Live is life

Si bien mientras uno se va poniendo viejo más grande disminuye la cantidad de recitales a los que suele ir, dejando un poco de lado esa faceta de “recitalero compulsivo” que alguna vez supo acuñar, me dí alguno que otro gustillo el año pasado.

Ya en febrero fuimos con Mi Esposa a ver a Within Temptation, la banda de metal gótico que se presentó en un colmadísimo El Teatro de Flores. Temas nuevos y viejos, en un show que valió la pena, con una más que interesante puesta en escena con pantallas que pasaban imágenes en todos los temas del show.
De muestra, el tema “Faster”, uno de los más rockeritos del show…

En marzo, tocó Roger Waters en Argentina. Gran show que acá se ha cubierto minuciosamente. Aviones que caen, paredes que se derrumban, sonido viniendo desde todas partes, etc…

El FestiPez también fue cubierto aquí, donde vimos al ahora reformulado power trío liderado por Ariel Minimal en uno de sus últimos shows con Pepo Limares en los teclados, junto a Fútbol y otras bandas.

Otro momento recitalero para el recuerdo fue el festival que contó con la presencia de Foo Fighters en River. En ese festival habían pasado varias bandas como Utopians, No Lo Soporto, Joan Jett y TV On The Radio. Estaba tocando Artic Monkeys cuando se largó un tormentón que hizo que muchos que estábamos en la popular buscáramos refugio en los pasillos del Monumental. Más tarde, cuando la banda de Dave Grohl estaba por salir, empezó a bajar la tormenta (la misma que hizo enormes daños en el conurbano). A los 10 minutos, paró la lluvia. “Dave Grohl es más groso que Storm, de los X-Men”, tweteé en aquella ocasión.
Y el show fue glorioso, con una lista de temas larguísima en la que no faltó casi nada, Grohl tocando la bata, el cover de In the flesh? de Pink Floyd, mosh pits a full en el campo y mucho más.

Y finalmente, en octubre tuvimos a Garbage, otra banda que estaba esperando desde hacía 17 añitos, tocando en un festival. Un show que originalmente iba a ser de una hora, terminó durando 45 minutos más de lo esperado con temas nuevos y los clásicos de siempre, más ese cierre mágico con “You look so fine”. Antes, Utopians, Macabees, Richard Coleman, Gossip y Best Coast.

Los elegidos 2012

Qué mejor manera de arrancar el año bloguístico pensando un poco qué fue lo mejor del año que pasó…

Música Nacional

Grupo: Pez
La banda de Ariel Minimal ha perdido uno de sus integrantes este año, su tecladista, quien dejó la agrupación alrededor del mes de mayo. Sin embargo, la banda siguió tocando incansablemente y ya piensan en nuevos registros discográficos, ahora como trío (¿P3Z?).




Disco: “Hacia el mar de carbón” (El Siempreterno)
Sergio Rotman y su mujer Mimi Maura, junto al Ruso Álvarez, Ariel Minimal y Fernando Ricciardi, nos dejan este segundo opus de otra “banda que no existe”. Disco oscuro que tuvo la particularidad de ser presentado oficialmente al mismo momento en que estaba poniéndose a la venta.

Tema: “Trastornados” (Utopians)
Enérgico y muy pegadizo tema de Utopians, que le da nombre al disco además.


Revelación: Acorazado Potemkin
Un power trío con ex integrantes de Pequeña Orquesta Reincidentes, Los Visitantes y Valle de Muñecas, quienes se van abriendo el paso por el under mientras promocionan su disco debut, el cual se puede descargar gratuitamente de la página oficial de la banda.

La pérdida: Luis Alberto Spinetta
Aún es algo difícil escribir algo sobre la muerte del “Flaco“. Aunque mucho en realidad se ha escrito sobre el tema, solo diré que un legado y una influencia gigante nos ha dejado, algo difícil de superar.

Recital: Pez en Groove (Festipez, abril)
Uno de los últimos conciertos con Pepo Limares, donde la banda dio rienda suelta a una catarata de canciones power, con mucha energía en el escenario, y que además contó con un show de Fútbol, particular power trío de guitarra-batería-violín.



