Sitios

Así como muchos de la zona a Boulogne (barrio del oeste del partido de San Isidro) le dice Bulogne en vez de Bolòun o Bulóñ, hoy veíamos el caso de una típica calle del centro sanisidrense.

La calle Ituzaingó es nombrada por muchos sanisidrenses con su acento cambiado, pasando a ser Ituzáingo.

Y hoy me comentaban del barrio de La Boca, donde la calle Pinzón pasa a ser, para muchos del barrio, simplemente Pínzon.

Anuncios

Pensamientos subterráneos

No soy de los que habitualmente usan el servicio. Vivo en Beccar y trabajo en San Isidro. Para los lectores que viven en otros lugares, son diez minutos en colectivo, unas 20 cuadras. De hecho, si hay tiempo y el clima está lindo, muchas veces me vuelvo caminando. Sin embargo, luego de ¡diez días! con el servicio cortado vale hacer algunas reflexiones, incluyendo twitteadas varias:

– Los metrodelegados decidieron levantar el paro como “un gesto” para los usuarios. ¡Un gesto hubiera sido levantarlo hace una semana!
– Mientras, la gente se agolpaba en colectivos cual Tetris humano.
– Los taxis también salieron beneficiados, ya que mucha gente para llegar más rápido tomaba este medio de transporte. El bolsillo del usuario, no tan agradecido, se iba vaciando en cada viaje.
-Mientras tanto, en un universo paralelo, el subte anda bárbaro y puntual, y los metrodelegados resuelven sus problemas dialogando.
– El mayor problema fue, justamente, la falta de diálogo. Metrodelegados, gobierno de la Ciudad y gobierno nacional parecían tres entes separados, donde todos competían por ver quién la tenía mas grande y se evidenciaba más que había más ganas de tirar munición contra el resto, que sentarse a arreglar las cosas.

Por ahora, el problema está (probablemente en forma temporal) tranqulizado. Pero, cuesta creer que sea definitivo.

Cenizas y diamantes

Hace cuatro  años y fracción, el tema de moda era hablar sobre la nevada que había caido ese 9 de julio tan particular sobre la ciudad de Buenos Aires.
Esa noche, las cosas se veían así:

Árboles en Plaza Castiglia, San Isidro.
Paso peatonal ferroviario

 

 

 

 

 

 

Obviamente, el hecho de una nevada sobre la Ciudad de Buenos Aires y sus alrededores, hizo que muchos recordáramos la historia de El Eternauta.
Por si algún lector ha estado viviendo dentro de un frasco de anchoas durante el último medio siglo, les comento: En dicha historia, una nevada mortal se abate sobre la Ciudad de Buenos Aires y un grupo de ciudadanos (“el mejor héroe, es el héroe en grupo” decía su autor) salía a hacerle frente a la amenaza que se cernía tras ella: una invasión extraterrestre. Se trata de una de las más importantes (sino la más grande) novelas gráficas de la Argentina.

Ahora, la noticia del momento, es la lluvia de cenizas, como consecuencia de la erupción de un volcán en Chile.
Y como antes la relación era con dicha historia, ahora podemos hacer el vínculo con Silent Hill.
¿Qué es Silent Hill? Se trata de una serie de videojuegos (fielmente llevados a la pantalla grande hace unos años) que transcurren principalmente en un pueblo llamado, justamente Silent Hill, donde una eterna lluvia de cenizas se abate sobre el poblado.

Así que si después se encuentran con enfermeras zombies, o con el mismísimo Cabeza de Pirámide, no se soprendan.

Dormir soñando

En las ocasiones en que voy al trabajo desde la casa de Mi Novia, debo salir un “poquito” antes para cumplir con mis obligaciones cotidianas. Es lógico, el viaje Almagro-San Isidro por regla general demora un poco más que caminar 8 cuadras.
Son mañanas en las que tomo el 168 entre las 6:30 y las 6:45 de la mañana. A esa hora, es muy común ver gente que viaja dormida en el colectivo (en realidad, a toda hora uno puede ver gente dormida, pero es más común a tempranas -o tardías- horas).

Uno se imagina en algunos casos si el tipo no se va a pasar de la parada, o si ya se pasó. A más de uno le ha pasado alguna vez. Tengo alguna anécdota que un día contaré, relacionada con el regreso de una fiesta loca que incluyó viajes en colectivo hacia el otro lado, Premetro, trenes y remises. Será en otra ocasión.

