Llegó el Cafe Tacuba

Porque Rubén Albarrán se la pasa sonriendo cuando escuchan los cantitos del público presente. Porque cuando dicen alguna frase que puede pecar de demagogia, en ellos te la creés un poquito más. Porque es fácilmente deducible que aún con 25 años de carrera, ellos la pasan muy bien arriba del escenario. Porque los he visto en lugares y situaciones diferentes (teatros, festivales, estadios, recintos recitaleros) y en cada uno de ellos parecieran ser la banda idónea para el sitio. O, porque sencillamente, hacía mucho tiempo que no veía a esta banda, una de las mejores del rock latino, tocando en vivo.

Sí, señores. Cafe Tacuba se presentó el 29 de octubre en La Trastienda, tocando durante dos horas y cuarto para 800 personas que no pararon de cantar, saltar y aplaudir durante los aproximadamente 30 temas  que tocaron.

Luego de arrancar con Pájaros El baile y el salón (un tema nuevo y un clásico), le metieron enseguida dos hitazos, así de entrada, como Cómo te extraño (gran versión de un tema de Leo Dan) e Ingrata.

Así, se dan el lujo durante el concierto de hacer de todo. Tocar parte de El objeto antes llamado disco, que era justamente el material que estaban presentando, recorrer su vasta discografía, y hasta tocar el riff de Walk on the wild side, homenajeando a Lou Reed.

Y así, van tocando un tema tras otro, enganchándolos incluso como con Seguir siendoTengo todo (enganchadas al igual que en el disco Sino) y La 2, instrumental que fue coreado por todos los presentes.

Mientras se acerca el cierre, viene la infaltable coreo de Déjate caer, el slang del DF en Chilanga banda y para coronar, Volcán, del último disco.

Salen a arrancar los bises, aun resta bastante. Casi que más que bises es como una segunda parte del show. Luego de EresAprovéchate (dos temas con el tecladista Meme al frente) llega Esa noche  y luego de ese manto de tranquilidad, el pogo se enciende con El fin de la infancia.

Suben chicas del público a bailar en La chica banda, viene María (o va), viajamos en El metro, nos tomamos algo en el Bar Tacuba y, para el cierre, una puñalada con El puñal y el corazón.

La verdad, se los extrañaba.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s