Los elegidos 2012

Qué mejor manera de arrancar el año bloguístico pensando un poco qué fue lo mejor del año que pasó…

Música Nacional

Grupo: Pez
La banda de Ariel Minimal ha perdido uno de sus integrantes este año, su tecladista, quien dejó la agrupación alrededor del mes de mayo. Sin embargo, la banda siguió tocando incansablemente y ya piensan en nuevos registros discográficos, ahora como trío (¿P3Z?).




Disco: “Hacia el mar de carbón” (El Siempreterno)
Sergio Rotman y su mujer Mimi Maura, junto al Ruso Álvarez, Ariel Minimal y Fernando Ricciardi, nos dejan este segundo opus de otra “banda que no existe”. Disco oscuro que tuvo la particularidad de ser presentado oficialmente al mismo momento en que estaba poniéndose a la venta.

Tema: “Trastornados” (Utopians)
Enérgico y muy pegadizo tema de Utopians, que le da nombre al disco además.


Revelación: Acorazado Potemkin
Un power trío con ex integrantes de Pequeña Orquesta Reincidentes, Los Visitantes y Valle de Muñecas, quienes se van abriendo el paso por el under mientras promocionan su disco debut, el cual se puede descargar gratuitamente de la página oficial de la banda.

La pérdida: Luis Alberto Spinetta
Aún es algo difícil escribir algo sobre la muerte del “Flaco“. Aunque mucho en realidad se ha escrito sobre el tema, solo diré que un legado y una influencia gigante nos ha dejado, algo difícil de superar.

Recital: Pez en Groove (Festipez, abril)
Uno de los últimos conciertos con Pepo Limares, donde la banda dio rienda suelta a una catarata de canciones power, con mucha energía en el escenario, y que además contó con un show de Fútbol, particular power trío de guitarra-batería-violín.



Música Internacional

Grupo: Garbage
Luego de varios años de silencio, regresó al ruedo (con disco y gira) la banda de Butch Vig y Shirley Manson, dándonos una gran alegria a todos sus seguidores.

Disco: “Not your kind of people” (Garbage)
El quinto disco de la banda (lanzado siete años después de “Bleed like me“) encontró a la banda como en sus mejores momentos. Obviamente, gran nivel de sonido, y buenas canciones, que es lo fundamental.

Tema: “Skyfall” (Adele)
La joven muchacha que viene ganando varios premios se animó este año a cantar el tema principal de la nueva película de James Bond, con grandes resultados.



Revelación: Lana del Rey
En un año en el que no hubo grandes sorpresas, Lana se destacó con poco pero importante: un puñado de buenas canciones.

La pérdida: Adam Yauch
Se nos fue este año quien fuera uno de los integrantes del conjunto Beastie Boys, una de las primeras bandas en demostrar que el rap también puede ser cosa de blancos.



Recital: Roger Waters – The Wall (River Plate)
Este año Roger Waters decidió recrear su gran obra The Wall, con muchos de aquellos elementos originales (como la segunda mitad con la banda detrás del muro) agregándole toda la parafernalia moderna (pantallas, sonido cuadrafónico, un avión estrellándose en el escenario), dando por resultado un show espectacular.

Cine


Película argentina: “Penumbra”
La última película de PauraFlics antes de desmembrarse, nos muestra una historia de cultos, eclipses y encierros. Disfrutable film de terror argentino.



Película internacional: “The Dark Knight rises”
Christopher Nolan le dio el cierre perfecto a su trilogía en la que presentó a un Batman sumergido en un mundo realista. Aquí, enfrentándose al temible Bane y contando con la colaboración de Selina Kyle.

 
 

Fabuloso retorno

Y un día, volvieron nomás. Ya hace tiempo se venía insinuando. Muchos integrantes tocando como invitados en recitales de otros (incluyendo uno de Flavio donde se anunciaba la presencia de “fabulosos invitados”), presentaciones reducidas en programas de radio, etc.
Hasta que promediando el 2008 se puso en marcha el Operativo Retorno del año, el cual, luego de una gira latinoamericana, culminó con dos presentaciones en el estadio River Plate, el 12 y 13 de diciembre.

