De terror – 2007

No voy a poner todo de nuevo, ya lo dije hace un año. No me interesa festejar Halloween, el que quiera que festeje… pero es ideal para todo aquel que aprecia el cine de horror para disfrutar de una buena dosis de hemoglobina en la pantalla.
Días para rezarle a santos tales como San Romero, San Fulci o San Argento (entre otros) pidiéndoles que el gore nuestro de cada día, dánoslo hoy.
Así que al igual que la otra vez, otra listilla con 10 films para disfrutar en estos días de sangre…


LA TIERRA DE LOS MUERTOS: George Romero lo hizo de nuevo, con éste, su cuarto film sobre el mundo post epidemia zombie. Como de costumbre, vuelve a mezclar crítica socio política. En esta ocasión la trama nos lleva a una ciudad fortificada, rodeada de ríos y alambre de púas, a salvo de las incursiones de los no muertos. Majestuosos edificios se elevan en el centro de la ciudad, mientras en la periferia, los habitantes sobreviven como pueden, a la vez que reciben su dosis diaria de pan y circo. Pero los zombies han estado aprendiendo, y ahora se acercan a la ciudad.
A destacar: El Dead Rackooning, el tanque todo terreno que todos quisiéramos tener. Ah, y Asia Argento, cómo olvidar a tan bella dema.
Trailer:

SUSPIRIA: Viejo film de Dario Argento, que nos lleva a una prestigiosa academia de baile europea, a donde llega una joven a profesionalizarse. Mientras, misteriosos hechos se van sucediendo en el lugar. Fantásticamente filmada, esta película es un viaje a través de un mundo que se destaca por un uso particular de tomas y colores. El rojo como elemento dominante, o que muchas escenas sean tomas en superficies reflejantes son ejemplos de ello. Sin olvidar la música de Gobliins. A pesar de un final muy abrupto, no puede dejar de verse.
A destacar: El primer asesinato. Quién iba a imaginarse que podía haber arte en la filmación de un asesinato sangriento.

SKELETONS IN THE CLOSET: No sé con qué nombre se editó en nuestro país. Más suspenso que horror, la película narra las viscicitudes de un padre quien sospecha que su hijo podría ser un asesino serial. Pero, ¿son fundadas sus sospechas o es un lavaje de culpas por algo que él mismo pudo haber hecho en el pasado?
A destacar: Las excelentes actuaciones de Treat Williams, Jonathan Jackson y Linda Hamilton.

EL DESCENSO: Una excelente película inglesa que no tuvo tanto éxito en las salas debido a que se estreno poco después que The Cave, un regular film de temática bastante similar.
Aquí veremos la historia centrada en un grupo de mujeres que todos los años realizan viajes de turismo aventura. Hace poco, una de ellas perdió a su familia en un estúpido accidente de carretera, y para levantar el ánimo hacen un paseo hacia unas inexploradas cuevas que se adentran kilómetros tierra adentro. Poco imaginan que no son las únicas que estarán allí adentro, ya que unas criaturas misteriosas las esperan.
A destacar: Claustrofobia, claustrofobia y más claustrofobia. Y como si eso fuera poco, también hay claustrofobia.

EVIL DEAD 2: tal vez una de las mejores secuelas de la historia del cine. Luego de la contundente Evil Dead, realizada con dos mangos, Sam Raimi contó con un presupuesto más generoso para este film. En esta ocasión mezcla la secuela con una remake satírica de su film original, dando origen a alucinantes escenas de posesión. Y no olvidemos a Bruce Campbell, con unas muestras de humor físico que darían envidia a más de uno.
Miren esto si no:

A destacar: La escena de Ash (protagonista de la trilogía) luchando contra su propia mano poseída.

SHAUN OF THE DEAD: O “Muertos de risa” si prefieren. No es técnicamente de terror, sino como ellos mismos la definieron, una “comedia romántica con zombies”. Shaun y su mejor amigo, deciden ir a rescatar a la madre y la novia del primero en medio de una epidemia zombie.
A destacar: La lucha contra los zombies en el bar, al ritmo de “Don´t stop me now” de Queen.

