Yoda

“His name was Yoda,
he was a Muppet”
Richard Cheese

Miren el regalito que Mi Esposa me trajo de su reciente excursión por North Carolina:

Un simpático muñequito de Master Yoda ideal para hacer las delicias de aquellos niños y grandes que están de este lado de la Fuerza.
Ahora reposa en mi mesa de luz, al lado de otro alien, que, por si no lo sabían, forma parte del universo de Star Wars:

Mi error

Las páginas web nos tienen acostumbrados a diversos mensajes de error cuando algo no anda bien. No estamos hablando aquí del típico caso del “Error 404” que suele pasar al querer ingresar a una subpágina que no existe.
En este caso hablamos de errores del mismo servidor, esos que detestamos y hemos aprendido a odiar. Suelen ser páginas standard, aunque a veces algunas se salen de la norma.
Un lindo ejemplo es esta súper cute página de error de la gente de Foursquare:

¡Es muy monono el Mayor llorando!

Convivencia sagrada

La dicotomía de los blogs de temática general permiten que pasemos de un post sobre la última serie que nos comió el coco a mostrar una foto de un lugar, para comentar una receta de cocina que logramos llevar a cabo, y de ahí a cuestiones de índole más o menos personal.
Este posteo es de los últimos, particularmente el más por sobre el menos, en lo que a lo personal se refiere.

Y es que hace dos años con Mi Novia (o mejor dicho Mi Futura Esposa) comenzábamos la linda aventura de programas nuestras vidas juntos, y aquí estamos, a menos de tres semanas de oficializar todo casándonos en una fecha con particular numerología: 11/11/11.

Será un día para nosotros, al igual que hoy, convencidos de que éste es el camino que elegimos y, por sobre todo, el camino que queremos.
Dos años juntos, uno de convivencia. Todos pasos fantásticos.
Y es que uno muchas veces cuando piensa en el pasado más o menos lejano, piensa qué hubiera pasado de haber actuado diferente, o haber dicho otras cosas, o haberlas dicho a tiempo (especialmente cuando uno es el rey de L’esprit de l’escalier). Y uno se da cuenta de que no hay cosas que cambiar, ya que todos los errores, los triunfos, los fracasos, los aciertos y las desilusiones fueron marcando un camino el cual me llevó al lugar donde estoy ahora.

¡Felicidades mi amor! ¡Por muchos años más!