El viernes había gran cantidad de público. No llegué a ver a Massacre, por lo que me quedé con las ganas de escuchar los “mi amor”, los “locati” y los “qué te parece” de Wallas. Cuando me dijeron que el sonido no había sido muy bueno, temí que lo mismo se repitiera durante el show fabuloso.

Cerca de las 21:30 comenzó el show. Mientras se apagaban las luces, la clásica música incidental de James Bond comenzaba a sonar, y se escuchaba bien.
Al término, los músicos ya estaban en el escenario y comenzó a sonar prístinamente un temazo: “Manuel Santillán, el león” al que le pegaron un hitazo de sus épocas ska, en su reversión clashera de los ’90: “Mi novia se cayó en un pozo ciego”.

El show pasó por todo tipo de épocas y estilos: De la fiesta de “Carmela” o “Demasiada presión” a la alegre melancolía de “Estoy harto de verte con otros” o “Muy, muy temprano”.

El sonido, salvo por algunos detalles de la voz de Vicentico (en realidad, no atribuibles al sonidista) fue excelente. La banda sonaba ajustadísima. Se los veía contentos. Los invitados aportaron lo suyo.

Hubo grandes momentos, como las imágenes que recordaban a Toto Rotblat, a quien le dedicaron “Los condenaditos”, o la presencia de Mimi Maura en “Vasos vacíos”, quien se retiró entre aplausos y piquito para su marido Rotman. Bien recibidos fueron temas como “Gallo rojo” o “Saco azul” (aunque hubiera estado bueno que suba Valeria Bertucelli a hacer el recitado).

Ya hacia el final tocaron otros hits como “Mal bicho” o “El satánico Dr. Cadillac”.
Sobre los bises, vinieron “Basta de llamarme así” y “Matador”.
Enseguida, Vicentico y Flavio enrocaron bajo y voz, subió a la batería Astor (hijo de Cianciarulo) y tocaron dos covers. Primero “Guns of Brixton” de The Clash y casi pegadito, “Let’s lynch the landlord” de Dead Kennedys.

El cierre fue con el infaltable “Yo no me sentaría a tu mesa” con todo el estadio coreando. Luego, mientras se encendían las luces, la música de Misión Imposible acompañaba el éxodo del público.

5 apostillas del show:

– Sergio Rotman, quien hace un tiempo se había retirado enojado de la banda, hablando de guerra de egos, estaba contentísimo. Como quien se reencuentra con amigos con los que no recuerda por qué se pelearon y ahora está todo bien. Arengaba, saltaba, coreaba, corría.
– En “Mal bicho” Vicentico intentó pacificar a las fieras antes de aquel “a la justicia, y a tu codicia…”. Cuando llegó el “digo ¡no!” de rigor, todo el estadio saltó. Nota aparte para la impresionante mosh pit que se armó delante de la cabina de sonido.
– Al menos en la general, creo que “Let’s lynch the landlord” lo conocíamos yo y tres personas más.
– Grandioso momento fue en “Siguiendo la luna” cuando la imagen de Vicentico se fundía en las pantallas con las de la luna llena, que en esos momentos asomaba por sobre el estadio, a espaldas del público.
– Y bueno, qué decir de “Yo no me sentaría a tu mesa”. El ohhh ohhh… se debe haber escuchado en todo Nuñez.

Lista de temas según Rolling Stone

1) Manuel Santillán, El León
2) Mi novia se cayó a un pozo ciego
3) Carmela
4) Estoy harto de verte con otros
5) El genio del dub
6) Wake up and make love with me
7) Muy, muy temprano
8) Aguijón
9) Paquito
10) Padre nuestro
11) Saco azul
12) Siguiendo la luna
13) Los condenaditos
14) Demasiada presión
15) V Centenario
16) La luz del ritmo
17) Calaveras y diablitos
18) Gallo rojo
19) Gitana
20) Carnaval toda la vida
21) Mal bicho
22) El satánico Dr. Cadillac
23) Basta de llamarme así
24) Vasos vacíos
25) Vos sabés
26) Matador
27) Guns of Brixton
28) Let’s Lynch The Landlord
29) Yo no me sentaría en tu mesa

Cienfuegos hacia el cosmos?