EXTERMINIO – 28 DAYS LATER: De la mano de Danny Boyle, nos llega este film que narra cómo una epidemia que provoca que los infectados manifiesten una furia incontrolable se expande por toda Inglaterra. Un grupo de sobrevivientes intentará llegar a un refugio militar donde se asegura que hay una cura contra la enfermedad. Una película excelente, que estremece y contiene escenas impactantes.
A destacar: Una de las primeras escenas, en donde un hombre despierta en un hospital y al salir a la calle se encuentra con la ciudad de Londres absolutamente desierta.

MY LITTLE EYE: Más que interesante en estos tiempos de sobredosis de realities. Un grupo de jóvenes participa de un concurso mediante el cual deben convivir en una casa durante unos meses. Sólo deben cumplir un “toque de queda”. Si cumplen, todos recibirán mucha plata. Si uno pierde, pierden todos. Si bien tarda bastante en comenzar la parte “más fuerte”, cuando lo hace, es contundente.
A destacar: El inicio de dicha parte, inesperado.

LOS USURPADORES DE CUERPOS (1978): Otra excelente remake, con un gran protagónico de Donald Sutherland. Poco a poco, las personas empiezan a comportarse en forma extraña, como despojadas de sentimientos. Un empleado de salubridad, su amiga y colega, un amigo de éste y su esposa, le harán frente a la situación.
A destacar: El perro con cara humana y la última escena. No voy a comentarla. Hay que verla.

EL ESPINAZO DEL DIABLO: Guillermo del Toro nos trae esta película ambientada durante la guerra civil española. Un orfanato perdido en medio de la nada es a donde van a parar muchos de los hijos de aquellos quienes luchan contra Franco. Al poco de llegar, un niño debe hacerle frente a los matoncitos del lugar, a un muy rudo cuidador y a una aparición fantasmal que guarda un poderoso secreto.
A destacar: La escena donde se revela el secreto del orfanato.

[Escuchando: Foo Fighters – ” I’ll Stick Around “]

Anuncios

Staying alive…

Me llamó la atención un detalle del Photoshop CS2. A pesar de ser una versión bastante reciente, al guardar un archivo en formato BMP, tenemos la opción de optimizarlo para el viejo, querido pero poco promocionado ex sistema operativo de IBM, el OS/2.

Nada del otro mundo, pero me llamó la atención que le den aunque sea un poco de bolilla a este discontinuado sistema operativo…

Desorientada

El ascensor del trabajo tiene, como prácticamente todos los ascensores del mundo, una botonera en la cual al lado están indicados los pisos. De esta manera, uno aprieta el botón correspondiente a donde quiere ir y el aparato gentilmente lo deposita frente a la recepción de dicho piso.

Pues bien, subiendo al sexto piso (donde está mi puesto), hace una escala en el primero. Hasta ahí, nada fuera de lo normal. Hasta que allí sube una señora y hace la pregunta fatal:

– Disculpe, ¿qué botón hay que apretar para ir hasta el tercer piso?

Mientras, el botón con el “3” al lado, se mataba de risa.

Pepsi music indoors

Con más de una semana de atraso, viene la crónica del día indoors del festival Pepsi Music, con la presencia de Las Pelotas y La Mancha de Rolando. Dicha fecha se realizó en el estadio que, oh casualidad, lleva el mismo nombre del festival, aunque para los más vejetes, siempre fue y será el Estadio Obras.

Como ni Smitten ni Bulldog eran santos de mi devoción, me acerqué ya de noche al burbujeante estadio marquetineado, para presenciar los dos últimos shows, en especial la banda de los ex-Sumo. Todo gracias a una entrada que fue regalada el día que se compraron las de Cafe Tacuba. De esa manera, se pagó una sola entrada a medias. Eso sí, en popular, lugar al que nunca fui en otros shows (incluso cuando fui a ver a los EMF, tenía popular pero debido a la baja concurrencia de gente, fui al campo).

