Top 5 x la igualdad

Hace un par de semanas, se cumplieron dos años desde que las dos cámaras aprobaron el matrimonio igualitario en el país, hecho que colocó al país varios pasos adelante en lo que a legislación en materia LGTB se refiere. Una votación reñida, mucha gente haciando fuerza hacia un lado u otro, muchas personas contentas, algunos conservadores que tuvieron que irse puteando por lo bajo, pasó de todo en esos días, pero afortunadamente, la ley existe. Y es algo que no solamente concierne a quienes pertenecen la comunidad homosexual, sino a todos los que bregamos por una sociedad más igualitaria.

Con motivo de todo esto, el Comité de Conteos Descendientes de UMDH preparó un pequeño listadito de temas para festejar, evitando en lo posible caer en lugares comunes. A la lista vamos, pues…

5 – Leo García – “Morrisey”
Se trata de uno de los primeros temas con los que se hizo conocido el músico solista. Tomando al siembre ambiguo Morrisey como estandarte, el tema cuenta la historia de un triángulo amoroso bastante particular, desde el punto de vista del tercero en discordia. Así, le canta al señorito novio: “¿Sabrá tu novia que escuchamos Morrisey? ¿Que me extrañás más de lo que ella te extraña?”.
Fue un hit allá hace unos años, del que incluso Los Parraleños hicieron su versión paródica llamada “Megadeth”.

4 – Bersuit Vergarabat – “Bolero militar”
Y hablando de humor, Bersuit hizo un humorístico tema con algo de incorrección política y, a pesar de que agudizando puede tener algunas cosas ofensivas (pero en una línea algo Franzappiana), también a la vez se revaloriza para este listado. Sí, así contradictorio, el tema nos cuenta una historia de amor entre dos jóvenes oficiales, en una letra plagada de términos castrenses (incluso originalmente se llamaba “Al pie del cañón”): “Parado al pie de la cama en posición de descanso / me siento como un tagarna / paso las horas mirando a tu marmita”.

3 – Lily Allen – “Fuck you”
A veces, una canción se resignifica. Y no hablo en este caso de la resignificación que hace Lanata para “Periodismo para todos”, que pasa sólo por hacer Fuck you sin tener en cuenta la letra. La canción fue originalmente una canción dedicada a un gobierno ultra conservador  y belicoso (Jorgito W., te estoy mirando a vos). Sin embargo, gracias a una frase de la canción, se convirtió en el estandarte para gran parte de la sociedad que apoya causas LGTB, donde a partir de ese momento se realizaron compilaciones de gente cantando la canción y haciendo fuck you a la cámara, dirigido a homofóbicos y reaccionarios. La frase: “So you say it’s not OK to be gay / well, I think you’re just evil / you’re just some racist who can’t tie my laces / your point of view is medieval”.

2 – Blur – “Boys and girls”
Allá por los ’90, en plena efervescencia del brit-pop, dicho género musical estaba encabezado por dos bandas enfrentadas cual Boca-River musical. Por un lado estaba Oasis, y por el otro Blur. Uno de los hits de estos últimos es esta especie de oda a la libertad, donde Damos Albarn le canta al amor libre: “Girls who are boys / who like boys to be girls / who do boys like they’re girls / who do girls like they’re boys…”. Y, como coorlario, nos recuerda que mas allá de elecciones: “Always should be someone you really love”.

1 – Gabo Ferro – “El amigo de mi padre”
Gabo Ferro no es ajeno a esta clase de temáticas. Entre sus canciones podemos contar con una trágica historia de amor lésbico (“La cabeza de la novia cayó sin su velo”), un romance andrógino (“Costurera y carpintero”) o una declaración contra la típica pose de macho de las instituciones militares (“Si es hombre“). En este caso, el personaje protagonista de la canción recuerda a su padre y su extraña relación con alguien que, por lo visto, era más que un amigo, con el éste se veía a escondidas, a pesar de ser un secreto a voces. Así, recuerda que “mi padre era mejor padre / cuando a su amigo veía / cuando su amigo venía”.

Anuncios

Pájaro tuerto

Tema del nuevo disco de Gabo Ferro, “Boca arriba”.
Ferro sigue sacando discos año tras años y siempre de buen nivel… En cinco años, 5 discos de estudio, 3 piratas oficiales, un DVD en vivo y un disco libro (o “líbrido”) junto a Flopa y el artista plástico Ral Varoni.

Pájaro tuerto

Pájaro tuerto con una sola pata,
cuando volar se quiere sobran las alas.
Pájaro tuerto con el pico quebrado,
el que canta verdades suena afinado.

Hay pájaros que cantan
gordos desde una jaula
pero su canto flaco
no dice nada.
Cantan la misma canción
sea verano o invierno,
pues saben que es la canción
que quiere escuchar su dueño.