Viernes y sábado. Dos shows de Cienfuegos al palo.

El viernes comenzó con la no-sopresa de que en gran parte del show no iba a estar Rotman, algo sospechado debido a los rumores sobre conflictos internos por los que atraviesa la banda. A lo sumo, llegaría para los bises. Debido a eso, el inicio se retrasó mas de lo esperado. Luego de una larga espera salieron Ricciardi, Bazzano y los hermanos Aloé con Krishna roll a la que le pegaron Querés saber lo que es estar muerto. La voz de Martín Aloe se notó firme en temas en los cuales el no suele ser el encargado de llevar la misma. Aunque sonaron raros temas como Desierto, donde la voz se asemejaba a la de Limón García (si algún día surge la idea de un disco homenaje a Cienfuegos, ya saben que tema sugerirle a Via Varela). De los temas nuevos sonaron 907 y Pare de sufrir. Por suerte también hubo espacio para aquellos temas que no forman parte de la lista habitual. Ejemplo de ello fueron Malambo y el fantasma (tema que nunca habían tocado en vivo), Corazón morado y Ya me voy (uno de mis personales favoritos).
Pasado el breve intermedio, apareció Rotman en el escenario para dar curso a la larga catarata de bises, que incluyeron el clásico de Joy Division Love will tear us apart, Para mí que no estás bien y Hacia el cosmos / hacia el infierno. Al principio parecía insinuarse cierto aire raro en el escenario, pero con el correr de los temas se fue diluyendo, hasta el cierre con el tema de David Bowie Moonage daydream.

El sábado encontró a la banda en un estado diferente. Por un lado, un inicio algo mas puntual (dije algo mas puntual), por otra parte, la banda -ya desde el inicio con su formación íntegra- estaba mas relajada, digamos que se miraban más. Otra vez el show comenzó con la tríada Intro, Querés saber… y Desierto, para luego enganchar con No sabe / no contesta. Rotman gesticulaba, saltaba y se acercaba al público. En algunos temas en los que no canta, fue interesante verlo sentado al lado de la batería, como relajado, a la vez que se lo veía tararear los temas a cargo de sus compañeros: el nuevo-viejo 907, Alimentándome del sol y el Rock del pisti. Clásicos como La colina, El mundo es tuyo o Soñar, soñar sonaron junto a otros como, nuevamente, el nunca antes ejecutado Malambo y el fantasma. Pausa para bises y nuevamente la salida al ruedo con Joy Division para meterse a la gente en el bolsillo. La eternidad, otro clásico in-fal-ta-ble. Carne de tiburón sonó con la potencia que lo caracteriza, Bazzano tuvo su gran momento gran con Deja que te diga, y así fue llegando el final, mientras el público cantaba “Cienfuegos no se va, Cienfuegos no se va”. Yo seguía a la banda sentado sobre un parlante al lado del escenario, mi amiga Laura cantaba al lado mío, una chica morocha bonita y su amigo me convidaban un poco de cerveza (gracias chica bonita y amigo!) y así llegó el final. El cierre fue con dos covers: Otra vez el tema de Bowie, y Reuters, poderoso tema de la banda Wire.

TOP FIVE DE TEMAS CON PARTES INSTRUMENTALES MAS CANTADAS POR EL PÚBLICO:

5 – Querés saber lo que es estar muerto
4 – Intro
3 – Para mí que no estás bien
2 – Ya me voy
1 – Love will tear us apart

Miren, la lista del sábado. En el recital, Corazón morado fue suplantada por Carne de tiburón.

Fin de semana particular, donde el clásico interrogante de si “este show es el último de la banda” estuvo presente más que nunca. Del futuro poco se sabe, sólo el presente es lo que tenemos.

El mundo es tuyo

Algunas apostillas del recital de Cienfuegos en Parque Sarmiento, el pasado viernes 3 de marzo.