Y así fueron pasando los shows…

Es raro ver Obras desde la popular. Encima, en las columnas le agregaron hace poco un enrejado muy molesto, que logra que en ciertas partes se reduzca el ángulo de visión. Por suerte encontramos un lugar con buen ángulo…

Al poco de llegar y ubicarnos, La Mancha de Rolando comenzó su set, de alrededor de una hora y monedas. El grupo comandado por Manuel Quieto contó con una escenografía (o algo así) austera, que consistió en unas telas rojas colocadas sobre equipos y amplificadores. Es que el muchacho es pariente de un luchador revolucionario de los ´70, y queda re-cool entonces, ¿viste?
Siguiendo la costumbre tan en boga por muchas bandas, el show se centró solo en los últimos discos, de los cuales conozco poco y no me gustan tanto como en la época de Animal humano. Las bandas cambian y evolucionan, los gustos también. Otras bandas, no evolucionan demasiado.

De todas formas, contaron con un show potente que contó con la presencia de Fidel Nadal en “Cabrón”, ese tema cuyo adolescente estribillo dice “Hey cabrón / where are you from? / somos distintos / por eso te matamos” y otras cosas de alto nivel compositivo. La presencia de Fidel y Gillespie también en ese tema fue lo mejor de la noche. El ex TTM cantó y rapeó, además de agregar partes de “Matador” (de Los Fabulosos Cadillacs) y “Andate”, de su ex banda. El trompetista radiofónico agregó su cuota musical. Hubo alto nivel emocional en los seguidores rolandos con “Arde la ciudad”, ya hacia el fin del show.

A las 22, salieron Las Pelotas a tocar. Ellos sí, tocaron temas de todas sus épocas. Arrancaron con “Día feliz” y enseguida le engancharon “Pará con la papa pa pa pará con la papa” (no, no estoy tartamudeando con el teclado, así se llama el tema). También mecharon temas de Basta, su mas reciente producción. Así sonaron “Siento”, “Como un buey” o “Revolución” (cuya intro me hace acordar mucho a “Levanta polleras” del primer disco) entre otros temas nuevos.

A pesar de haber pasado ya un par de años de la tragedia de Cromagnon, parece que hay gente que no le importa nada y en el show pelotero alguien tuvo la “graciosa” idea de prender un par de petardos. Alejandro Sokol anunció que si se repetía esa escena se iba a ir y suspender todo, no le importaba si le hacían juicio ni nada. Dicho y hecho, pocos segundos después, un segundo petardo se oyó y el “Bocha” se retiró del escenario. Enseguida, al petardero literalmente lo echaron a patadas del estadio. Pocos minutos después, Sokol volvió y el show prosiguió.

Eso sí, la ausencia de Sokol no solo le sirvió para tranquilizarse. Durante el resto del show el Bocha parecía atacado por un acceso repentino de ADD, colgándose, y hasta no pudiendo sacar una lista de temas que estaba pegada (un plomo lo terminó ayudando).

Hubo bloque reggae con temitas como “Saltando” o “Me fui” y no faltó ese alegre tema llamado “Uva, uva”. Hacia el final, “Esperando el milagro” desató un pogo liberador en el campo.

Pero faltaba mucho más, y llegaron “Sin hilo”; vino “Capitán América”, con su típica referencia al himno yanqui; salió Gillespie (quien formó parte de la banda durante un tiempo) quien lidió con el mal sonido; nos fuimos de viaje a “Hawaii” y luego, el final a todo Sumo con “Debede”, marcando el final de un show de casi dos horas.

Muy buen show a pesar de que el sonido dejó por momentos que desear. No por la forma en que se escuchaba específicamente, sino porque por momentos, el encargado de manejar los controles olvidaba subir el volumen de algún micrófono, dejando al cantante (les pasó tanto a Sokol como a Daffuncchio) solos con su retorno.