Mas allá de dicho caso, por lo general, las veces que me he echado una siestita en el bondi, no me he pasado demasiado. Cuando vivía en el bajo de Acassuso, me despertaba solito a la altura de los barcitos de Libertador, a unas 10/15 cuadras de donde debía bajarme. Alguna vez me he despertado justo en la parada, saltando como un resorte recién salido de fábrica y casi arrojándome sobre el timbre. Una vez creo que me desperté en la terminal, la cual no quedaba demasiado lejos por lo que me volví caminando.

Pero la anécdota más curiosa, no me tiene a mí de protagonista, sino de particular testigo en un caso ocurrido hará unos 10 años.
Era de noche, pero no horario trasnoche. Serían alrededor de las 22 horas y yo estaba esperando el colectivo en el barrio de Belgrano, a la altura de Cabildo y Juramento. Llega el famoso 168, subo, abono mi boleto y mientras busco un asiento observo que hay una persona durmiendo como un tronco en el primer asiento.

Pasa el tiempo y el viaje, yo despierto en esta ocasión y, llegando a la consabida zona de los bares de Libertador el tipo éste se despierta, casi sobresaltado.

Recordemos que cuando me subí en Belgrano el tipo ya estaba dormido. Así, se produce el siguiente diálogo entre el pasajero dormilón y el colectivero:

PD: ¿Por dónde estamos?
C: Estamos llegando a San Isidro.
PD: Uy… ¡Yo me tenía que bajar en Plaza Once!

Si, evidentemente, debe ser uno de esos individuos que no de despiertan ni aunque les pase un tanque a medio metro.

Mapa curioso

Parece que la gente que le hizo la página web a Chalwakarü sabe mucho de diseño pero poco de geografía.
Aquí podemos observar un precioso mapa de la zona norte en donde se especifica la zona de cobertura de la firma:

Todos los habitantes de zona norte del Gran Buenos Aires podrán observar azorados cuáles son los nuevos límites de las localidades de dicho sector del conurbano. Los vecinos de Vicente López verán soprendidos cómo Olivos ha aumentado su tamaño, invadiendo lo que solía ser La Lucila. Por otro lado, aquellos que somos sanisidrenses podremos ver cómo Punta Chica dejó el partido de San Fernando para ocupar lo que siempre fue el bajo de Beccar y el de San Isidro. Además, Martínez se ha extendido hacia el río trayendo consigo la desaparición de Acassuso. No sé mucho sobre las localidades del partido de San Fernando, pero seguramente ha ocurrido alguna invasión interna.
Muchachos, ojalá nunca me pierda con ustedes…

"EL Juicio de Lady Macbeth" llega a San Isidro

El Juicio de Lady MacBeth llega a San Isidro, presentándose en el Teatro del Viejo Concejo (9 de Julio 512, San Isidro) el 10 de abril a las 21 hs.

La obra se desarrolla luego de la muerte de Lady Macbeth, cuando nos adentramos en un mundo fantástico donde el diablo recibe a las almas “dudosas” para definir cómo serán juzgadas y decidir su destino final.
Esta entrevista, por la que deberá pasar Lady Macbeth, le dará la oportunidad de evaluar sus acciones en vida y también las de su marido. Dejará además entrever al público el estilo de mujer y gobernante que era, y cuáles pudieron haber sido sus motivaciones.

El diablo, durante toda la entrevista, tratará de hacerle confesar sus acciones erróneas para poder cumplir con su objetivo de ganar una cantidad establecida de almas, especialmente este alma, hasta llegar al punto de ofrecerle una negociación que medirá realmente la nobleza de espíritu de Lady Macbeth.

A lo largo de la obra las brujas jugarán un papel fundamental de coro griego, voz de la conciencia e historiadoras, a la vez que benefician o perjudican a los personajes a su antojo. Su ambigüedad de roles y de apreciación ética engrosan la trama y la reorientan en cada aparición escénica.

La dirección está a cargo de Verónica Soledad Glustein y cuenta con las actuaciones de María Celina Kaseta (Lady Macbeth), Marcelo Gamarra (Sr. D), Gema Tocino, Mariana Alzaga y María Amelia Repetto (brujas).

 

Dance and dense denso

Caminando por las calles de mi barrio uno puede encontrarse con muchísimas cosas: veredas, negocios variados, perros cuyos dueños no les enseñaron a dejar sus cositas en los lugares idóneos, plazas, concesionarias de autos, y negocios dedicados a diversas disciplinas de baile.
El problema es que en ciertos lugares dedicados a la danza y el movimiento corporal, olvidaron todo precepto relacionado con la escritura. Vean si no este cartel: