Las aguas suben turbias esta vez

Otra vez una gran tormenta, otra vez una gran inundación.
Las tormentas que el fin de semana pasado cayeron sobre Buenos Aires y alrededores y posteriormente sobre La Plata tuvieron tremendas consecuencias, y de las cuales se pueden decir varias cosas.

Hasta ahora hubo alrededor de 6 muertos en las tormentas que habían caído en CABA. Al día siguiente, la tormenta arreciaba en la capital de la provincia y hasta ahora se habla de alrededor de medio centenar de víctimas, aunque voces oficiales y no oficiales debaten sobre si esa es la cantidad o sobre si hay más muertes que lamentar.
Fue un poco triste ver todo el circo mediático que se armó alrededor del asunto. Ver a la Presidenta y al Jefe de Gobierno de la Ciudad tirándose palos por ver quién tiene más responsabilidad en el asunto, haciendo politiquería barata cuando hay fallecidos, viendo quién la tiene más grande, cuando hubiera sido lindo verlos lado a lado, olvidando por un rato las “diferencias” políticas que tienen.
Por otro lado, dejando las críticas, hay que reconocerles que en determinados momentos ambos dieron la jeta. Macri en una conferencia de prensa y la Presidenta viajando a zonas afectadas de La Plata, hecho que despertó un poco de gataflorismo en la gente, que se preguntaba qué hacía allí, cuando horas antes se preguntaban por qué no iba a recorrer las zonas. Y sí, es como decía Bart Simpson: “Malo si lo haces, malo si no lo haces“.

Lo que debería hacerse ahora es dejar de discutir por cuántos muertos hay, dejar de lado las diferencias. Quiero verlos a todos, los del FPV, el PRO, el FAP, los partidos de izquierda, los radicales, peronismo disidente, peronismo diabólico, Moyanistas, Clarín, 678… pensando en cómo hacer para que, en caso de que un acontecimiento similar vuelva a suceder, que las consecuencias sean menos desastrozas en cuanto a vidas y pérdidas materiales.

Y es que el tema de la tormenta tampoco hay que ignorarlo. No olvidemos de que el clima está cambiando, por más que muchos conspiracionistas aboguen que el cambio climático es un delirio. Está pasando acá y en todo el mundo, y yendo mas allá de las fronteras de nuestro país, hay que ponerse a analizar qué estamos haciendo en nuestro planeta, con calentamiento global y contaminación.
Y es que, mas allá de que alguna vez pueda pasar, no debemos ignorar el tema de que en unas horas llovió más del doble del promedio de lluvias para el mes entero.

Aprovechando el tema de la contaminación, volvamos a nuestra esfera. Dejemos de lado la contaminación a gran escala y pensemos en aquella a pequeña escala. Somos sucios, reconozcámoslo.
Recuerdo una vez saliendo del trabajo, me habían alcanzado unas cuadras hasta casa, y veo a dos cuadras de la oficina cómo una esquina estaba con el agua hasta los cordones durante una tarde de lluvia. La causa era que algún estúpido dejó una bolsa de basura justo al lado del sumidero, tapándolo, con lo que el agua tenia dificultades para escurrir.
Tiramos papelitos en la calle pensando en que la vereda es un gran tacho de basura, agregando elementos que luego irán a sumideros, dificultando la caída natural del agua… un colador va a escurrir más lento que un agujero hecho y derecho.
O sea, si te la pasás tirando papeles a la calle, después no patalees si el agua rebalsa. Poné tu grano de arena. No esperes que Papá Gobierno (sea municipal, provincial o nacional) sea el único que hace las cosas.

Finalmente, es de destacar la solidaridad de la gente. En pocos días, muchos empezaron a movilizarse buscando cómo acercar material a los afectados. Se organizó un festival con artistas de rock convocantes, donde sus fans llevaban cosas para La Plata y se fueron varios camiones repletos del lugar. En San Isidro, el colegio Marín y otros sitios se llenaron de gente que quería colaborar como sea. Por redes sociales, cadenas de mails, etc. muchos ofrecían o preguntaban dónde dejar cosas. En mi edificio, incluso, una vecina juntó material para llevar. Gente que se olvidó de obras para todos, fútbol para todos, lo que estaría bueno, etc. y se animó a las donaciones no sólo para todos, sino donaciones DE todos.