– El anfiteatro, auditorio o como se llame, es más que incómodo para un recital de esta índole. Las reducidas proporciones hicieron que algunos quedaran afuera. Y estamos hablando de Cienfuegos, no de algún grupo de “Primera A”, o alguno que convoca gente a caballito de alguna tragedia en la que hayan estado relacionados.
– Afortunadamente, apenas escuché los ultimos dos o tres temas de Charlie 3.
– Fue grosso el intercambio de público que se dio entre dicha banda y Cienfuegos. Los ex Charlie Brown tienen un público conformado en un 80% por sub-20. Luego, el recambio, ya que la banda de Rotman, por el contrario, convoca a unos seguidores en que la mayoría supera los 25 años de edad (post-punk para vejetes, oh si).
– Me encontré con un par de conocidos. Uno de ellos, va siempre a ver a Cienfuegos y nunca nos habíamos cruzado. Ni siquiera en Niceto, lugar donde suelen tocar seguido.
– También me la crucé a Karen B., ex cantante de ¿ex? banda con dos cantantes femeninas conformada por ex-estudiantes de colegio alemán de la zona de “Belgrano Ar”. Pero ella iba rauda a ver a Charlie 3, yo en esos momentos escuchaba afuera, de lejos.
– “Krishna roll” parece haber quedado como el nuevo tema oficial para abrir los recitales de Cienfuegos.
– La gente se cantó a capella toda la segunda parte de “Dejá que te diga”, luego Bazzano siguió entonando.
– Sergio Rotman le pifió a alguna letra (se confundió de estrofa), al darse cuenta comenzó a tararear la misma.
– El recitado introductorio de “El mundo es tuyo” fue hecho por alguien del público.
– Quiero que salga el nuevo disco.
“La eternidad” es un temazo.
– Martín Aloe parece tener muy buena onda. Luego del recital, mientras los plomos desarmaban, cruzó algunas palabras con gente del público y se acercó a firmar remeras.
– Temas más cantados: “La eternidad”, “Dejá que te diga”, “Llega el dolor” y no podemos dejar de lado los riffs altamente cantados de “Love will tear us apart” (infaltable cover de Joy Division) y “Para mí que no estás bien”.

Update
Video de “Carne de tiburón” en dicho show. La imagen no es muy buena, el sonido tampoco lo es, pero igual da una idea de la potencia del show.

Parecidas maneras

El pasado sábado 17 fue una noche para el recuerdo. Tres de las bandas mas importantes de la escena alternativa (alternativa no entendida en este caso como un género musical, sino como algo diferente a lo mas masivo) se presentaron juntas en el escenario que el gobierno porteño armó a metros del Planetario.
Según se anunció, la velada marcó un record de convocatoria en dicho lugar. Y sí, había muchísima gente. A pesar de ello, pude encontrarme con don Gusma, quien ya estaba allí cuando yo llegué.

En dicho momento estaba sonando Astroboy, banda uruguaya que por lo visto, se habían clavado una sobredosis de discos de Oasis y Blur. Una cosa es que una banda te influencie, otra es ser prácticamente la versión rioplatense de la misma.

“El tiempo estaba raro, igual me convenciste”

Apenas un par de minutos pasadas las 21, Cienfuegos salió al escenario. Mientras un Rotman con el pelo cortado (dejando así de parecer una versión criolla de Rob Zombie) se preguntaba “¿Dónde está la felicidad?”, la banda arrancó con el instrumental Krishna roll al cual le siguió inmediatamente ¿Querés saber lo que es estar muerto? desatando el agite entre el público. Sin adelantos para esta ocasión, el show se centró en temas de sus tres discos de estudio. El único cover de la noche fue Love will tear us apart de Joy Division, tema en el que los cantos del público en la parte del riff de guitarra parecían querer superar el volumen de la música.
También Bazzano cantó Dejá que te diga y no estuvo ausente el infaltable La eternidad, uno de los mejores y más contundentes temas de Cienfuegos. Doctor Li anuncio el fin de un set corto pero contundente.

