Se viene "Agents of S.H.I.E.L.D."

El mundo geek está de parabienes con el próximo estreno (el mes que viene) de la serie “Agents of S.H.I.E.L.D.”
En esta última década hemos visto una seguidilla de films sobre superhéroes basados en los comics de Marvel, los cuales han desembocado en ese gran film del año pasado que fue “The Avengers”.

¿De qué la va la serie?
Como decíamos en la intro, la serie está basada en el “universo Avenger” y podríamos decir que sería un spin-off de las películas. Aquí, el agente Coulson recluta a un nuevo grupo de personas “con habilidades”. El trailer, a continuación:


El encargado de la serie es Joss Whedon, un capo en esto de escribir universos, y esta sería la oportunidad perfecta para que vuelva a tener un éxito en la TV, ya que a sus últimas producciones no les ha ido bien en la pantalla chica. No por su calidad, sino por tratar con ejecutivos estúpidos.
Tal vez lo recuerden por series como Buffy la cazavampiros (donde revertía el papel de la rubia que huía y era asesinada por los monstruos, convirtiéndola en la heroína); su spinoff, Angel, que relataba la historia de un vampiro con alma buscando la redención en las calles de Los Angeles; Firefly, una de las mejores series de ciencia ficción de la década pasada; o Dollhouse, donde un grupo de personas vivían con un estado mental casi infantil inducido, y cuando eran requeridos para ciertas misiones, en su cerebro les cargaban determinadas personalidades y capacidades.
Además, tiene un gran trabajo como guionista o como asesor de diálogos en muchas producciones, muchas de ellas no acreditadas.

Desde este humilde espacio, tenemos un par de sugerencias que me gustaría ver en esta prometedora serie:

– Apariciones estelares:
Siendo parte del universo cinematográfico de Marvel, sería bueno contar con algún cameo del inmenso casting que tuvo la serie. Obviamente, actores como Robert Downey Jr., Scarlett Johansson o Samuel Jackson tienen mucho trabajo y deben cobrar bastante, por lo que su participación elevaría mucho los costos del episodio. Pero actores que aún no cobran sueldos con tantos ceros, como por ejemplo Mark Ruffalo o Jeremy Renner, podrían ser aprovechados en algún capítulo especial (se me ocurre, por ejemplo, un final de alguna temporada) antes que su fama aumente.

– Expandir el universo
Whedon está frente al desafío de mostrar un universo previamente creado por otros. Sin embargo, es un universo para expandir mas allá de los comics originales, agregando más personajes, más misterios, profundidad.

– Mantener la calidad
Si hay algo que la historia televisiva nos enseño es que es más difícil hacer para este medio una producción de personas “con habilidades especiales” que en el cine.
“The 4400” empezó bien, pero luego comenzó a sumar altibajos. “No ordinary family” era un embole. Y “Heroes”, bueno… dejémoslo en palabras de Sheldon Cooper.


– Agente Maria Hill.
Según botonea Imdb, está anunciada al menos, para el episodio piloto. Y ahora que “How I met your mother” está por comenzar su última temporada, tal vez sea una buena idea traer a Cobie Smulders como invitada regular, o como parte del main cast.

– Traigan actores del universo de Whedon
Whedon siempre lo ha hecho. Actores que han ocupado papeles preponderantes en algunas de sus series han aparecido como secundarios, cameos o invitados en otras.
De hecho, en la lista de Imdb aparecen J. August Richards, quien interpretaba al cazador Gunn en “Angel”, y Ron Glass (el pastor Book, de “Firefly”).
Pero sería interesante ver desfilar en algún (o algunos) capítulos a Eliza Dushky, Alan Tudyk, Amy Acker o Alexis Denisof.

Mas allá de esto, la serie promete. Y confío que será una de las series del año.

Anuncios

Cenizas y diamantes

Hace cuatro  años y fracción, el tema de moda era hablar sobre la nevada que había caido ese 9 de julio tan particular sobre la ciudad de Buenos Aires.
Esa noche, las cosas se veían así:

Árboles en Plaza Castiglia, San Isidro.
Paso peatonal ferroviario

 

 

 

 

 

 

Obviamente, el hecho de una nevada sobre la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, hizo que muchos recordáramos la historia de El Eternauta.
Por si algún lector ha estado viviendo dentro de un frasco de anchoas durante el último medio siglo, les comento: En dicha historia, una nevada mortal se abate sobre la Ciudad de Buenos Aires y un grupo de ciudadanos (“el mejor héroe, es el héroe en grupo” decía su autor) salía a hacerle frente a la amenaza que se cernía tras ella: una invasión extraterrestre. Se trata de una de las más importantes (sino la más grande) novelas gráficas de la Argentina.

