Esos locos, locos dólares

Frente al nuevo paquete de medidas dispuesto por la AFIP en lo que respecta a la compra de dólares, desde el Departamento de Proyectos de UMDH proponemos algunas nuevas ideas que podrían implementarse:

  • Análisis de sangre: Tener buena sangre en las venas sería fundamental para evitar que los dólares sean adquiridos por aquellos con sangre corrupta (¿?). En las ventanillas pedirían los resultados de los tests, y a futuro, podría implementarse atención por grupo y por día. Por ejemplo, los lunes compran dólares aquellos con sangre A+, los martes grupo 0, y así.
  • Certificado de antecedentes: Con todo lo que ello implica, tanto bueno como malo. Y si uno lo piensa bien, no es tan descabellado que alguien quiera implementarlo.
  • Fecha: Ahora cuando uno compra el preciado billete americano, debe declarar para qué piensa utilizar los dólares. Aunque uno no lo sepa. La idea sería avisar en qué día exacto usaría esos dólares.
  • Boletines de calificaciones y faltas: Todos. Tanto de primaria como de secundaria. Ojo con muchas notas bajas o demasiadas faltas. Todo puede influir.
  • Verborragia: Aburridos por la gran merma en la cantidad de gente que concurre a las casas de cambio, los vendedores exigirían que la poca gente que va a dichos lugares le den charla. El clima, que si Macri esto o Cristina aquello, que qué problemas hay para comprar dólares (¡oh, metacharlas!), los chicos, la familia, etc. Todo serviría para ponerle onda al día.
Anuncios

Convivencia sagrada

La dicotomía de los blogs de temática general permiten que pasemos de un post sobre la última serie que nos comió el coco a mostrar una foto de un lugar, para comentar una receta de cocina que logramos llevar a cabo, y de ahí a cuestiones de índole más o menos personal.
Este posteo es de los últimos, particularmente el más por sobre el menos, en lo que a lo personal se refiere.

Y es que hace dos años con Mi Novia (o mejor dicho Mi Futura Esposa) comenzábamos la linda aventura de programas nuestras vidas juntos, y aquí estamos, a menos de tres semanas de oficializar todo casándonos en una fecha con particular numerología: 11/11/11.

Será un día para nosotros, al igual que hoy, convencidos de que éste es el camino que elegimos y, por sobre todo, el camino que queremos.
Dos años juntos, uno de convivencia. Todos pasos fantásticos.
Y es que uno muchas veces cuando piensa en el pasado más o menos lejano, piensa qué hubiera pasado de haber actuado diferente, o haber dicho otras cosas, o haberlas dicho a tiempo (especialmente cuando uno es el rey de L’esprit de l’escalier). Y uno se da cuenta de que no hay cosas que cambiar, ya que todos los errores, los triunfos, los fracasos, los aciertos y las desilusiones fueron marcando un camino el cual me llevó al lugar donde estoy ahora.

¡Felicidades mi amor! ¡Por muchos años más!

La droga de moda

Hay que admitirlo: Un typo lo comete cualquiera. Pero a veces, estos pifies de teclas producen curiosos efectos como en el caso que nos ilustra, que Mi Novia encontró en la pasada edición de la revista dominical de La Nación:

Las narcas (quienes suponemos serán la versión femenina de los narcotraficantes) llegaron a un nivel que hasta se dan el lujo de colocar negocios en shoppings, aliados a grandes marcas de ropa y joyas.
Sépanlo.

Actualizando

Disculpas a los pobres lectores asiduos y ocasionales de este simple blog por la poca cantidad de entradas en los últimos meses. Entre elecciones (¡dos en este año!), trabajo, actividades varias y preparativos para la boda (¡chan!) de la cual les hablaré pronto, estuve a las corridas y ping pongueando de un lado al otro.
Espero lenta y paulatinamente volver a la normalidad.
Perdón nuevamente por estas ausencias. Les prometo que lo voy a volver a hacer.