“Nada hay más cierto que sentir”

Eran casi las 22:10 cuando Pez salió al ruedo con sus música setentista, anclada en la esquina de Led Zeppelin y Pescado Rabioso. El comienzo fue con Fuerza y a partir de allí comenzó un show de casi una hora pletórico de melodías y zapadas. La banda pasó por varios climas, desde temas mas melódicos hasta temas desesperados como El desengaño. Por otra parte, canciones con nombres como Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar hacen que Pez gane cómodamente el mote de “banda con mayor promedio de cantidad de palabras en los nombres de las canciones”.

“y el Massacre sigue escrito en el paredón”

Breve descanso, cambio de instrumentos y un escenario armado ad hoc, con lamparitas sobre los parlantes de los instrumentos, y varios muñecos. Las pantallas ya dejaban de mostrar únicamente imágenes de lo que acontecía en el lugar, mostrando un dibujo de un payaso sobre dos tibias cruyzadas. Seguidamente aparecía en las mismas el logo de la banda que estaba por tocar: Massacre.
Hacía como ocho años que no veía al conjunto de Wallas y fue una grata sorpresa reencontrármelos. El show, luego del saludo “Hola mi amor, nosotros somos los Massacre”, arrancó con dos clásicos: Tu mami no lo hará fue el primero, al cual le siguió Tres paredes. El grupo hizo un breve repaso por sus 20 años de carrera, desde temas viejos como Nuevo día hasta los conflictos psicológicos de “12 nuevas patologías”, su más reciente producción discográfica. Así pasaron temas como El alma en la barca, Sofía la súper vedette, From your lips y un par de homenajes, como Crua Chan de Sumo y A Jerry García, en homenaje al fallecido líder de Greatful Dead. Además hubo espacio para una improvisación de Wallas, refiriendo datos de la vida de Galileo Galilei.
Luego de los bises de rigor, parecía que el show finalizaba con Te leo al revés. Sin embargo, se apreciaba un movimiento de micrófonos en el escenario. Así subió el cantante de Catupecu Machu para hacer a dúo Plan B: Anhelo de satisfacción. El cierre fue con un clásico de los tiempos en que se hacían llamar Massacre Palestina. Se trató de aquel tema homenaje a la cultura skater, Diferentes maneras, donde hasta uno se fue hasta el centro de la mosh pit alzando un enorme skate en mano.

Una gran noche, tres grandes bandas.
Solo hubiera faltado un tema con los tres cantantes unidos y hubiera sido la gloria.

A través del mundo… sobre el mundo

100fuegos01

Domingo 10 de diciembre. Lluvia copiosa sobre la ciudad de Buenos Aires. Adentro de Niceto, Cienfuegos daba un recital, a menos de un mes de su anterior show en La Trastienda.
Como dice mi amiga Laura, “un show de Cienfuegos te pone las pilas”. Y así suele ser… Poco importó que sea día domingo, que el lunes ya comienze de nuevo la rutina laboral, que nos hayamos empadado en la fila o que el grupo soporte haya probado sonido a último momento, haciéndonos esperar en el salón más reducido del reducto de la calle Niceto Vega.

El grupo soporte en cuestión fue La Floripondio, una banda de Chile que ejecutó un hardcore mezclado con vientos y percusión. Durante su show de unos 45 minutos pasaron por varias variantes musicales, reggae incluido, hicieron un cover de Víctor Jara y hasta hicieron loas por la muerte del dictador Pinochet.

Luego del recambio de instrumentos, salió la banda de Vicente López. Como viene haciendo últimamente, Sergio Rotman leyó unos párrafos escogidos de Antonin Artaud antes de dar inicio a la parte musical. “Carne de tiburón” fue el tema elegido para dar inicio al show. Un Rotman más centrado y “pilas” que en el reciente show de La Trastienda exhibió su habitual show de saltos, bailes y sutiles cambios de letras (me gustó eso de “el hombre es esclavo de sus palabras”).

Una de las excusas de este recital era mostrar algunos de los temas más nuevos, aquellos que probablemente formen parte del próximo disco, a salir en algún momento del año que viene. “Pare de sufrir“, “Contra Dios” y “Más de lo mismo” (me encanta ese tema) fueron algunas de las muestras de dicha futura producción discográfica, luego de siete años sin disco de estudio.