Fuck you

Este es un post con “lenguaje soez”. Así que si a ud. le molesta, puede seguir navegando las miles de páginas que internet le ofrece.

Y es que sólo queda decir “Váyanse todos al carajo”. No queda más que agregar luego de la tragedia ferroviaria acaecida hace dos días en la estación Once. Por si alguien lee esto desde afuera del país no se enteró, les comento: Miércoles 22, 8 y pico de la mañana (hora pico, piquísima). Tren que llega a la estación terminal Once, desde la zona oeste. Tren que como de costumbre, viene cargadísimo, con gente colgando de donde puede. El tren no se detiene y se estrella contra el final de la vía, dejando 51 muertos y más de 600 heridos.

Por eso, justamente por eso, que se vayan todos a cagar.

Que se maten los dueños de TBA, esos hermanitos que no invirtieron un peso en aquello que debería invertirse, y por eso los viejos vagones no tienen dos pesos destinados a su mantenimiento.
Que se deje de joder el gobierno, luego de tantos anuncios y nuevos anuncios del soterramiento del Sarmiento. Ni un pocito se ha realizado. Nada que apunte a que haya menos cruces ferroviarios y por ende, tiempo entre formaciones. Además, ¿no es hora de alguna declaración emitida “desde arriba”, aunque sea un simple mensaje de empatía?
A la mierda Schiavi, sobre todo. A las pocas horas de ocurrida la tragedia, salió a defender lo indefendible, con excusas y dando cátedra sobre cómo ser el Capitán Obviedad. Lo peor, cuando habló de que si hubiese ocurrido el día anterior (feriado), las consecuencias hubieran sido menores. Schiavi, te recibiste de hijo de puta.
Que se vayan a cagar los “padres de Cromañón”. Siete años pasaron, y Mitre sigue (seguía) cortada, con la excusa de honrar la memoria de los chicos que murieron. Todo bien, a mí que he sido un gran habitué de recitales, me jodió terriblemente lo ocurrido en diciembre de 2004, y en este blog hemos hablado muchísimo del tema, y de las responsabilidades de los mismos Callejeros. Pero, volviendo al tema central, si Mitre hubiera estado abierta, este miércoles las ambulancias no tendrían que haber tenido que hacer un rodeo de varias cuadras para llegar al lugar del desastre. ¿Había que esperar un desastre para reabrir la calle?
A la mierda Macri. No tuvo responsabilidad directa en el accidente, pero una orden judicial de hace más de dos años había ordenado reabrir el tránsito de Mitre. ¿Por qué no la hizo cumplir?
Y por sobre todo, váyanse bien a la mierda todos aquellos, políticos de todas las ideologías, sindicalistas, etc. que van a querer hacer lucro político con las muertes.

Que no se repita. Pero más que ello, que no ocurra.

Otra vez sopa

La batalla downloads contra control de copyrights en Internet no da tregua y en estos tiempos el bastión de control quiere lanzar su arma más poderosa.
Se trata de la ley SOPA (aquellos que se asusten por la mala traducción pueden colaborar en su correcta corrección -valga la redundancia- o ver aquí el artículo de Wikipedia en inglés), siglas que en inglés significan Acta “Detengan la Piratería Online”. Sus defensores argumentan excusas donde mezclan la descarga de contenidos con copyright con sitios web de venta de medicamentos truchos, todo en una misma bolsa.

Lo interesante, es que muchas de las grandes compañías de Internet (incluyendo Google, Mozilla, Facebook y Foursquare entre otras) están proponiendo un Gran Apagón de sus servicios para el 23 de enero, día anterior al debate de la polémica ley.

