Detrás del volante

Y bajo a mil, por el camino del deshielo,
sin luces y sin freno, a mi lado el precipicio
La Renga

Los accidentes de tránsito son un tema de preocupación mundial. Mucho más en estos lares donde mueren miles de personas en accidentes, la mayoría a causa de la imprudencia, el descuido, la irresponsabilidad y/o la estupidez de las personas, y en donde el respeto a las leyes de tránsito a veces suele caer en el olvido.

En Uruguay también el tema causa preocupación y por eso, el Ministerio de Transporte y Obras Públicas ha difundido una serie de cortos para concientizar sobre el tema, relacionando las muertes en accidentes de tránsito con las muertes a causa de accidentes naturales.

Son tres cortos donde, a través de una buena producción y efectos especiales, vemos a Montevideo asesiada por un terremoto, un tsunami y hasta una erupción volcánica.
Veamos los mismos:

 

Interesante campaña. A ver si acá comenzamos a hacer lo mismo.

Anuncios

Las aguas suben turbias esta vez

Otra vez una gran tormenta, otra vez una gran inundación.
Las tormentas que el fin de semana pasado cayeron sobre Buenos Aires y alrededores y posteriormente sobre La Plata tuvieron tremendas consecuencias, y de las cuales se pueden decir varias cosas.

Hasta ahora hubo alrededor de 6 muertos en las tormentas que habían caído en CABA. Al día siguiente, la tormenta arreciaba en la capital de la provincia y hasta ahora se habla de alrededor de medio centenar de víctimas, aunque voces oficiales y no oficiales debaten sobre si esa es la cantidad o sobre si hay más muertes que lamentar.
Fue un poco triste ver todo el circo mediático que se armó alrededor del asunto. Ver a la Presidenta y al Jefe de Gobierno de la Ciudad tirándose palos por ver quién tiene más responsabilidad en el asunto, haciendo politiquería barata cuando hay fallecidos, viendo quién la tiene más grande, cuando hubiera sido lindo verlos lado a lado, olvidando por un rato las “diferencias” políticas que tienen.
Por otro lado, dejando las críticas, hay que reconocerles que en determinados momentos ambos dieron la jeta. Macri en una conferencia de prensa y la Presidenta viajando a zonas afectadas de La Plata, hecho que despertó un poco de gataflorismo en la gente, que se preguntaba qué hacía allí, cuando horas antes se preguntaban por qué no iba a recorrer las zonas. Y sí, es como decía Bart Simpson: “Malo si lo haces, malo si no lo haces“.

Lo que debería hacerse ahora es dejar de discutir por cuántos muertos hay, dejar de lado las diferencias. Quiero verlos a todos, los del FPV, el PRO, el FAP, los partidos de izquierda, los radicales, peronismo disidente, peronismo diabólico, Moyanistas, Clarín, 678… pensando en cómo hacer para que, en caso de que un acontecimiento similar vuelva a suceder, que las consecuencias sean menos desastrozas en cuanto a vidas y pérdidas materiales.

Y es que el tema de la tormenta tampoco hay que ignorarlo. No olvidemos de que el clima está cambiando, por más que muchos conspiracionistas aboguen que el cambio climático es un delirio. Está pasando acá y en todo el mundo, y yendo mas allá de las fronteras de nuestro país, hay que ponerse a analizar qué estamos haciendo en nuestro planeta, con calentamiento global y contaminación.
Y es que, mas allá de que alguna vez pueda pasar, no debemos ignorar el tema de que en unas horas llovió más del doble del promedio de lluvias para el mes entero.

Aprovechando el tema de la contaminación, volvamos a nuestra esfera. Dejemos de lado la contaminación a gran escala y pensemos en aquella a pequeña escala. Somos sucios, reconozcámoslo.
Recuerdo una vez saliendo del trabajo, me habían alcanzado unas cuadras hasta casa, y veo a dos cuadras de la oficina cómo una esquina estaba con el agua hasta los cordones durante una tarde de lluvia. La causa era que algún estúpido dejó una bolsa de basura justo al lado del sumidero, tapándolo, con lo que el agua tenia dificultades para escurrir.
Tiramos papelitos en la calle pensando en que la vereda es un gran tacho de basura, agregando elementos que luego irán a sumideros, dificultando la caída natural del agua… un colador va a escurrir más lento que un agujero hecho y derecho.
O sea, si te la pasás tirando papeles a la calle, después no patalees si el agua rebalsa. Poné tu grano de arena. No esperes que Papá Gobierno (sea municipal, provincial o nacional) sea el único que hace las cosas.

Finalmente, es de destacar la solidaridad de la gente. En pocos días, muchos empezaron a movilizarse buscando cómo acercar material a los afectados. Se organizó un festival con artistas de rock convocantes, donde sus fans llevaban cosas para La Plata y se fueron varios camiones repletos del lugar. En San Isidro, el colegio Marín y otros sitios se llenaron de gente que quería colaborar como sea. Por redes sociales, cadenas de mails, etc. muchos ofrecían o preguntaban dónde dejar cosas. En mi edificio, incluso, una vecina juntó material para llevar. Gente que se olvidó de obras para todos, fútbol para todos, lo que estaría bueno, etc. y se animó a las donaciones no sólo para todos, sino donaciones DE todos.