100fuegos06 100fuegos14

También hubo sorpresitas, como un par de temas que hacía mucho que no tocaban en vivo, como “La importancia del hombre” y “Desierto“.
Y no faltaron esos temas infaltables en todo show de Cienfuegos, como “Deja que te diga” (con una parte cantada a capella por el público), “Para mí que no estás bien“, “Hacia el cosmos / hacia el infierno” o “Mhl / Dr. Li / Felicidad“.
Cerca del final, mientras los acordes de “Llega el dolor” cortaban el aire, Rotman saltó hacia el público saltando y pogueando con el mismo, para luego volver a ocupar su lugar en el escenario. “La eternidad” tampoco faltó, uno de los mejores temas de Cienfuegos. Una canción de amor desesperada en la que cantan aquello de otra esperanza ha muerto, y no tenerte entre mis brazos me hace sentir enfermo

Es raro ver a Cienfuegos tan seguido. Pero no viene mal, nada mal…

100fuegos04

Mas fotos del recital, aquí
.

¿Dónde está la felicidad?

La frase era repetida como un mantra, constantemente y sin pausa, mientras la banda se dedicaba a finalizar ese oscuro tema llamado “Doctor Li”. Y es que Cienfuegos es una banda que entre medio de sus distorsiones y gritos, deja surgir un mar de cuestiones existencialistas en sus líricas. “¿Querés saber lo que es estar muerto”, “La vida dura sólo un segundo” o “La importancia del hombre” son nombres de temas que sirven de ejemplo para ello.

La banda se presentó el pasado domingo 26 de noviembre en La Trastienda, cerrando el ciclo “Late Buenos Aires”, dedicado a presentar diversas bandas independientes. Luego de las bandas soportes, salió la agrupación conformada por Sergio Rotman (voz), Martín Aloé (bajo y voz), Diego Aloé (guitarra), Hernán Bazano (guitarra y voz) y Fernando Ricciardi (batería). Como queriendo afirmar su posición más orillera de lo que atañe a cuestiones de lo que debe ser una banda, el recital comenzó con un recitado. Rotman salió con un libro de Artaud, del cual seleccionó unos párrafos para leer al público, luego de lo cual la banda ejecutó el instrumental “Krishna roll”. El paso siguiente, fue uno de los mejores temas de Cienfuegos, “La eternidad”, que fue interrumpida por un problema de la guitarra de Bazano, y luego vuelta a ejecutar.

El recital recorrió gran parte de su discografía, y además sirvió para presentar algunos temas que formarán parte de su próxima producción discográfica, con la cual romperán un silencio discográfico de ¡siete años!. “Contra Dios”, “Más de lo mismo” e “Inyección de amor” son los nombres de dichas nuevas canciones.
El resto del show pasó por varios temas muy cantados y saltados por los asistentes, como “Un millón de nada”, con bromas para los ‘no incondicionales del fondo’; “Hacia el cosmos/hacia el infierno”, para que no olvidemos que “ninguno de nosotros tiene algo que sea especial”; “Llega el dolor”; y hasta temas en donde Rotman deja el papel principal frente al micrófono a sus compañeros de banda, como en “La colina” o “Dejá que te diga”.

¿Covers? Algunos clásicos para la banda, como “Moonage daydream” de David Bowie, o “Love will tear us apart” de Joy Divission. Para el cierre del recital se reservaron otra canción de JD: “Transmission” fue el tema elegido para la ocasión.

La banda, la cual más de una vez se autoimpuso el mote de “la banda que no existe” debido a sus esporádicas presentaciones, está tocando seguido, a pesar de sus siete años sin registrar nueva placa de estudios, ya que Veinticincodosmilcuatro, lanzada el año pasado, es el registro de un show en vivo en Niceto (adivinen en qué fecha). Los nuevos temas están siendo lanzados con cuentagotas, aunque ya anunciaron que en un próximo show en Niceto, en el mes de diciembre, presentarán varios de dichas canciones. Así que por un lado, tuvimos temas nuevos, y por el otro, el hecho de que este show en La Trastienda no fue el último show de la banda (a esta altura, ya casi un chiste interno entre la banda y sus seguidores).

¿Y después?
Después… solo cenizas.