Pájaro tuerto con una sola pata,
cuando volar se quiere sobran las alas.
Pájaro tuerto con el pico quebrado,
el que canta verdades suena afinado.

Hay pájaros que sus dueños
los quieren hacer volar,
y entregan todas sus plumas
por ir a algún festival.
Pero el horizonte es bueno,
les va a volver a enseñar
que si el pájaro no canta
el hombre no va a escuchar.

Pájaro tuerto con una sola pata,
cuando volar se quiere sobran las alas.
Pájaro tuerto con el pico quebrado,
el que canta verdades suena afinado.

Top 5: Nombres de canciones

De regreso en este blog, la sección Top 5, mi tributo a Rob Gordon, aunque intentando a veces ampliar el espectro y no limitarse únicamente a lo musical. Se intentará, asimismo, hacer de ésto una sección mas o menos continuas. De todas maneras, en este regreso, largamos con música.

La consigna de este top 5 es la siguiente: Muchas veces, al escuchar una canción, pensamos que si fuéramos músicos dicho tema es uno que nos hubiese gustado componer. Ya sea porque la letra está buena, por una cuestión de identificación, o porque la misma fácilmente hace que uno haga referencia a algún suceso vivido por uno, o que lo ha visto vivir a otra persona.
Pero en este caso, la apuesta es diferente. No se trata de la letra, se trata del nombre de la canción. Temas que uno piensa “Cómo me hubiese gustado hacer un tema que se llame así”.
Tratando de no repetir artistas (aunque estuve a punto de repetir un par de Pez y de Gabo), va un listado de temas con nombres que valen la pena.
La lista es absolutamente subjetiva, aclaro.

5) “Verte reir” – Tema original de No Te Va Gustar. Ideal para un tema de esos lindos, esperanzados y con algo de luz.
4) “Cuando el amor no entra” – Tema de Gabo Ferro. Nombre ideal para una canción que hable de aquellos momentos en los que el amor, sencillamente, no puede o no quiere entrar.
3) “I need some fine wine and you, you need to be nicer” – La canción original es de The Cardigans. Para aquellos despistados del inglés, la traducción podría ser “Necesito un poco de vino fino y vos, vos deberías ser mas amable”. ¿Despecho, bronca, desprecio, tristeza, rencor, compasión? Tal vez un poco de todo se puede mezclar en una canción con un nombre así.
2) “Bienvenido al mundo de los conflictuaditos” – El tema lo hizo Massacre. La canción original es instrumental. El nombre pega fuerte, especialmente con ese “conflictuaditos” en disminutivo, que podría esconder un cierto dejo de burla.
1) “La estética del resentimiento”, de Pez. Nombre que dice mucho. Se podrían pensar miles de ejemplos para un tema con ese nombre.

Sobre la tecnología, los artificios y las discusiones aburridas

Interesante artículo de Ariel Torres salió la semana pasada en La Nación, acerca de la visita de Peter Gabriel a la Argentina, show que me arrepiento de no haber ido (incluso creo que mucho más que Radiohead). La nota, para el que quiera leerla, está aquí.

Una de las cosas que hay que recalcar es la manera en que Gabriel se acercó a la tecnología. Siempre parece haber una disputa entre quienes propugnan que el uso de elementos tecnológicos pueden quitarle naturalidad al hecho de hacer música (total, nada más natural que amplificadores, micrófonos y enchufes, ¿no?) y los que, por el contrario, parecen quedarse en el excesivo uso de dichas técnicas. Ejemplo, las fiestas electrónicas que rebalsan de samplers y pistas pregrabadas, con poca participación en el escenario.

Creo que el secreto de todo el asunto es que Peter Gabriel es de aquellas personas que comprendieron perfectamente que la tecnología debe estar al servicio de la música y no al revés.

Este viejo y cansino debate podría trasladarse a cientos de ámbitos, no sólo la música. El cine con sus F/X, la industria, la estética personal, la industria cultural en general, los sistemas operativos, las comunicaciones y un sinfín de mundos no escapan a esta eterna discusión, la cual por momentos aburre un poco.

¿Mi opinión? Creo que hay que dejar de pensar en términos de blanco o negro y tomar en cuenta que el gris también existe.
No veo mal el uso de artificios siempre y cuando el resultado no quede en que lo único resaltable es dicho artificio y el conjunto queda relegado. Como decíamos arriba, debe acompañar y no primar. Para sacar de la galera un par de frases hechas podríamos decir que me gusta que el todo sea más que la suma de las partes. Que convivan el estilo y la sustancia.
O, parafraseando a Gabo Ferro cuando hablaba de otra discusión (música vs. industria) , que lo fundamental no se confunda con lo accesorio.