Habrá que estar atentos…

Esos locos, locos dólares

Frente al nuevo paquete de medidas dispuesto por la AFIP en lo que respecta a la compra de dólares, desde el Departamento de Proyectos de UMDH proponemos algunas nuevas ideas que podrían implementarse:

  • Análisis de sangre: Tener buena sangre en las venas sería fundamental para evitar que los dólares sean adquiridos por aquellos con sangre corrupta (¿?). En las ventanillas pedirían los resultados de los tests, y a futuro, podría implementarse atención por grupo y por día. Por ejemplo, los lunes compran dólares aquellos con sangre A+, los martes grupo 0, y así.
  • Certificado de antecedentes: Con todo lo que ello implica, tanto bueno como malo. Y si uno lo piensa bien, no es tan descabellado que alguien quiera implementarlo.
  • Fecha: Ahora cuando uno compra el preciado billete americano, debe declarar para qué piensa utilizar los dólares. Aunque uno no lo sepa. La idea sería avisar en qué día exacto usaría esos dólares.
  • Boletines de calificaciones y faltas: Todos. Tanto de primaria como de secundaria. Ojo con muchas notas bajas o demasiadas faltas. Todo puede influir.
  • Verborragia: Aburridos por la gran merma en la cantidad de gente que concurre a las casas de cambio, los vendedores exigirían que la poca gente que va a dichos lugares le den charla. El clima, que si Macri esto o Cristina aquello, que qué problemas hay para comprar dólares (¡oh, metacharlas!), los chicos, la familia, etc. Todo serviría para ponerle onda al día.

La bengala perdida

Lamentablemente, tarde o temprano, iba a ocurrir.
A seis años de Cromagnon, no aprendimos nada como público de rock…

Toca La Renga, mucho público que va a disfrutar del show y la puesta en escena, playlist impresionante según dice (incluyendo temas que hacía MUCHO que no tocaban). A segundos de comenzado el show, se prenden algunos artificios pirotécnicos. Uno de los responsables tira una bengala a una dirección aleatoria, la cual lastima seriamente a un pibe (está grave).

Muchos hoy en día en foros, en comentarios, etc. siguen defendiendo el uso de las bengalas como parte imprescindible del manual del rocker argentino. Al carajo con el manual. El espectáculo lo da la banda que está en el escenario y el público participa (con mayor o menor grado de involucramiento), no al revés.

Hace un par de años tocaban Las Pelotas en Obras, en un festival. Un show bastante desparejo, con un Bocha demasiado colgado para mi gusto. Sin embargo, tuvo su momento de lucidez cuando frente a la catarata de tres tiros, anunción con dejar de tocar si la actitud proseguía. Un par de minutos después, como cagándose en el pedido del músico al que fue a ver, alguien volvió a la carga. Los músicos se fueron del escenario y no volvieron por más de diez minutos. Mientras, el público “le sugirió” al culpable que se retire del estadio.

Actualmente, tímidamente, las bengalas fueron retornando. En recitales de La Renga (a pesar de los pedidos de Chizzo), o del Indio Solari, comenzaron su regreso.
Los foristas argumentaban que no pasa nada en lugares abiertos. Acá tienen el “no pasa nada”. Con el argentinísimo “no pasa nada”, un pibe está sufriendo. ¿El responsable? Ni noticias…

Aprendamos a disfrutar.
Y para el caso, varios han resaltado la contradicción de enarbolar el clásico cantito de “el que no salta es militar” a la vez que se sostiene una bengala. ¿Les suena conocido “Fabricaciones Militares”?

Los rosados

In the world of hate
is “delito” to be gay
Fun People

 
Como ustedes podrán observar fácilmente con sólo leer algunos posts de este blog, este rinconcito de internet podría estar calificado bajo lo que algunos denominan “gay friendly”, tolerante, etc. O sea, que si usted tiene algún rasgo de homofobia, seguramente tendrá una amplia gama de blogs reaccionarios donde decir “Oh, sí, cuánta razón que tienen” y otros lugares comunes.
Desde aquí, nos ponemos en otra vereda y afirmamos parafraseando a Seinfeld en su recordado capítulo “The outing” que no hay nada de malo en ello.

Dicha la aclaración o disclaimer, vamos a los hechos.
En estos días, como ya se habrán enterado aquí o en medios más importantes, se está debatiendo la posibilidad del casamiento entre personas del mismo sexo.
El proyecto ya tiene media sanción de diputados y mañana se debatiría en el Senado, donde la cosa está mas peleada.
Incluso el día de hoy organizaciones religiosas harán una marcha al Congreso manifestando su oposición al proyecto. Todo bien, pero el problema es que muchos colegios han presionado a alumnos y padres para firmar planillas y asistir a movilizaciones, con amenazas tales como que sus hijos pierdan la matrícula.