Ahora, la noticia del momento, es la lluvia de cenizas, como consecuencia de la erupción de un volcán en Chile.
Y como antes la relación era con dicha historia, ahora podemos hacer el vínculo con Silent Hill.
¿Qué es Silent Hill? Se trata de una serie de videojuegos (fielmente llevados a la pantalla grande hace unos años) que transcurren principalmente en un pueblo llamado, justamente Silent Hill, donde una eterna lluvia de cenizas se abate sobre el poblado.

Así que si después se encuentran con enfermeras zombies, o con el mismísimo Cabeza de Pirámide, no se soprendan.

El día que aparecí en Humo(r)

Durante las décadas del 80 y del 90, la revista Humor fue una excelente demostración de cómo hacer humor político. Dirigida por Andrés Cascioli y con un equipazo de escritores, redactores, dibujantes y colaboradores, supo hacer escuela en el periodismo gráfico argentino.
De hecho, la sección “Nada se pierde” de este blog, donde se rescatan perlas, furcios y curiosidades de los medios, está inspirada en una sección similar de la revista.

Y, además, un día aparecimos en la revista, con apellido en “Desvínculos”, historieta guionada por Meiji (un amigo de la casa). El sabía que éramos de comprarla bastante seguido (a veces la compraba yo, y otras mi viejo) y publicó ésto:

A pesar de que no hay Marielas en mi familia, fue algo curioso y divertido.
Tengo una colección enorme de revistas Humor. Próximamente habrá más cosas de la misma (probablemente menos personales, pero igualmente valiosas).

Contradecir

El otro día, paseando por la noche de los Museos, y viendo los originales que se exponían en el Museo de la Caricatura, con el Campeón de Bragado nos surgió una duda…

¿No es un poco contradictorio que se exhiban “originales” de Nik?

Es como, no sé, anunciar a los músicos de La 25, u oxímorons aún mas grandiosos…

Review: The dark night

Finalmente, fui a ver “The dark night“, o “Batman, el caballero de la noche” como se la conoció en Latinoamérica. La crítica, a continuación…

La trama de la secuela de “Batman inicia” nos sitúa seis meses después de los acontecimientos de dicho film. Ciudad Gótica ya no es lo que era. Batman le ha dado esperanza a la metrópolis, mientras sigue luchando contra los grupos mafiosos que quedan, a pesar de las torpes incursiones de algunos copycats, inspirados en su lucha contra el hampa. Mientras, las valientes acusaciones del fiscal Harvey Dent le dan esperanza a Bruce Wayne de dejar de lado el traje del enmascarado luchador. Sin embargo, cuando un criminal conocido como El Guasón entra en escena, la vida de los luchadores de Gótica, así como la identidad de Batman entran en peligro.

Finalmente llegó, la secuela del “Batman realista” que llegó a los cines hace tres años de la mano de Cristopher Nolan y Christian Bale. La esperada segunda parte está muy lejos de decepcionar, y es menester aclarar que todos los elementos que hicieron de aquella primera parte una de las mejores películas de superhéroes están de vuelta presentes y magnificados.
Aquí volvemos a ver a Ciudad Gótica convertida en una ciudad como cualquier mega urbe de hoy, como una mixtura de New York y Chicago. Vuelve nuestro querido y extrañamente diseñado Batimóvil (el modelo de estos films está basado en algunos prototipos existentes). Vuelven queridos personajes como Alfred, Lucious Fox, Rachel y Gordon. Vuelven las escenas de acción y los gadgets.