Justamente, y volviendo a la nota que originó este posteo, PG supo combinar elementos de alta tecnología y artificios con los que se adelantó a su época, con sonidos étnicos de diversas partes del mundo.

En suma, dejemos los debates para cosas más importantes, y abracemos el punto medio, qué joder…

Barbarie, piratas y civilización – Gabo Ferro en Niceto

Gabo Ferro es un tipo muy inquieto. Hacía hardcore hace diez años, en una banda (Porco) que terminó en un recital cuando Ferro se quedó sin voz, apoyó el micrófono y se volvió a su casa enseguida. Formó parte de aquel colectivo de acción poética llamado Los Verbonautas.
Tiene una maestría en historia y acaba de sacar un libro llamado “Barbarie y civilización”.
Y además, es músico, muy bueno y muy prolífico. Lanzó en cuatro años, cuatro discos: “Canciones que un hombre no debería cantar”, “Todo lo sólido se desvanece en el aire”, “Mañana no debe seguir siendo esto” y “Amar, temer, partir”.

El pasado 27 de septiembre se presentó en Niceto, con la excusa de lanzar un disquito de edición limitada compuesto por un CD (grabado en Montevideo) y un DVD con la presentación oficial del último disco. Abrió con “Agua blanca, pato negro” y luego recorrió toda su discografía.
El público respondió muy bien a los diversos climas propuestos por el músico y su banda (guitarrista, bajista/contrabajista y ¡dos! bateristas). Así acompañaba cantando temas como “El amor no se hace” o “Tapado de piel”, o hacía palmas en “El amigo de mi padre”. Luego, en momentos como “Toda el agua del mundo” parecía no volar una mosca. Sonaron interesantes las versiones a banda completa de los temas del disco más reciente, el cual fue grabado con Gabo y su guitarra, por ejemplo en “La casa; nuestros discos”.

Párrafo aparte para la nueva versión cuasi roquera de “Volví al jardín” que cosechó elogios y comentarios del público del tipo “Que buena versión, Gabo!” o “Hacela otra vez”.

Ferro se movió con soltura, haciendo chistes sobre el hecho de que él lance sus propios discos piratas y cosas por el estilo. Luego de los chistes, al comenzar con temas mas tristones, del tipo “El cuadro de mi daño” dijo “Se pensaban que la alegría iba a durar para siempre”.

Ya sobre el final del show se sentó en el borde del escenario y cantó a capella (sin siquiera micrófonos) “Dios me ha pedido un techo”. “Sobre el camino” fue otro de los temas, sobre el cierre de la lista oficial.

Durante los bises Gabo dijo “Me quedé con ganas de hacer de nuevo Volví al jardín ¿les parece?”. Y así lo hizo. El cierre fue con “Felicidad vitamina”.

Unas dos horas habrá durado el concierto de Gabo. Música no apta para gente insensible.

Top 5 discos 2007

Para festejar el regreso de la sección “Top 5” a este blog, veamos un repasito de los mejores discos (según la opinión de un servidor) que se editaron en este 2007 que terminó hace un mes y pico.
5 de acá y 5 de allá:

INTERNACIONAL

5 –Epica – “The Divine Conspiracy”. Hace poco, Nightwish y Tarja, su cantante de toda la vida, tomaron rumbos separados, entre acusaciones de divismo y otras cosas. En un momento, se corrió el rumor de que Simone, voz de Epica, sería su reemplazo. Finalmente esto no ocurrió. Y este año, Epica nos entrega un disco que conjuga la potencia de la banda con la calidad de la voz de su bella cantante, convirtiéndose en el disco heavy del año, según la opinión de este humilde servidor.
4 – PJ Harvey – “White chalk”. Polly Jean nos entrega un disquito que rompe con todo lo que vino haciendo hasta ahora. Dejó las guitarras a un lado y se sentó a un piano para un disco temerosamente impactante. Apenas ayudada por algunas cuerdas por aquí o una batería, su voz sigue destacándose. Nota especial para “The devil”, que buena manera de comenzar un disco.
3 – Manu Chao – “La radiolina”. El francés más español nos entrega un disco que parece un disco de transición entre sus primeros dos discos solistas y una nueva etapa que amenaza comenzar. Temas enganchados, conceptos que se repiten, y la polirritmia característica de Manu conforman la receta para un disquito ideal para escuchar mientras uno se mueve al ritmo de las canciones.
2 – Amy Whinehouse – “Back to black”. La reciente ganadora de varios Grammys demuestra que a pesar de sus problemas de adicción, tiene bien merecido los premios que estuvo cosechando. Buena música, músicos de puta madre y una voz que parece de una cantante negra hacen del disco de esta loca drogona una pieza para escuchar de punta a punta. Ah, y que bueno que Amy haya vuelto al pelo morocho, ya que teñírselo de ese rubio no fue precisamente la mejor decisión de su vida (y eso que ha tomado malas decisiones).
1 – Cafe Tacuba – “Sino”. Los muchachos mexicanos hicieron lo de siempre: volver a sorprendernos con simplemente un puñado de buenas canciones. Con mas protagonismo instrumental y algo más alejados del rock latino que los caracterizó, los Cafeta maduran y nos dan 15 canciones para disfrutar.

