Pequeños sueños

Alguna vez Palo Pandolfo comentó que el tema “Trabajar” (de su primer disco) se le ocurrió en sueños. En el sueño él estaba en una mesa con un grupo de gente y de repente Liliana Herrero se paraba y empezaba a cantar la canción.
Al principio no le creí demasiado, hasta que me ocurrió a mí.
El otro día se lo comentaba a una compañera de trabajo, por eso el post…

No recuerdo la fecha exacta, sería por diciembre de 2006. En el sueño yo estaba en una mesita de un bar frente a una muchacha y le recitaba algo que había escrito. Lo curioso es que luego de soñarlo, me acordaba muy bien de lo que había dicho (a veces mi memoria para los sueños puede ser bastante volátil).
Lo tengo en un back up, antes de que mi viejo mother dijese “un placer conocerte, mi vida es el mar, debo morir”. Prometo subirlo prontamente.

Eso sí, no me pregunten a quién estaba dedicado. Y no es que no quiera decirlo. Sino que realmente no puedo porque no lo sé… en el sueño, yo le leía lo que había escrito y el papel estaba colocado de una forma tal que el mismo tapaba el rostro de la muchacha.

Maldición, componer algo lindo y no poder saber a ciencia cierta a quién está dedicado es algo muy particular.

Anuncios

Contando cuentos

Estoy reescribiendo, para un concurso literario, una vieja historia que escribí hace varios años. Principalmente, reformular ideas, corregir cosas que uno aprendió en años de corregir textos propios y ajenos y otras yerbas. Aparte de quitar referencias espacio temporales.

Ahora me pregunto, ¿sería una versión 2.0 del cuento o debería considerarla una remake?

Elija su futuro

Mañana es 23
es día de elecciones
a no hacerse los pavotes
que hay que tomar decisiones.Puede votar la sábana,
en blanco o cortar boleta.
Seguí lo que te diga el cuore,
el impulso o la croqueta.

Pero votes a algún candidato
o aunque no elijas a ninguno,
por favor votá con la cabeza
y no votes con el culo.

Poesía pseudoimprovisada a pocas horas de los comicios…

Mujeres

Mujeres lindas.
Mujeres inteligentes.
Mujeres confidentes.
Mujeres increíbles.
Mujeres hermosas.
Mujeres enamoradas
Mujeres para enamorarse.
Mujeres altas.
Mujeres bajas.
Mujeres trabajadoras.
Mujeres estudiosas.
Mujeres que piensan.
Mujeres que viven.
Mujeres vivas.
Mujeres tristes.
Mujeres felices.
Mujeres que sufren.
Mujeres que luchan.
Mujeres con un defecto (con uno o dos).
Mujeres que viven como modelos.
Mujeres que son modelos de vida.
Mujeres traicionadas.
Mujeres zagaces.
Mujeres rapaces.
Mujeres no tan lindas, pero que estallan corazones.
Mujeres con esperanza.
Mujeres finas.
Mujeres grasas.
Mujeres que miran a los ojos.
Mujeres que no regalan su mirada.
Mujeres valientes.
Mujeres tímidas.
Mujeres calladas.
Mujeres conversadoras.
Mujeres culpógenas.
Mujeres desesperadas.
Mujeres nerviosas.
Mujeres que discuten.
Mujeres especiales.
Mujeres que nos hacen sentir especiales.
Mujeres que disfrutan de su sexualidad.
Mujeres virginales.
Mujeres curiosas.
Madres, hijas.
Novias y esposas.
Amantes.
Sobrinas, primas y tías.
Amigas.
Jóvenes, adultas, ancianas.
Mujeres de la tierra y de otros mundos también.
Mujeres.

A todas ellas…

FELICIDADES!!

En el Día Internacional De La Mujer

Las cinco del viernes 25/02/05

La propuesta de las cinco del viernes de esta semana dice así:

“hoy repescamos una vieja idea, esta semana en lugar de responder unas preguntas tenéis que escribir algo, una historia, una frase, un chascarrillo, lo que se os ocurra, que empieze por las frases que os indicamos a continuación:

1) No es que no me guste el color rosa, pero…
2) Cuando me desperté y no sabía quién roncaba a mi lado…
3) Disculpe, ¿le importaría saltar?
4) No lo vi llegar…
5) No te preocupes, mándame cualquier cosa…”

A ver que sale de todo esto…

1) No es que me no me guste el color rosa, pero ese pantalón no te queda demasiado bien. Creo que te quedan mejor los colores mas oscuros en los pantalones. Un gris, un marrón por ejemplo, y ahí si combinarlo con una remera rosa.

2 Cuando me desperté y no sabía quién roncaba a mi lado deduje que la borachera de la noche anterior había sido mas fuerte de lo que creía. No veía bien en esa semipenumbra, pero sentía a algo o alguien durmiendo en el otro lado de la cama. La oscuridad y las sábanas no permitían distinguir su forma. La habitación me resultaba poco familiar también. Me levanté despacio, luchando contra mi resaca, y me acerqué al baño a lavarme la cara. Viendo mi cuerpo desnudo en el espejo, descubro algo.. “Ey! Esas cicatrices son nuevas!”. La debo haber pasado demasiado bien o demasiado mal anoche. Vuelvo y aprovechando el pequeño haz de luz que la lámpara del baño proyecta en la pieza, busco mi ropa. Vuelvo al baño a cambiarme y al abrir la puerta, escucho del otro lado de la cama una voz, una voz extraña. Ni masculina ni femenina, creo que ni siquiera era demasiado humana. Una voz que entre sueños murmuraba cosas en un lenguaje desconocido para mí. Cerré la puerta y me alejé corriendo, jurandome no volver a esa zona de la ciudad.

3) – Disculpe, ¿le importaría saltar?
– Para nada – dijo él. Pero en el fondo sabía que había sido una estupidez pagar por aquel curso de paracaidismo si siempre había sufrido de vértigo. Pero promesas eran promesas.
Saltó del avión. Con los ojos cerrados sintió el viento en la cara. En ese momento se dió cuenta de algo grave. Estaba muy nervioso como para tirar de la cuerda del paracaídas. Estaba casi paralizado. Juntó fuerzas y tiró fuerte de la cuerda, el envión lo empujó unos metros mas arriba, y en ese momento abrió los ojos. En medio de una mezcla de excitación, miedo, sopresa y admiración contempló el paisaje que se desplegaba ante sus ojos.

4) No lo ví llegar, yo estaba demasiado absorto en mis pensamientos para fijarme quien podía llegar a la puerta de ese olvidado bar. Se sentó a la otra punta de la larga mesa en la que yo estaba. Pidió una cerveza. Lo miré y saludé con un simple “Hola”, como suele hacer uno en forma políticamente correcta cuando alguien está casi enfrente tuyo pero no desea entablar conversación. El dejó su pesada mochila y se acercó, sin embargo. Traía un cuaderno en su mano. Lo tiró frente a mí. Al abrirlo vi que estaba lleno de anotaciones misteriosas. Eso podría ser el comienzo de una gran aventura.

5) ” No te preocupes, mandame cualquier cosa” le dije, “sólo me importa que vuelvas pronto”. Y la ví partir. Nunca volví a verla, sin embargo, ella continuó visitándome en mis sueños, susurrándome secretos como siempre habíamos hecho.