Hacia el cosmos

¿En serio?
¿En serio confunden a Neil Armstrong, astronauta, primer hombre en pisar la Luna, con Neil Young, músico?

Anuncios

Esta noche

Leía en Twitter algo que le ocurrió a Juan Pablo, el Sr. Marido de B.A. Foodies, en donde le llegaba un SMS desconocido diciéndole “me gusta cuando me comes el culo”. Bizarro, sí.

Es difícil comprender cómo es que uno puede mandar un SMS equivocado a alguien desconocido. Uno no suele escribir el número al cual manda el mensajito, sino que lo selecciona de una lista de contactos. Pero no es la primera vez que ocurre.

Hace unos años, estábamos con un grupo de amigos reunidos en el departamento de uno de ellos. Habíamos pasado una agradable tarde en Parque Sarmiento, y estábamos charloteando viendo qué hacer en ese atardecer.
En eso, a uno del grupo el celular le hace un ruidito indicándole que acababa de recibir un nuevo mensaje de texto. Lo lee y se sorprende.
¿Qué había ocurrido? Pues que había recibido un mensaje de un desconocido, que decía lo siguiente:

“Esta noche te voy a hacer comer la pija toda”

Mensaje intrigante y desconcertante. Y con mala gramática.

En esos casos, uno puede optar por dos cosas: El angelito parado en uno de los hombros recomendaría indicarle a la persona que lamentablemente se ha equivocado de número. Por otra parte, el diablito que está sobre el otro hombro nos tienta para realizar una maldad.

Obviamente, ganó el diablito…
Así que lo que hicimos fue que TODO el grupo (hombres y mujeres), unas diez personas, le respondiese, tipeando el mismo mensajito: “A nosotros tambien nos gustaría que nos comas la pija toda”… Creo que después de recibir toneladas de dicho mensaje, se dio cuenta de su error.

Drogas, ¿para qué?

Una vieja compañera de facultad compartió esta joyita en su muro de Facebook, tomado del blog “La dimensión argentina“:

Esta imagen es uno de esos casos que ilustran perfectamente la falta de criterio a la hora de hacer un letrero. ¿Qué pretende la gente que anuncia? ¿Que dejemos de drogarnos y que nos podamos recuperar? ¿O que dejemos de recuperarnos para así comenzar a drogarnos?