Copiame, pegame y llamame Marta

En los medios pareciera que aquella regla de oro de citar las fuentes está lejos de estar a la orden del día.
Todo pareciera ser un copy & paste. Agarramos, pegamos, traducimos, subimos a la web.

Pero a veces, la tortuga logra escaparse con gracia. Aquí hay un ejemplo, ocurrido hace unos días en el portal de La Nación llamado Personajes.tv, el cual hace parecer la vieja sección de Espectáculos en algo parecido a la academia de letras.

La nota, hace referencia a la actriz Amanda Baynes, o la “actriz caída en desgracia de moda”. Los tipos agarraron la nota de algún portal de espectáculos de Estados Unidos, pegaron, tradujeron, y listo.

Pero, a veces sucede que el que lo hace es estúpido. Y olvida borrar la parte en el idioma original. Y queda en la página web. Y queda como el tujes…

 

Anuncios

Hay un lugar

Mas allá de que no soy K, ni PRO ni la mar en coche, y mas allá de coincidencias y diferencias políticas, hay algo que admitir…

Este titular es una reverenda pelotudez:

ScreenShot031

El titular quiere hacer mención a que Cristina Fernandez de Kirchner no quiso ubicarse al lado de Barack Obama, prefiriendo estar cerca de Putin. Con lo cual, algún lector incauto (sea súper K o súper opositor) puede pensar que la ubicación en la cual la Presidenta eligió estar, obedecería a una estrategia política o para determinar una posición ideológica.

Sin embargo, al observar bien, puede verse que bajo los pies de los presidentes, hay ubicadas una serie de banderitas, las cuales le dicen a los mandatarios dónde deben ubicarse.

El que hizo el titular o es un reverendo pelotudo o es un vivo bárbaro.  O las dos cosas.

Siglas

Evidentemente, alguien en La Nación confundió el hecho de que las siglas suelen estar formadas -al menos, en la mayoría de los casos- por la primera letra de las palabras que conforman la misma, con la primera letra de las siglas.
Si los USB fueran conocidos por la primera letra de sus siglas, se llamarían “U”.

Greenpeace debería hacer algo para que no se extingan los correctores.

Palabras

A veces algún editor o redactor queriendo hacer algún más o menos ingenioso juego de palabras. En otras ocasiones, es casualidad pero quedan las palabras justas. Pero, en ocasiones, algunos titulares provocan juegos de palabras que son bastante curiosos.
El resultado es aun más peculiar cuando se combinan palabras en titulares relacionados con la crisis.

Aquí tenemos, por ejemplo, un titular aparecido en La Nación hace ya algunos años.

¿La agarran? Baja la venta de autos usados, o sea, “se frena” la misma. O, como dice en la bajada, sufre una “desaceleración”.
Sí, se merece un tatata-plash (drum fill!), un cuac! o cualquier onomatopeya que denoste chiste malo…

Fuente: psicofx

Durante un tiempo, las aguas se mantuvieron relativamente calmas hasta que no hace demasiado tiempo, esto aconteció:

Aquí, el gran problema es que los permisos de obra para construcción “caen”. Y eso que no pusieron “se derrumban”.
También uno puede pensar en otros titulares que sigan con la misma onda:
  • Crisis: Las funerarias, de luto.
  • Preocupación en el gremio panadero. “Estamos al horno”, dijo un representante.
  • Las empresas de iluminación buscan la luz al final del túnel.
  • La crisis golpea en la educación. Sus representantes, buscan darle una lección a los responsables.
  • Crisis en la industria farmacéutica: la recesión ya no tiene remedio.
(y siguen las firmas).

Con la soga al cuello

Hace un par de días salió en varios medios una noticia que comentaba que el actor Jhon Malcovich salvó a una persona que estaba desangrándose.
Ahora, no sé si fue un error en la fuente original o si fue un error de quien hizo alguna traducción, pero dicho error fue replicado en casi todos los medios. Por lo visto, según las notas, nuestro amigo Malcovich no quiso salvarlo, sino que quiso AHORCARLO…

Boleto de empeño

Hurgando en la memoria (bah… el disco rígido de la PC) encontré esta joyita del diario La Nación publicada alrededor de un año atrás…

En esos tiempos estaba en auge el debate sobre la tarjeta SUBE, aquella que permite viajar con un crédito precargado en subtes, trenes y bondis de la Capital y el conurbano. Obviamente, en esta ocasión como en muchas otras, se sumaron al debate los ultraopositores y los ultraoficialistas, en aquel interminable debate de que TODO lo que hace el gobienro es pésimo o excelente, según quién sea el que ejerce el comentario. Los medios de comunicación también se suman a esta dicotomía, siendo los más claros ejemplos de ambas puntas Clarín y Página/12, respectivamente.

Es curioso cómo cambian las opiniones cuando la persona que realiza una medida determinada es alguien del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires. En esos momentos, los “ofis” y los “opos” pasan a ser los que estaban anteriormente del otro bando. Fue un gran debate en esos momentos también el tema del traspaso del subte de la jurisdicción nacional a la órbita de la CABA. Y con eso, el tema del aumento del subte. Necesario, pero un poco abrupto aumentarlo de un día para el otro a más del doble.
Los medios también se suman al debate. La Nación suele ser muy macrista, aunque a veces alguno que otro palo tira (aunque no en la misma medida que lo hace con el gobierno nacional).

Pasemos a lo siguiente…
Todos los hemos visto: vendedores o puestos de venta en donde se comercializan estuches o fundas para guardar la consabida tarjetita y tenerla más a mano. Asimismo, lo mismo ocurre con la tarjetita de uso exclusivo del subte, la SubtePass. Para algunos es más cómodo. Otros, preferimos usar un huequito de la billetera/portadocumentos, contribuyendo así a superpoblarla de tarjetitas.

Y con todo esto derivamos en una curiosa noticia que, como decíamos al principio, apareció en La Nación On Line:

Según se cuenta, LN recibió una denuncai donde se habla de “venta de boletos de subte usados”.

Muchachos, ¡lo que se vende es el porta tarjetas! Con el boleto a manera de muestra…

No viene mal un poco de investigación previa antes de publicar cualquier supuesta denuncia…