¿Por qué están magnificados? En primer lugar, Gótica es aún mas similar a cualquier ciudad, con el agregado de unas cuantas secuencias que ocurren durante el día. El hecho de que Bruce Wayne esté viviendo en un penthouse en el centro de la ciudad (recuerden que su mansión fue incendiada por Ra´s Al Ghoul en la anterior película) y que ahora su escondite esté en el subsuelo de un edificio construido por Wayne Enterprises hacen que veamos más de dicha ciudad. Anteriormente apenas nos habíamos detenido en los rascacielos, en Arkham y en los barrios bajos. Ahora ampliamos nuestra visión de la ciudad paseando por boulevares, entrando a bancos y visitando hospitales, entre otros sitios.
También conocemos más de los personajes. En esta ocasión, vemos a un Wayne que está empezando a cuestionarse todo el asunto de ser secretamente un vigilante. Las dudas lo acorralan, y ve en Dent una persona que puede continuar su labor, pero del lado de la ley. Como se plantea en el film, si él es el Caballero Oscuro (traducción literal del nombre original en inglés), Dent es el Caballero Blanco.
Las peleas están mejor filmadas. Adiós a las tomas cortas y cercanas, ahora hay mejores planos de las secuencias de lucha.
El personaje de Rachel Dawes (amiga y eterno amor imposible de Bruce) está ahora personificado por la versátil Maggie Gyllenhaal, quien reemplazó a Katie Holmes en dicho papel. Un cambio más que positivo. Siempre me pareció que a la mujer de Tom Cruise le faltaba fuerza en el papel de Dawes, y mas allá de que no aceptó porque pedía mucha plata y por eso se salió a la búsqueda de otra actriz, dicha búsqueda culminó en un buen resultado.

A esta secuela se le agregan algunos nuevos personajes. Los adictos a las series podrán apreciar algunos pequeños roles de gente conocida en la pantalla chica, como Néstor Carbonelli (Richard Alpert en Lost) haciendo del alcalde de Gótica, o a William Fitchner (Alex Mahone en Prison Break) como el gerente del banco donde ocurre el asalto que abre la película. Harvey Dent es muy bien interpretado por Aaron Eckhart. Los papeles de Alfred, Lucious Fox y Gordon son nuevamente realizados (con grandísima altura) por Michael Caine, Gordon Freeman y Gary Oldman, respectivamente.

Y finalmente tenemos… al Guasón. No era fácil interpretar al más famoso de los archienemigos de Batman, especialmente luego de la admirable representación que hizo Jack Nicholson en la franquicia anterior, aquella que comenzó Tim Burton con buenos augurios y que posteriormente fue arruinada por Joel Schumacher en “Batman y Robin”. Sin embargo aquí tenemos, de la mano del recientemente fallecido Heath Ledger al mejor Guasón de la historia del cine. Lejos del loco delirante de Nicholson y mucho mas aún del loco kitsch de serie de los ´60 (el actor tomó parte de los comics, mezclado con Sid Vicious y Alex, el personaje de “La naranja mecánica), aquí tenemos directamente a un loco psicópata, a quien prácticamente no le importa nada. Alguien que planifica sus golpes con mucha anticipación y que no tiene interés en el poder monetario (hay una escena en la que cierto asesinato por él cometido involucra la quema de una realmente enorme cantidad de dinero). En la búsqueda de un verosímil mas creíble, Nolan dotó al Guasón de un maquillaje mal aplicado y unas profundas cicatrices cerca de la comisura de los labios, que a su rostro el aspecto de eterna sonrisa con el cual lo conocemos. Es una pena que Ledger haya muerto, en este film vemos que era un actor con un tremendo potencial interpretativo.

¿Alguna crítica? Dos pequeños detalles. Uno, que la aparición de El Espantapájaros (uno de los villanos del film anterior) sea reducido a casi un mero cameo a poco de iniciada la película. Su presencia o ausencia no influiría en nada en el desarrollo de los acontecimientos. Tal vez la intención haya sido decirnos que el Dr. Crane sigue vivo, y que puede volver en una secuela. Segundo, el asunto del “sonar” que funciona mediante la red de celulares (uno de los gadgets que aparecen en el film) llevan la suspensión de la incredulidad cerca de los límites, si tenemos en cuenta el realismo que le quiso imprimir Nolan a esta franquicia de Batman. Pero tal vez sea sólo yo el detallista.

En suma, un film disfrutable, con acción, drama, profundidad de personajes y una trama atrapante. Vale la pena conocer al caballero oscuro.