se presentó el 29 de octubre en La Trastienda, tocando durante dos horas y cuarto para 800 personas que no pararon de cantar, saltar y aplaudir durante los aproximadamente 30 temas  que tocaron.

Luego de arrancar con Pájaros El baile y el salón (un tema nuevo y un clásico), le metieron enseguida dos hitazos, así de entrada, como Cómo te extraño (gran versión de un tema de Leo Dan) e Ingrata.

Así, se dan el lujo durante el concierto de hacer de todo. Tocar parte de El objeto antes llamado disco, que era justamente el material que estaban presentando, recorrer su vasta discografía, y hasta tocar el riff de Walk on the wild side, homenajeando a Lou Reed.

Y así, van tocando un tema tras otro, enganchándolos incluso como con Seguir siendoTengo todo (enganchadas al igual que en el disco Sino) y La 2, instrumental que fue coreado por todos los presentes.

Mientras se acerca el cierre, viene la infaltable coreo de Déjate caer, el slang del DF en Chilanga banda y para coronar, Volcán, del último disco.

Salen a arrancar los bises, aun resta bastante. Casi que más que bises es como una segunda parte del show. Luego de EresAprovéchate (dos temas con el tecladista Meme al frente) llega Esa noche  y luego de ese manto de tranquilidad, el pogo se enciende con El fin de la infancia.

Suben chicas del público a bailar en La chica banda, viene María (o va), viajamos en El metro, nos tomamos algo en el Bar Tacuba y, para el cierre, una puñalada con El puñal y el corazón.

La verdad, se los extrañaba.

 

Pelado! Sé que sos un pelado…

Primer avistamiento de famoso (?) del año.
Anoche en La Trastienda. Me había acercado allí a tomar y picar algo luego de ver a Jaime Roos en la Costanera (crónica enseguida). Y ahí lo veo pasar y sentarse en las mesitas de afuera al ex gobernador de la ciudad de Buenos Aires, Telerman.
Un poco lógico, si no estoy errado, la familia Telerman tiene algo (o mejor dicho, bastante) que ver con la administración de dicho lugar.

Y bueno, después de todo, siempre es preferible a encontrarse con el Sr. Mauricio…

Pez – 15 años en La Trastienda

Viernes 5 de diciembre. Pez convoca a sus seguidores a un show en el clásico reducto de San Telmo con la excusa de festejar 15 años de sagrada convivencia con la música.

En un recital que duró aproximadamente 1 hora 40 minutos, se dieron el gusto de viajar mucho al pasado. El comienzo fue con “Último acto”, de su último disco, al que le pegaron “Fuerza”. La banda sonaba ajustada y con pilas: Ariel Minimal en voz y guitarra; Fósforo García en bajo; Pepo Limares en teclado y piano eléctrico y Franco Salvador en batería.
Dos temas de El sol detrás del sol siguieron: “Y las antenas comunican la paranoia como hormigas” y el infaltable “Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar”.

El show se centró mucho en temas viejos como, por ejemplo, “Tapas de discos y fotos de la pelo”. Hubo nada de Hoy y muy poco de Los orfebres, sus últimos dos discos. De éste apenas hicieron el mencionado “Último…” y el instrumental “Confuso como un héroe”.

El primer invitado de la noche fue un ex integrante. Pablo Puntoriero subió a tocar el saxo en uno de los mejores momentos de la noche, donde hicieron enganchados dos temazos como El haz de luz” y “Vientodestino en Vidamar”. Gran momento.

El otro invitado fue también de lujo. Emilio del Güercio subió para recordar sus viejas épocas rockeras junto al cuarteto. Primero cantando y con la acústica hicieron “Camino difícil” de Almendra. Luego, solamente en voz interpretaron “Canto” de Aquelarre.

Pez en un momento aquelarrero.

Hacia el final volvió Puntoriero para hacer El cantor” y “Haciendo real el sueño imposible” con una zapada larguísima e impresionante entre Puntoriero, Salvador, Limares y García.

Hubo estrenos, como El porvenir” y un cierre a todo trapo con “Ahogarme”.