Música Internacional

Grupo: Garbage
Luego de varios años de silencio, regresó al ruedo (con disco y gira) la banda de Butch Vig y Shirley Manson, dándonos una gran alegria a todos sus seguidores.

Disco: “Not your kind of people” (Garbage)
El quinto disco de la banda (lanzado siete años después de “Bleed like me“) encontró a la banda como en sus mejores momentos. Obviamente, gran nivel de sonido, y buenas canciones, que es lo fundamental.

Tema: “Skyfall” (Adele)
La joven muchacha que viene ganando varios premios se animó este año a cantar el tema principal de la nueva película de James Bond, con grandes resultados.



Revelación: Lana del Rey
En un año en el que no hubo grandes sorpresas, Lana se destacó con poco pero importante: un puñado de buenas canciones.

La pérdida: Adam Yauch
Se nos fue este año quien fuera uno de los integrantes del conjunto Beastie Boys, una de las primeras bandas en demostrar que el rap también puede ser cosa de blancos.



Recital: Roger Waters – The Wall (River Plate)
Este año Roger Waters decidió recrear su gran obra The Wall, con muchos de aquellos elementos originales (como la segunda mitad con la banda detrás del muro) agregándole toda la parafernalia moderna (pantallas, sonido cuadrafónico, un avión estrellándose en el escenario), dando por resultado un show espectacular.

Cine


Película argentina: “Penumbra”
La última película de PauraFlics antes de desmembrarse, nos muestra una historia de cultos, eclipses y encierros. Disfrutable film de terror argentino.



Película internacional: “The Dark Knight rises”
Christopher Nolan le dio el cierre perfecto a su trilogía en la que presentó a un Batman sumergido en un mundo realista. Aquí, enfrentándose al temible Bane y contando con la colaboración de Selina Kyle.

 
 

¡Viva Festipez!

Ya desde hace tiempo que Pez viene organizando estos festivales, donde ofician ellos como cierre de los mismos, y en donde también presentan dos o tres bandas con las que comparten ciertos criterios de amistad y/o musicales.
En esta ocasión, el lugar elegido fue Groove, un lugar relativamente nuevo y bien ubicado (Santa Fé, a dos cuadras de Plaza Italia), donde antes funcionaba un boliche de cumbia (al menos el dueño no salió a decir “le ganamos un espacio a la bailanta”, como Chabán al inaugurar el tristemente célebre Cromañón).

La jornada empezaba bastante temprano, por lo que no llegué a ver ni a Perrodiablo ni a La Patrulla Espacial.
Al ingresar, hacía pocos minutos que Fútbol había comenzado su set. Esta banda es un power trío de formato atípico. En vez del clásico guitarra-batería-bajo, tenemos en su lugar el tándem guitarra-batería-violín. Esto no implica necesariamente sutileza, ya que la banda suena bastante contundente, con el violín marcando la base, y en otras pasando al frente. Tocaron unos 45 minutos, con temas como Eh, gaucho Beto “mataporgusto”.

A las 21:35, apenas quince minutos después de la hora pautada, Pez salió al ruedo. Abrieron con Último acto y durante la hora con cuartenta del show, mantuvieron un show enérgico que pasó por todos los climas. Desde lo más punk con El fútbol por lo menos les enciende el alma, hasta lo más progresivo, con temas como Y cuando ya no quede ni un hombre en este lugar.
También hubo espacio para temas como Cabeza de departamento, Soñar soñar y una larga zapada jazzera, además de canciones de Volviendo a las cavernas, su último disco, como “El motivo”. Fue un show prácticamente al palo, con poco “stand up” minimalesco y muchas canciones al hilo. Ya sobre la hora de finalización, Haciendo real el sueño imposible elevó el pogómetro a sus más altos niveles. Este tema también incluyó una larga zapada sin Minimal, donde Pepo, Franco y Fósforo se explayaron a sus anchas. Ya cerrando, engancharon Los orfebres, luego Introducción declaración adivinanza (“Malambo” para los gomías) y la fuerza de Fuerza, valga la redundancia. Dos temitas más, y el público, agradecido.

