Cadenas

Lista de cosas que aún no puedo creer que sigan mandando por mail, luego de tanto tiempo:

  • Te eliminaron del MSN: Sabelo, no hay una forma fehaciente de saber si alguien te quitó de su Messenger. No es como en las redes sociales que te sacan y dejás de verlo. Acá, hasta donde uno sabe, puede estar eternamente desconectado (como yo, que me suelo conectar cada muerte de obispo). Esas páginas, sólo traen robo de passwords, spam, más cadenas, virus, peste, hambre, muerte y destrucción (bueno, las últimas cuatro probablemente no). Y si sospechás que alguien te sacó del famoso mensajero instantáneo de Microsoft, preguntale o sino, get over it.
  • El niñito que necesita de tu ayuda: No pasan un par de semanas que alguna dirección de mail laboral llega una nueva versión de la famosa cadena pidiendo ayuda para un niño moribundo. Y que si reenviás ese mail a todos tus amiguitos, su familia recibirá algunos magros centavos por cada correo mandado, y que AOL rastrea todos esos mails. Todos y cada uno. Aunque ni el sender ni el destinatario usen AOL, ni el mail pase por sus servidores. Y aunque la iniciativa de colocar AOL en Argentina haya sido un fracaso mayor que el Minidisc. Y aunque el mail hace sospechar que la tecnología de rastreo de AOL hace quedar a Echelon como un tipo escuchando una conversación con un vaso apoyado en la pared. Y además, ¿a nadie de los que reenvían esos mails le preocupa que AOL rastree todo lo que escriben?
  • De Nigeria con amor: Ya a esta altura es conocido este mail sencillamente como la “estafa nigeriana”. Una persona asquerosamente rica que precisa la ayuda de un pobre tercermundista para transferir sus millones. A cambio, una parte sustancialísma de dicha fortuna será para el afortunado (valga la redundancia) que le de una mano. Ah, y se precisa alguna forma de contacto especial como la clave bancaria, o que el futuro afortunado viaje al lugar de residencia del actual afortunado. Cualquiera de ambos resultados no tendrá un buen resultado.
  • Soy un virus: Las alertas de virus siempre llegan, una y otra vez. Y algunas características se repiten tan exactamente, que recibimos el mismo mail una y otra vez, avisándonos del virus con la antorcha que “quema” el sector 0 del disco. Y que lo anunció AOL, y que Symantec no pudo encontrar cura, mezclándonos marcas y empresas en una marea sin sentido. Lo único que cambia es el asunto del mail.

Después hay miles de variantes, otras cosas, mezcla de todos los items nombrados, etc. Por lo general, las intenciones son las de buscar y coleccionar direcciones de mail para spam, para estafar (con estafas nigerianas y similares), etc. Llevan años en la red, y si bien siempre hay alguna nueva idea en este molesto campo, estas siempre reaparacen, y lo peor, es que hay gente que las sigue reenviando.

Como siempre, recuerden que Snopes tiene una gran sección dedicada a este tipo de mails.

Anuncios

Neófitos

Dos casos recientes de noobs, seriamente hablando. Siempre digo, muchas de las dudas de los programas para computadora, pueden resolverse con mirar BIEN la pantalla unos pocos segundos.

Caso 1:
Me dicen lo siguiente, luego de querer ingresar a su dirección de hotmail desde la página de Gmail:

“¿Me decís cuál es la página de Hotmail, vos que sos un genio de las computadoras?”

Caso 2:
Este es un diálogo:

Che, quiero guardar todos los adjuntos, así que los marqué pero me aparece en gris la opción de “Guardar” 

Probá con la opción “Guardar todo”…

Fin del mundo

Mientras más nos acercamos al 2012, más escuchamos referencias a que es el fin del mundo, que los mayas hicieron el calendario hasta ese año, etc. Hasta tuvimos una película hace un par de años, plena de CGI y escenas donde la incredulidad se tomó unas largas vacaciones, y en donde Roland Emmerich se adjudicó el honor de hacer que John Cusack interprete a un personaje cuya suerte no nos importe.
Una vez que termine la oleada de documentales e informes sobre los 10 años del atentado a las Torres Gemelas (más sobre ello en un próximo post) es de suponer que aumentará la cantidad de documentales, reportajes, ficciones, docudramas, informes, etc. sobre los mayas y su calendario incompleto.
Espero que no nos atosiguen, porque si llega a saturar, uno va a terminar deseando que se termine el mundo pero debido al hartazgo. O al menos, el mundo de estos informes…