El carameluchi de la felicidad va para las zapadas que contaron con la intervención de Puntoriero y para del Güercio. Incluyendo la cara de Fósforo al final de cada uno de los dos temas, como queriendo decir “Guau, acabo de tocar un tema con este grosso y aún sigo sin poder creerlo”.

Por el otro lado, el Dardo emponzoñado con el curare de la desdicha va para parte del público. Coincido con lo posteado en Black Smoke… Todos querríoamos escuchar Malambo (o sea “Introducción declaración adivinanza”) pero se pone un poco denso pedirlo cada cinco minutos. Paciencia, algún día la harán. Sino, bueno, a bancarsela, hay muchos otros temazos que suelen tocar.

Y gracias nuevamente a Black Smoke por la lista de temas y por haber posteado videos del show. Otro momento aquí abajo, así empezó el show:

Amparanoia en La Trastienda

Vino Amparanoia. En el marco de su gira despedida “Bye bye Tour” se presentó el pasado miércoles 27 de septiembre en La Trastienda. El show, de algo más de dos horas de duración, comenzó a todo ritmo con “Caravane”, dando inicio a una variedad musical donde el acento estuvo puesto en el ritmo festivo.

El show, en el que presentaban además su disco doble + DVD Seguiré caminando, contó con un amplio recorrido por toda su discografía. Así pasaron clásicos como “La fiesta”, “En la noche”, “La vida te da” o “Que te den”.
Al ratito de empezado el recital, Amparo Sanchez presentó a una invitada, “ella es música, es esposa y es madre… Mimi Maura”. Así, la cantante portorriqueña sumó su voz en “Permites madrecita”, donde tuvieron que enfrentarse a unos problemas de acoples en el micrófono de la señorita Acevedo.

Posteriormente, dos muchachas llenaron de ritmo el escenario al subir a bailar sobre el cierre de “Ella baila bembé”.

No hay que olvidar a la banda que acompaña a Amparo, conformada por un contrabajista, un guitarrista, un violinista (violín eléctrico, para ser más precisos), un percusionista, un batero, un tromboísta y un trompetista. Todos ellos fueron presentados, junto con el equipo técnico (incluyendo a los plomos de Los Piojos) durante el cierre con “Buen rollito”.

Además, la nota de color fue que ese mismo día era el cumpleaños de Amparo. Así que cerca del cierre subieron con tortas las bailarinas anteriormente mencionadas y Mimi Maura para entonar las estrofas del Feliz Cumpleaños.

Otro lindo recital para salir contento, y disfrutar de buena música y el carisma de Amparito.

Tal vez próximamente Amparo agarre nuevamente la guitarra, esta vez al frente de otro proyecto musical. Allí estaremos, nuevamente.

Cafeta en La Trastienda!

Las visitas de Cafe Tacuba ya se han convertido en un clásico, y cada una de ellas se convierte en una fiesta para sus seguidores. Luego de la presentación en el festival Pepsi Music, hicieron dos funciones en La Trastienda. Un Montón De Huesos estuvo allí el lunes, para comentar lo que sucedió.


El lugar estaba lleno, con gran parte del reducto de San Telmo ocupado por mesas. Nosotros estábamos en una mesa adelante, al costado izquierdo. Una buena ubicación para un buen show, y una posición ideal para matizar el recital con un buen tinto.

Poco después de las 21 hs. (hora anunciada para el inicio del reci) salió la banda en plano, con un tema del disco que está por salir. Es de destacar que hubo varias variantes con respecto a la lista del sábado. Por ejemplo, el “tema nuevo de inicio” fue diferente en ambas ocasiones.
Al ratito de comenzar, Albarrán (voz de la banda) dijo algo así como que es una huevonada lo de las mesas, pero si quieren pueden pararse y bailar
Dicho y hecho, el público comenzó a danzar y saltar al lado de las mesas primero, para luego estar todos festejando del ritual tacubo al lado del escenario.

A diferencia de muchas bandas, que suelen centrarse únicamente en los discos más recientes y prácticamente ignoran el material viejo, Cafe Tacuba hizo un amplio recorrido por sus más de 15 años de carrera. De esa manera circularon “La ingrata”, “Cero y uno” y más adelantos del nuevo disco, que por lo visto promete estar muy interesante.

