Pepsi Music 2012 – Parte 1

Y finalmente llegó, el día que esperaba desde hace 17 años. Luego de una extensa carrera, varias giras y cinco discos, Garbage se presentó en Argentina. El marco elegido fue la primera fecha del Pepsi Music 2012, el 18 de octubre de 2012.
Además, hubo para todos los seguidores mucha expectativa en las horas anteriores, al difundirse el hecho de que Kasabian no tocaría en Chile por enfermedad de uno de sus músicos. 24 horas antes del show se supo que también cancelaban Argentina, estando todos en vilo por si Garbage prolongaba su show.

El relato irá en dos partes: en segundo lugar irá Garbage, y anteriormente… todo lo demás.

La previa al concierto incluyó una corrida para estar cerca, unas tres horas de cola afuera del lugar, y una GRAN corrida ingresando al predio (¡estuve entre los primeros!) para finalmente estar contra el vallado, bien cerquita del escenario.

La velada comenzó con una banda desconocida para mí, Rayos Láser, que sin conmoverme, no me desagradó tampoco. Digamos que quedó bien como música de acompañamiento de espera…

Enseguida, salió en el escenario secundario Los Daniels, una banda mexicana, con un rock más duro con toques de funk. El problema con dicho escenario es que con un par de bandas, al estar yo pegado al escenario 1, se me mezclaba el sonido de los ajustes de sonido de éste con lo que sonaba en el 2.

Al toque, salió Utopians en el escenario principal. La banda, liderada por la carismática Barby, arrancó con “No vuelvan“, corte de difusión de su último disco, en el cual basaron fuertemente su setlist. Hubo algún viaje al pasado de todas formas, como con el clásico “Allá voy“.

Barbi, de Utopians.

El show culminó con una versión muy interesante de “Estallando desde el océano“, de Sumo, con Barby y el violero saltando en la parte frontal del escenario. Al cierre, Barby confirmó lo que muchos deseábamos: que Garbage no sólo cerraba el show sino que, debido a la ausencia de Kasabian, ofrecerían un show de casi dos horas.

El cierre del show de Utopians.

La siguiente en actuar en el escenario 2 fue Déborah de Corral. La ex modelo y primera conductora de “El Rayo” ofreció un corto set list basado en sus nuevas canciones, ofreciendo un agradable concierto.

De vuelta en el Escenario 1, salió Richard Coleman. Ex líder de bandas como Fricción y Los 7 Delfines, el concierto recorrió parte del material de su nueva etapa solista, rodeado de una banda de sesionistas muy ajustada. De camisa leñadora y sombrero vaquero, brindó un excelente show. Para el cierre, cuando el sol ya caía, subió Walas (cantante de Massacre) y juntos hicieron “Héroes“, el tema de Bowie que ya desde hace 25 años quedó como uno de los mejores covers en español que se han hecho de un tema anglosajón.

Richard Coleman, vaquero dark.

Lo bueno de estos festivales, es que siempre hay oportunidades para conocer bandas que resultan ser toda una revelación. En esta ocasión, así sucedió con The Macabees. La banda inglesa se presentó en el escenario 2 y, con un sonido que recuerda por momentos a Coldplay y otros a Arcade Fire, dieron un concierto más que interesante y dejé nota de prestarles un poco de atención.

Vuelta al escenario 1, donde salió Best Coast. La banda californiana, cultora de un rock de garage con lo fi y la voz suave de Bethany Cosentino, ofreció un show que recorrió sus dos discos de estudio, con temas como “Let’s go home”, “Crazy” y “Boyfriend”.

Bethany Cosentino.

Finalmente, en el segundo escenario salió Gossip. Liderados por la gran (en varios aspectos) Beth Ditto, se ganaron la simpatía de todos con una lista de buenas canciones y la enorme simpatía de su cantante, quien descalza se caminaba todo el escenario. Entre tema y tema, exageraba la demagogia, bromeaba, sonreía, colgaba una bandera con los colores LGTB y hacía chistes, como decir que iban a tocar solamente covers de Kasabian. Al cierre del show, Ditto se acercó al vallado, caminando por la pasarela y comenzó a repartir besos y abrazos a varios de los fans.