Desde UMDH, apoyamos el proyecto del matrimonio igualitario, término que me agrada más que “matrimonio gay”, ya que estamos apuntando a una movida que coloca a la sociedad en un mismo lugar. Así como hoy en día yo puedo casarme con Mi Novia, quiero un país donde dos señores o dos señoritas que estén enamorados puedan contraer matrimonio.
De eso se trata el proyecto, por más que a Bergoglio le salte la térmica y hable de una guerra y del demonio y otras ideas salidas de eras inquisidoras.

Recuerden señores diputados, se trata de amor.

En la escuela nos burlamos
de aquel nene amanerado.
Dejándolo en un costado
fue así que nos educamos.
Y a mí que la fui de guapo
me viven tocando el culo,
como mierda, visto harapos
y sin ningún disimulo
tengo miedo de morir
tengo miedo de morir.
Mirá quien iba a decir…
tan, tan macho…
¡y tan al pedo!
La Tabaré

Cazados

La novia del Cristo sus ojos apartó
y los ojos castaños de su obrerita buscó
Gabo Ferro
Textito muy inteligente que anda dando vueltas por blogs y foros diversos.
MATRIMONIO Y CATÓLICOS
Estoy completamente a favor del permitir el matrimonio entre católicos. Me parece una injusticia y un error tratar de impedírselo. El catolicismo no es una enfermedad. Los católicos, pese a que a muchos no les gusten o les parezcan extraños, son personas normales y deben poseer los mismos derechos que los demás, como si fueran, por ejemplo, informáticos u homosexuales.Soy consciente de que muchos comportamientos y rasgos de carácter de las personas católicas, como su actitud casi enfermiza hacia el sexo, pueden parecernos extraños a los demás. Sé que incluso, a veces, podrían esgrimirse argumentos de salubridad pública, como su peligroso y deliberado rechazo a los preservativos. Sé también que muchas de sus costumbres, como la exhibición pública de imágenes de torturados, pueden incomodar a algunos.Pero esto, además de ser más una imagen mediática que una realidad, no es razón para impedirles el ejercicio del matrimonio.Algunos podrían argumentar que un matrimonio entre católicos no es un matrimonio real, porque para ellos es un ritual y un precepto religioso ante su dios, en lugar de una unión entre dos personas. También, dado que los hijos fuera del matrimonio están gravemente condenados por la iglesia, algunos podrían considerar que permitir que los católicos se casen incrementará el número de matrimonios por “el qué dirán” o por la simple búsqueda de sexo (prohibido por su religión fuera del matrimonio), incrementando con ello la violencia en el hogar y las familias desestrucuturadas. Pero hay que recordar que esto no es algo que ocurra sólo en las familias católicas y que, dado que no podemos meternos en la cabeza de los demás, no debemos juzgar sus motivaciones.

Por otro lado, el decir que eso no es matrimonio y que debería ser llamado de otra forma, no es más que una forma un tanto ruin de desviar el debate a
cuestiones semánticas que no vienen al caso: Aunque sea entre católicos, un matrimonio es un matrimonio, y una familia es una familia.

Y con esta alusión a la familia paso a otro tema candente del que mi opinión, espero, no resulte demasiado radical: También estoy a favor de permitir que los católicos adopten hijos.

Algunos se escandalizarán ante una afirmación de este tipo. Es probable que alguno responda con exclamaciones del tipo de “¿Católicos adoptando hijos? ¡Esos niños podrían hacerse católicos!”.

Veo ese tipo de críticas y respondo: Si bien es cierto que los hijos de católicos tienen mucha mayor probabilidad de convertirse a su vez en católicos (al contrario que, por ejemplo, ocurre en la informática o la homosexualidad), ya he argumentado antes que los católicos son personas como los demás.

Pese a las opiniones de algunos y a los indicios, no hay pruebas evidentes de que unos padres católicos estén peor preparados para educar a un hijo, ni de que el ambiente religiosamente sesgado de un hogar católico sea una influencia negativa para el niño. Además, los tribunales de adopción juzgan cada caso individualmente, y es precisamente su labor determinar la idoneidad de los padres.

En definitiva, y pese a las opiniones de algunos sectores, creo que debería permitírseles también a los católicos tanto el matrimonio como la adopción.

Exactamente igual que a los informáticos y a los homosexuales.