Problemirijlla geográfico

Gran revuelo causó la confesión de Matt Groening de que el Springfield de Los Simpsons está basado en el Springfield del estado de Oregon. Mi Esposa, quien vivió tres años en dicho estado (el mismo donde vivía Matt) saltaba de la alegría.
Obviamente, los medios se hicieron eco de la noticia (lo de la ubicación de Springfield, no de la alegría de Mi Esposa).
Sin embargo, algo parece haber afectado las funciones geográficas de algunos periodistas, ya que por ejemplo, en La Nación salió esto:

¿El centro de Estados Unidos? Muchachos, cómprense un mapa y vean ésto:

Después nos quejamos cuando los yanquis mezclan Río de Janeiro con Buenos Aires y cosas semejantes…

Crónicas de la Riviera Maya – 1: Aeropuertos

Recuerdo que alguien, hace varios años, había posteado en Fidonet una irrefutable verdad: Todos los aeropuertos son iguales. Mas allá de las “pequeñas diferencias“, todos tienen una estructura similar, cual si de un “Manual Arquitectónico de Aeropuertos” se tratase.
Debido a circunstancias imprevistas, tuvimos que cambiar destino y sacar pasajes a último momento. En esos casos hay dos opciones: Pagar mucho (pero mucho) más por un vuelo directo sacado sobre la hora, o hacer extrañas combinaciones. Por motivos que desconozco, incluso a veces es más barato tomar 243 vuelos con trasbordos que uno directo.
Y ese fue el caso. Resultado: Tres aviones y cuatro aeropuertos.

Ezeiza es el aeropuerto que todos conocemos. Amplio, con tres terminales. Llama la atención que no haya carteles indicadores para guiar al desprevenido turista (emigrante o inmigrante) sobre en qué pabellón para tal o cual aerolínea.
También arrastra un problema que se da también en Aeroparque, que es el precio de los kioscos y bares. Carísimos. Incluso para lo que es el promedio de los aeropuertos. Varios de dichos precios rozan lo absurdo, como ya hemos comentado en alguna ocasión. El free-shop es amplísimo como contrapartida positiva.

La primera escala fue en el aeropuerto de Lima, Perú. Fue el que menos pude conocer ya que el trasbordo fue bastante rápido, tanto a la ida como a la vuelta. A la vuelta, incluso, bajamos del avión, recorrimos medio aeropuerto para pasar nuevamente por los controles de seguridad (a pesar de que es dubitativo que uno pueda agregar más cosas a lo que lleva cuando acaba de salir de otro avión), y llegamos a la puerta de trasbordo del otro avión – la cual estaba casi al lado del avión del que acabábamos de descender – unos 10 minutos antes de que comienze el ascenso.
Mas allá de los larguísimos pasillos que hay que atravesar y de que es algo desorganizado el tema del control, me llamó positivamente la atención que casi todos los tachos de basura estaban dispuestos para dividir la basura (orgánicos, papeles, etc.) incentivando la cultura del reciclaje.

Otra escala con trasbordo más tuvo lugar en México D.F. Al igual que la ciudad mencionada, es enorme. A partir de ello, una de las cosas más interesantes que tiene es un trencito que comunica las dos terminales. Sale aproximadamente cada veinte minutos y es exclusivo para los que hacen trasbordos que involucran ambas partes.
También tiene (y esto sí podría ir en las “pequeñas diferencias”) muchos locales (más de lo habitual) y hasta un patio de comidas, donde se ofrece una amplísima variedad de alimentos (comida mexicana, pizza “a la yanqui”, sushi, sandwiches, etc.).

Finalmente, el punto final fue el aeropuerto de Cancún. Cuando uno llega a su destino, obviamente, lo que menos hace es darle bolilla al aeropuerto ya que uno quiere rejarse lo antes posible para comenzar a disfrutar del lugar, o llegar a casa lo antes posible. Si nos llamó la atención la cantidad de gente ofreciendo servicios de taxi y de alquiler de autos en la parte de afuera. Un cartel en el aeropuerto recomienda alquilar solamente en los locales autorizados. Otra cosa extraña: a la vuelta, tuvimos que pagar exceso de equipaje, ¡y no aceptaban dólares! En fin, curiosidades de los aeropuertos del mundo.

Fin del mundo

Mientras más nos acercamos al 2012, más escuchamos referencias a que es el fin del mundo, que los mayas hicieron el calendario hasta ese año, etc. Hasta tuvimos una película hace un par de años, plena de CGI y escenas donde la incredulidad se tomó unas largas vacaciones, y en donde Roland Emmerich se adjudicó el honor de hacer que John Cusack interprete a un personaje cuya suerte no nos importe.
Una vez que termine la oleada de documentales e informes sobre los 10 años del atentado a las Torres Gemelas (más sobre ello en un próximo post) es de suponer que aumentará la cantidad de documentales, reportajes, ficciones, docudramas, informes, etc. sobre los mayas y su calendario incompleto.
Espero que no nos atosiguen, porque si llega a saturar, uno va a terminar deseando que se termine el mundo pero debido al hartazgo. O al menos, el mundo de estos informes…

Calles

Mas allá de que, por lo visto, el tipo está cruzando por una senda peatonal sin semáforo, es realmente llamativo este cruce:

A eso hay que añadirle rotondas como ésta: http://youtu.be/XR0yUrDYnUU, que hacen de Saigón (o al menos de ciertas zonas) un lugar donde el tránsito hace que Buenos Aires parezca un respiro.

Ahora, eso sí, para que sepamos y apliquemos. Si nos fijamos bien, entre medio de todo el tránsito, todos los conductores de motos así como sus acompañantes, llevan casco. Y en la cabeza, no como complemento del brazo.

Mapa para jugar

“My country right or wrong…” (Midnight Oil)

Interesante juego para probar nuestro conocimiento (o desconocimiento) de los países del norte de Africa y Medio Oriente en general. Yo lo admito, le pifié bastante…

http://www.rethinkingschools.org/just_fun/games/mapgame.html

(Link encontrado por Diego, de “Señales de que soy padre“)