Y así, sólo faltaba el plato fuerte de la noche…

Anuncios

Lo que viene

Y mientras preparamos el artículo de los mejores discos de 2010, vamos viendo que este año se vienen interesantes lanzamientos, varios de ellos saliendo o recién saliditos del horno.
Algunos de los más esperados son:

Radiohead: Recién, recién editado, el sucesor de In Rainbows ya ocasiona discusiones en contra y a favor; que es soprendente, que es más de lo mismo, que remite a lo mejor de la banda, etc. Lo mejor que puede decirse a partir de dichos comentarios es que la banda de Tom Yorke sigue haciendo lo que mejor le sale: Tocar, experimentar, y hacer canciones que no buscan conformar a todos.

Massacre: ¿Hace cuánto que un disco nacional no tenía tantos cortes de difusión como tuvo El Mamut? “La octava maravilla”, “La reina de Marte”, “La epidemia”, “Divorcio”… Siempre con el carismático Wallas, lograron sacarse, luego de 20 años, el mote de “banda de culto”, y no será fácil la tarea de lanzar su sucesor.

R.E.M.: Michael Stipe y sus compañeros de banda sacan nuevo disco y eso siempre es una muy buena noticia. Por supuesto, esperamos gira presentación para repetir aquel excelente show de 2008 en el Personal Fest.

– PJ Harvey: Recién editado, el nuevo disco de Polly Jean Harvey promete un sonido más cercano a su pasado noventoso. Ya antes se escuchaba algo por la web, y siempre es más que positivo escuchar a esta inglesa sacudir su guitarra.

Garbage: Ya ha pasado un largo tiempo desde el último disco. Hubo un parate, durante el cual Shirley Manson aprovechó para actuar en la segunda temporada de The Sarah Connor Chronicles y preparar un disco solista que no fue editado, según se dice, porque las discográficas no le encontraban atractivo comercial. Ahora, están en plena grabación del sucesor de Bleed Like Me, el cual es desear que sea editado pronto.

Ascención

“Somos Massacre… Un beso”
Con estas palabras recibió Wallas al público massacrero en el show que la banda dio el pasado domingo 6 de septiembre en el estadio Luna Park. Un estadio que hasta no hace tanto tiempo a la banda se le antojaba gigante, inalcanzable. Pero gracias a un gran disco como “El mamut” (digno sucesor del recomendable “12 nuevas patologías”) y a que una banda de gran recepción en el público joven como Catupecu Machu haga un cover de “Plan B: Anhelo de satisfacción”, Massacre ha comenzado a jugar en primera. Está bien, las plateas laterales no estaban habilitadas, y a media hora de la hora pautada para el show estaban abiertas las boleterías, pero eso no hace al caso.

La puesta es escena fue sobria e impecable a la vez. Un efectivo juego de luces, a cargo del (¿ex?) iluminador de Los Piojos, sumado a una escenografía consistente en dos caballos de carrousel a los flancos del escenario y sobre las tarimas y pies de micrófonos, esos payasos siniestros tan característicos de la iconografía de la banda. Para completar, tres grandes pantallas. Una, al medio, mostraba diversas imágenes durante el show: viejos films y propagandas, imágenes ad hoc, etc. Las de los costados alternaban algunas de éstas, con lo que sucedía en el escenario durante el show.

La lista de temas es otro de los grandes puntos a destacar. Abrieron con el clásico tema de cierre, “Diferentes maneras”, al que le engancharon enseguida “Sembrar sembrar” e “Invasoras amazonas”, demostrando que a pesar de que era un show centrado en el último disco, la idea era hacer un recorrido por toda la discografía.
Así pasaron “3 paredes”, “Divorcio”, “Compulsión”, “Seguro es por mi culpa”, “Road of… (Camino de reflexión)” y esa pieza en tres partes que es “Ana”.

Punto en contra para el eterno enemigo de los shows en el Luna Park: el sonido. El estadio tiene esa particularidad horrible que en algún lugar se escucha mal y al moverse apenas unos metros mejora la cosa. Encima, por algún motivo que no es adjudicable al estadio, en “Vienen zombies” Wallas quedó con la voz reducida al mínimo.

