29

Hoy es día 29…

“Mmmmm… ñooooquissss…”

Salsita: Lo más sencillo del mundo. Puré de tomates CICA, con caldo en polvo de finas hierbas, sal, un poquito de azúcar (pa’ cortar la acidez) y un chorro de aceite de oliva.

Anuncios

Performancing

Una de las cosas que más me gustan de Firefox, es la vasta cantidad de extensiones disponibles. Buscando y revisando me encontré con una aplicación que parece ser la herramienta ideal de todo blogger.
Se trata de Performancing, una herramienta que provee de un mini-editor para Blogger y otras herramientas, en la cual uno puede ir editando desde la ventana del navegador.

Aún no lo revisé exhaustivamente, seguramente le faltarán un par de cositas que otros editores de blog (como el recomendable w.bloggar) puedan tener. Pero que es útil, es útil.

Pueden bajarlo y probarlo aquí.

Correcaminos, el coyote… ¿te va a comer?

Muchos decían que era una leyenda urbana, diciendo que había un capítulo en el cual el coyote atrapaba al Correcaminos. Pero ahora, gracias a la magia de internet y de YouTube, ese capítulo está disponible para todos.

Aquí lo tienen:

Los carteles dicen: “Bueno, ustedes siempre desearon que lo atrape”. “Y ahora, ¿qué hago?”

Este es el Planeta Tierra… ¿O no lo es?

Ahora parece que, al fin y al cabo, Plutón no es un planeta.
Hace pocos días atrás, se anunciaba con bombos y platillos que el número de planetas pasaría a ser de 12, notición que fue reflejado en los medios y seguramente, en la comunidad científico-astronómica. Pero bueno, por lo visto los planetólogos han cambiado de opinión, y ahora somos 8 hermanos planetarios los que damos vueltas alrededor del sol.

Desde hace tiempo se vienen discutiendo teorías acerca de que el sistema solar es más amplio, diferente y abarcador de lo que solíamos creer. Incluso se ha hablado mucho de un supuesto “planeta X“, más allá de los límites a los que estamos acostumbrados.

sin embargo, este nuevo dictamen abre un nuevo debate sobre qué es un planeta y qué no.

A este paso, en unos años podemos llegar a la conclusión de que ni la Tierra es un planeta o que, por el contrario, hasta los millones de asteroides que orbitan entre Marte y Júpiter lo son también. Y ahí te quiero ver, a ver si te los aprendés de memoria.

Desmitificando infancias I

Todos aquellos que fuimos niños hace ya hace un par de décadas (años más, años menos) recordamos con simpatía aquellos clásicos temas infantiles que nuestros padres, abuelos, maestros, etc., nos cantaban.
Uno de aquellos temas era “La farolera”. Aquella historia de amor entre un militar de alto rango y una trabajadora de los servicios públicos, que desafiaba las posiciones sociales, era un clásico a la hora de las rondas y los cantos.

¿Recuerdan el final de esa canción? Allí el protagonista del tema comentaba que a la medianoche se le dió por hacer matemáticas y luego confesaba que “todas las cuentas me salieron mal“. Luego el tema seguía así:

Dos y dos son cuatro,
cuatro y dos son seis.
Seis y dos son ocho,
y ocho, dieciseis.
.

Ahora… dada la gran exactitud de esta estrofa tan aritmética uno se pregunta… ¿Qué entiende el protagonista por el hecho de que una cuenta le salga mal?

Arriba y abajo

Escena 1:
El ascensor está subiendo. Para en un piso determinado, alguien se acerca a la puerta y pregunta:
– ¿Baja?
– No, sube.- le aclara uno.

Escena 2:
El ascensor está subiendo (o bajando, da lo mismo en realidad). Sube alguien. Se cierra la puerta y el aparato continúa su curso. En eso la persona se da cuenta de que el ascensor viaja en una dirección diferente a la deseada… Revolea los ojos y dice cosas como “¡Uy!”, “Ohhhh… estaba subiendo” y el autocrítico “¡Qué pelotudo/a”.

A nuestros felices protagonistas, un consejo:
¿Vieron las lucecitas que están arriba del ascensor? ¿Esas que son como un triangulito-flechita?
Bueno, cuando el triangulito con su parte más angosta apuntando hacia arriba está titilando, eso es señal de que el ascensor sube. Y cuando el triangulito con su parte más angosta apuntando hacia abajo titila, es un perfecto indicio de que en este caso, el ascensor baja.
Sépanlo.