NACIONAL

5 – La Zurda – “Para viajar”. La banda de Haedo grabó un muy buen disco debut hace cuatro años con la ayuda de Santaolalla, vinieron giras, shows en festivales, promesas y la mar en coche. Pero un día, Santa La Olla dejó de darles bolilla, con excusas de que estoy a mil con el Bajofondo, que ahora no es el momento pero igual mandame un demo y la mar en coche, después de repente te enterás que está musiqueando con don Oscar en Hollywood y que se yo (¿deja vu, anyone?). Los chicos no se rindieron y con la ayuda de la G y la T de GIT sacaron este disco, donde mezclan folklore, rock, pop, y hasta algo de electrónica. Incluye “Despacito”, tema que tocaban muy seguido en los recitales (aunque todo mal con que no grabaron “Así nomás”). Se recomienda especial atención a “Me piace tanto” y a “Huaynot”, uno de mis temas del año.
4 – Las Pelotas – “Basta”. Otros que rompen también con un largo silencio discográfico, en esta costumbre que ahora agarraron muchas bandas de sacar un disco cada mil años. Y bueno, al menos esta banda tiene un par de músicos en Nono (provincia de Córdoba), uno en Chivilcoy y otros en Capital, y no debe ser fácil coordinar los tiempos para ensayar temas nuevos. En este disco, curiosamente, canta más temas Germán Daffunchio que Alejandro “Bocha” Sokol, si bien es él el encargado de poner la voz en “Como un buey”, uno de los temas de difusión.
3 – Gabo Ferro – “Mañana no debe seguir siendo esto”. El ex cantante de Porco (banda de la que hablé hace poco) nos entrega su tercer disco solista y demuestra que le es imposible sacar un disco con un título corto. Este es un disco dedicado a los vericuetos del amor como tema fundamental. Excelente compositor, Gabo Ferro nos entrega un disco no recomendable para gente insensible. Este es un disco que conmueve, con letras que vale la pena ponerse a leer y a escuchar. Se destacan cositas como “Cuando el amor no entra”, con un ritmo muy pegadizo a la vez que el muchacho canta sobre amores imposibles, o la belleza de “Toda el agua del mundo”.
2 – Artistas varios – “Al flaco, dale gracias”. Sí, un compilado aparece entre los mejores discos del año. Un grupo de gente de Mar del Plata preparó un disco homenaje a Spinetta y las ganancias del mismo son todas a beneficio de comedores infantiles de allá. Se trata, además, de un disco ¡triple!, con muchísimos temas (la mayoría grabados específicamente para este disco), con un librito que forma una cuidada presentación. Algunos de los artistas que participan: Palo Pandolfo con Ariel Minimal, Los Natas, Panza, Los Tipitos, Leo García, Valle de Muñecas, Lisandro Artismuño, Blues Motel, Club Astrolabio, Ubika, Samantha Navarro, Nikita Nipone… y siguen las firmas
1 –Pez – “Los orfebres”. Otra banda que nos sorprende, volviendo a romper estructuras. Luego de la calma de “Hoy”, el cuarteto liderado por Ariel Minimal vuelve a colocar los instrumentos con distorsionador y nos entrega un disco pletórico de electricidad. Guitarras al mango y el órgano marcando climas, mientras la base rítmica va marcando el paso, y las cabezas de los oyentes vuelan. El disco parece estar en un loop continuo, donde cada tema pareciera engancharse con el siguiente. Todo el disco es recomendable, aunque destaco acá el instrumental “(a Alejandro Jodorowsky)” y “Y cuanto más grita menos es escuchado”.

¿Y quiénes deberían sacar discos el año que viene?
– Divididos, siempre y cuando no sea el cuarto o quinto compilado consecutivo que sacan.
– La Tabaré, y de paso que crucen el charco. Recomendable banda uruguaya, ahora con el agregado de “Artecocum” a su nombre.
– Pearl Jam, para que bajen nuevamente a la Argentina.
– Palo Pandolfo, que hace tiempo que estamos esperando nuevo material del muchacho.
– Cienfuegos, que ya van 8 años desde “Hacia el cosmos” y además quiero escuchar “Más de lo mismo” en mi reproductor hi-fi. Así que amíguense y pónganse las pilas. Y de paso que den un showcito, que desde mayo que estamos esperando, y está bueno desquitarse cantando “La eternidad”, “El secreto del nombre” y tantas otras.