Volviendo al show, fue un recital larguísimo, más de treinta temas a lo largo de poco más de dos horas y media, con un pequeño intervalo. ¿Los bises? Divididos en dos tandas: primero “Mi mami no lo hará” y desde “Sol Lucet Omnibus”, “Violence”. Luego sí, el hit del último disco, “La reina de Marte” para cerrar con “Plan B: Anhelo de satisfacción”.

Buen show a pesar del sonido, para una banda que tiene bien merecido el lugar al que ha llegado. Siempre fue una banda de la cual tanto la prensa como los colegas hablaron maravillas, y sin embargo, estas recomendaciones no se traducían en afluencia de público. Les ha llegado la hora del reconocimiento, y bien que se lo han ganado.

Update: Lista de temas

1) Diferentes maneras
2) Sembrar sembrar
3) Invasoras amazonas
4) 3 paredes
5) Nuevo día
6) From your lips
7) Divorcio
8) Cae el muro
9) Compulsión
10) El espejo 2
11) Te leo al revés
12) Ella me sigue
13) Try to hide
14) Juicio a un bailarín
15) Road of… (camino de reflexión)
16) Vienen zombies
17) Ana
Intervalo
18) El taxidermista
19) Clavos y globos
20) La octava maravilla
21) Llena de fe
22) Sofía, la super vedette
23) Adiós caballo español
24) Seguro es por mi culpa
25) Estamos en problemas
26) La orquídea blanca
27) La epidemia
28) Resurrección
Bises 1:
29) Mi mami no lo hará
30) Violence
Bises 2:
31) La reina de Marte
32) Plan B: Anhelo de satisfacción

Top 5: Nombres de canciones

De regreso en este blog, la sección Top 5, mi tributo a Rob Gordon, aunque intentando a veces ampliar el espectro y no limitarse únicamente a lo musical. Se intentará, asimismo, hacer de ésto una sección mas o menos continuas. De todas maneras, en este regreso, largamos con música.

La consigna de este top 5 es la siguiente: Muchas veces, al escuchar una canción, pensamos que si fuéramos músicos dicho tema es uno que nos hubiese gustado componer. Ya sea porque la letra está buena, por una cuestión de identificación, o porque la misma fácilmente hace que uno haga referencia a algún suceso vivido por uno, o que lo ha visto vivir a otra persona.
Pero en este caso, la apuesta es diferente. No se trata de la letra, se trata del nombre de la canción. Temas que uno piensa “Cómo me hubiese gustado hacer un tema que se llame así”.
Tratando de no repetir artistas (aunque estuve a punto de repetir un par de Pez y de Gabo), va un listado de temas con nombres que valen la pena.
La lista es absolutamente subjetiva, aclaro.

5) “Verte reir” – Tema original de No Te Va Gustar. Ideal para un tema de esos lindos, esperanzados y con algo de luz.
4) “Cuando el amor no entra” – Tema de Gabo Ferro. Nombre ideal para una canción que hable de aquellos momentos en los que el amor, sencillamente, no puede o no quiere entrar.
3) “I need some fine wine and you, you need to be nicer” – La canción original es de The Cardigans. Para aquellos despistados del inglés, la traducción podría ser “Necesito un poco de vino fino y vos, vos deberías ser mas amable”. ¿Despecho, bronca, desprecio, tristeza, rencor, compasión? Tal vez un poco de todo se puede mezclar en una canción con un nombre así.
2) “Bienvenido al mundo de los conflictuaditos” – El tema lo hizo Massacre. La canción original es instrumental. El nombre pega fuerte, especialmente con ese “conflictuaditos” en disminutivo, que podría esconder un cierto dejo de burla.
1) “La estética del resentimiento”, de Pez. Nombre que dice mucho. Se podrían pensar miles de ejemplos para un tema con ese nombre.

Parecidas maneras

El pasado sábado 17 fue una noche para el recuerdo. Tres de las bandas mas importantes de la escena alternativa (alternativa no entendida en este caso como un género musical, sino como algo diferente a lo mas masivo) se presentaron juntas en el escenario que el gobierno porteño armó a metros del Planetario.
Según se anunció, la velada marcó un record de convocatoria en dicho lugar. Y sí, había muchísima gente. A pesar de ello, pude encontrarme con don Gusma, quien ya estaba allí cuando yo llegué.