Los cuatro integrantes de la banda más el baterista invitado logran el curioso hecho de combinar mucha fuerza en el escenario con un sonido muy ajustado. Apenas algún par de pifies o entradas tardías apenas perceptibles, y nada más. El resto, puro show y carisma de una banda que sabe meterse al público en el bolsillo sin caer en demagogias baratas.

Cerca del final, salieron más clásicos, como “El baile y el salón” y la típica coreografía de “Déjate caer”, la tranquilidad de “María” y la energía y pogo de temas como “El fin de la infancia” o “Pinche Juan”.

Es de esperar que estas visitas se repitan. Y ahora que dentro de poco van a tener un disco en las bateas, que también se peguen una vuelta para presentarlo.

 

¿Dónde está la felicidad?

La frase era repetida como un mantra, constantemente y sin pausa, mientras la banda se dedicaba a finalizar ese oscuro tema llamado “Doctor Li”. Y es que Cienfuegos es una banda que entre medio de sus distorsiones y gritos, deja surgir un mar de cuestiones existencialistas en sus líricas. “¿Querés saber lo que es estar muerto”, “La vida dura sólo un segundo” o “La importancia del hombre” son nombres de temas que sirven de ejemplo para ello.

La banda se presentó el pasado domingo 26 de noviembre en La Trastienda, cerrando el ciclo “Late Buenos Aires”, dedicado a presentar diversas bandas independientes. Luego de las bandas soportes, salió la agrupación conformada por Sergio Rotman (voz), Martín Aloé (bajo y voz), Diego Aloé (guitarra), Hernán Bazano (guitarra y voz) y Fernando Ricciardi (batería). Como queriendo afirmar su posición más orillera de lo que atañe a cuestiones de lo que debe ser una banda, el recital comenzó con un recitado. Rotman salió con un libro de Artaud, del cual seleccionó unos párrafos para leer al público, luego de lo cual la banda ejecutó el instrumental “Krishna roll”. El paso siguiente, fue uno de los mejores temas de Cienfuegos, “La eternidad”, que fue interrumpida por un problema de la guitarra de Bazano, y luego vuelta a ejecutar.

El recital recorrió gran parte de su discografía, y además sirvió para presentar algunos temas que formarán parte de su próxima producción discográfica, con la cual romperán un silencio discográfico de ¡siete años!. “Contra Dios”, “Más de lo mismo” e “Inyección de amor” son los nombres de dichas nuevas canciones.
El resto del show pasó por varios temas muy cantados y saltados por los asistentes, como “Un millón de nada”, con bromas para los ‘no incondicionales del fondo’; “Hacia el cosmos/hacia el infierno”, para que no olvidemos que “ninguno de nosotros tiene algo que sea especial”; “Llega el dolor”; y hasta temas en donde Rotman deja el papel principal frente al micrófono a sus compañeros de banda, como en “La colina” o “Dejá que te diga”.

¿Covers? Algunos clásicos para la banda, como “Moonage daydream” de David Bowie, o “Love will tear us apart” de Joy Divission. Para el cierre del recital se reservaron otra canción de JD: “Transmission” fue el tema elegido para la ocasión.

La banda, la cual más de una vez se autoimpuso el mote de “la banda que no existe” debido a sus esporádicas presentaciones, está tocando seguido, a pesar de sus siete años sin registrar nueva placa de estudios, ya que Veinticincodosmilcuatro, lanzada el año pasado, es el registro de un show en vivo en Niceto (adivinen en qué fecha). Los nuevos temas están siendo lanzados con cuentagotas, aunque ya anunciaron que en un próximo show en Niceto, en el mes de diciembre, presentarán varios de dichas canciones. Así que por un lado, tuvimos temas nuevos, y por el otro, el hecho de que este show en La Trastienda no fue el último show de la banda (a esta altura, ya casi un chiste interno entre la banda y sus seguidores).

¿Y después?
Después… solo cenizas.