Miedo

Es sabido que desde hace varios años, los Simpsons ya no son lo eran (al igual que la vieja mula del viejo que bailaba en calzones).
Sin embargo, de vez en cuando sorprenden con alguna gran ocurrencia, aunque en la mayoría de dichas ocasiones, eso suele ocurrir a la hora de crear una apertura. Así se han visto intros sobre la evolución, sobre qué hay en la cabeza de Homero, o con referencias a hitos de la cultura popular, como la que se refería a Game of Thrones.

Ahora, lo hacen de nuevo. Abriendo el más reciente episodio especial de Halloween (también conocidos como Treehouse of horror), tenemos una interesante apertura que está a cargo, nada más ni nada menos, que del laureado director Guillermo del Toro, uno de los mejores del momento en lo que a cine fantástico se refiere.
La misma, está plagada de referencias. A cine de terror, a películas del mismo del Toro y a otros capítulos especiales de los Simpsons.

Problemirijlla geográfico

Gran revuelo causó la confesión de Matt Groening de que el Springfield de Los Simpsons está basado en el Springfield del estado de Oregon. Mi Esposa, quien vivió tres años en dicho estado (el mismo donde vivía Matt) saltaba de la alegría.
Obviamente, los medios se hicieron eco de la noticia (lo de la ubicación de Springfield, no de la alegría de Mi Esposa).
Sin embargo, algo parece haber afectado las funciones geográficas de algunos periodistas, ya que por ejemplo, en La Nación salió esto:

¿El centro de Estados Unidos? Muchachos, cómprense un mapa y vean ésto:

Después nos quejamos cuando los yanquis mezclan Río de Janeiro con Buenos Aires y cosas semejantes…

ThinkGeek

Es buenísima la página ThinkGeek para despertar tanto al ser consumidor como al ser geek, de entre todas las personalidades que uno suele llevar dentro.
En la página pueden encontrarse remeras, juegos de carta, juegos de mesa, gadgets, periféricos para PC, etc., pero todo con ese toque geek y con referencias a la cultura popular que tanto nos gusta.
Si el dinero y el espacio a ocupar no fueran problema, muchas de las cosas estarían en mi hogar.

A destacar:

  • El hub USB del fin del mundo.
  • Otro HUB USB, con el casco de Darth Vader, porque a veces, algunos programas de PC parecieran venir del lado oscuro de La Fuerza.
  • El juego de Clue inspirado en la saga de Harry Potter, para regocijo de nosotros, pobres muggles.
  • La ropa de salto de cama de Star Wars, para ser un jedi hasta para ir a buscar el diario el domingo a la mañana.
  • En homenaje al disfrutable film “The princess bride“, una etiqueta de nombre con una de las más famosas frases de la película.
  • Siguiendo con Star Wars, tenemos un lindo puntero láser que nos recuerda a los sables de la saga.
  • Birome 5 en 1.
  • Ahora que los smartphones están de moda, un juego de imanes de heladera con íconos de aplicaciones.
  • ¿Quieren convertir sus viejos cassettes en MP3?
  • ¡El libro de los secretos!
  • Un poco de diversión con la Guía del Geek para la Dominación Mundial.
  • “Forbidden Knowledge” trae consejos útiles sobre cosas tales sobre cómo comenzar una revuelta, convertirse en una estrella del porno o crear tus propios círculos de maíz.
  • Y lo que para Homero Simpson es el invento más maravilloso del mundo: ¡El pajarito que toma agua!

¡Y más! ¡Y más!
Podrían estar horas recorriendo la página…

TV caliente

Luego de lo relatado en este post, hay más cosas raras que agregar.
Ahora, por momentos, mi televisor agarró la costumbre de encenderse y apagarse solo, a velocidades increíbles. Lo cual, además, se hace especialmente molesto si uno está viendo algo de su interés (como una peli en DVD o, como no tengo cable, la maratón de los Simpsons del fin de semana).
Eso no es todo. Según la posición en la que yo esté, se calma. Si estoy sitiado frente al aparato a unos dos metros de distancia o acostado en la cama, deja de hacerlo y se puede ver. Y en la cama, a veces comienza a hacerlo nuevamente según la posición que adopte en la misma. Si muevo las patas para allá, comienza la intermitencia, las estiro, deja de hacerlo. Se veía bien en un momento, probé a ver qué pasaba si levantaba el torso, y volvía a prenderse y apagarse.
Raro, realmente raro.