En dicho momento estaba sonando Astroboy, banda uruguaya que por lo visto, se habían clavado una sobredosis de discos de Oasis y Blur. Una cosa es que una banda te influencie, otra es ser prácticamente la versión rioplatense de la misma.

“El tiempo estaba raro, igual me convenciste”

Apenas un par de minutos pasadas las 21, Cienfuegos salió al escenario. Mientras un Rotman con el pelo cortado (dejando así de parecer una versión criolla de Rob Zombie) se preguntaba “¿Dónde está la felicidad?”, la banda arrancó con el instrumental Krishna roll al cual le siguió inmediatamente ¿Querés saber lo que es estar muerto? desatando el agite entre el público. Sin adelantos para esta ocasión, el show se centró en temas de sus tres discos de estudio. El único cover de la noche fue Love will tear us apart de Joy Division, tema en el que los cantos del público en la parte del riff de guitarra parecían querer superar el volumen de la música.
También Bazzano cantó Dejá que te diga y no estuvo ausente el infaltable La eternidad, uno de los mejores y más contundentes temas de Cienfuegos. Doctor Li anuncio el fin de un set corto pero contundente.

“Nada hay más cierto que sentir”

Eran casi las 22:10 cuando Pez salió al ruedo con sus música setentista, anclada en la esquina de Led Zeppelin y Pescado Rabioso. El comienzo fue con Fuerza y a partir de allí comenzó un show de casi una hora pletórico de melodías y zapadas. La banda pasó por varios climas, desde temas mas melódicos hasta temas desesperados como El desengaño. Por otra parte, canciones con nombres como Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar hacen que Pez gane cómodamente el mote de “banda con mayor promedio de cantidad de palabras en los nombres de las canciones”.

“y el Massacre sigue escrito en el paredón”

Breve descanso, cambio de instrumentos y un escenario armado ad hoc, con lamparitas sobre los parlantes de los instrumentos, y varios muñecos. Las pantallas ya dejaban de mostrar únicamente imágenes de lo que acontecía en el lugar, mostrando un dibujo de un payaso sobre dos tibias cruyzadas. Seguidamente aparecía en las mismas el logo de la banda que estaba por tocar: Massacre.
Hacía como ocho años que no veía al conjunto de Wallas y fue una grata sorpresa reencontrármelos. El show, luego del saludo “Hola mi amor, nosotros somos los Massacre”, arrancó con dos clásicos: Tu mami no lo hará fue el primero, al cual le siguió Tres paredes. El grupo hizo un breve repaso por sus 20 años de carrera, desde temas viejos como Nuevo día hasta los conflictos psicológicos de “12 nuevas patologías”, su más reciente producción discográfica. Así pasaron temas como El alma en la barca, Sofía la súper vedette, From your lips y un par de homenajes, como Crua Chan de Sumo y A Jerry García, en homenaje al fallecido líder de Greatful Dead. Además hubo espacio para una improvisación de Wallas, refiriendo datos de la vida de Galileo Galilei.
Luego de los bises de rigor, parecía que el show finalizaba con Te leo al revés. Sin embargo, se apreciaba un movimiento de micrófonos en el escenario. Así subió el cantante de Catupecu Machu para hacer a dúo Plan B: Anhelo de satisfacción. El cierre fue con un clásico de los tiempos en que se hacían llamar Massacre Palestina. Se trató de aquel tema homenaje a la cultura skater, Diferentes maneras, donde hasta uno se fue hasta el centro de la mosh pit alzando un enorme skate en mano.

Una gran noche, tres grandes bandas.
Solo hubiera faltado un tema con los tres cantantes unidos y hubiera sido la gloria.

Gran fecha gran

17 de febrero.Cienfuegos, Pez y Massacre.

¡Juntos!
Este sábado en el Planetario.

Oh, si… Yo hace tiempo que vengo diciendo “Qué interesante sería que algún día toquen juntos Cienfuegos y Massacre!”. Dos bandas de culto, con muchos años de trayectoria, que a pesar de sus raíces punk no temen abrirse a otras músicas, con letras muy buenas que demuestran un cierto interés literario por parte de sus compositores… Junto a ellas, la banda de Ariel Minimal.Es este sábado a las 21. Cienfuegos abre la velada.

Va a estar grosso…