Muy buen show. Muchos temas, mucha energía. Es bueno ver a Pez y hacía bastante que no lo hacía.

Pez en el Auditorium de San Isidro

Gran recital el de Pez el sábado pasado 16 de mayo en San Isidro, como parte del ciclo “San Isidro en vivo”.

La velada comenzó con el show de Fútbol, una interesante banda conformada por: un guitarrista; un violinista-bajista-coros; y un baterista-cantante. Sonaron lindo, y particularmente me gustaron más los temas en los que el encargado de las cuatro cuerdas se encargaba del violín eléctrico que cuando agarraba el bajo. En estos últimos por momentos daban la sensación de decir “Oh, sí… nos escuchamos todos los discos de Manal”. Los temas violiníceos (Emepol dixit)sonaban más personales.

Luego, salió el cuarteto conformado por Ariel Minimal en voz; Pepo Limares en teclado y piano eléctrico; Fósforo en bajo y Franco Salvador en batería.

Para sintetizar el show, un top 5 de apostillas del recital, sin orden particular:

  • La lista de temas. Tocaron mucho y variado. Algunos temas que recuerdo: “Porvenir“, “Roma“, el enganchadito de “Spuistraat 249” y “Último acto” (de paso, los enganchados fueron una constante del recital), “Desde el viento en la montaña hasta la espuma del mar“, “Fuerza“, “El desengaño“, “El cantor“, “Despierto a un tiempo de luz“, “La gota“, “Maldición“, y siguen las firmas.
  • Hablando de lista de temas… ¡Tocaron Malambo! Así es, fue el segundo tema nomás. Sin esperarlo, lo largaron, así nomás, la canción que en realidad se llama “Introducción declaración adivinanza
  • ¡Habló Pepo! Si señores, el tecladista tiene voz. Una voz cuasi de locutor que saludó al público presente en la sala.
  • Minimal estaba más saltimbanqui que de costumbre. Posesionado tocaba la guitarra, pegaba un saltito hasta Fósforo, volvía. Mi amiga Laura dijo que “parece el conejito de Duracell”.
  • Y qué hablar del stand up de Minimal que incluyó una imitación combinada de Iorio y Flavio Cianciarulo, entre otras perlas como:

– “Pantera es demasiado heavy para mí… yo escuchaba Raven, a ver si alguno de ustedes lo conoce. Vos ponés los discos de Pantera y son todos iguales…”
– “En mis tiempos para emos teníamos a Elvis Costello… esos sí que eran emos de lujo”.
– “¡Raúl Porchetto era emo!”
– “Vamos a vender en el puesto de CDs y remeras algunas bombachas. Está el modelo con la cara de Franco Salvador (NdE: el barbudo y pelilargo – con mucho pelo – baterista). De lejos parece todo vello púbico con apenas un par de ojitos entre todos los pelos”.
– “No hay que pegarle a los floggers y menos decirle gordo al cantante”.

En suma… Muy buen recital, potente, ajustado y variado…

Top 5: Nombres de canciones

De regreso en este blog, la sección Top 5, mi tributo a Rob Gordon, aunque intentando a veces ampliar el espectro y no limitarse únicamente a lo musical. Se intentará, asimismo, hacer de ésto una sección mas o menos continuas. De todas maneras, en este regreso, largamos con música.

La consigna de este top 5 es la siguiente: Muchas veces, al escuchar una canción, pensamos que si fuéramos músicos dicho tema es uno que nos hubiese gustado componer. Ya sea porque la letra está buena, por una cuestión de identificación, o porque la misma fácilmente hace que uno haga referencia a algún suceso vivido por uno, o que lo ha visto vivir a otra persona.
Pero en este caso, la apuesta es diferente. No se trata de la letra, se trata del nombre de la canción. Temas que uno piensa “Cómo me hubiese gustado hacer un tema que se llame así”.
Tratando de no repetir artistas (aunque estuve a punto de repetir un par de Pez y de Gabo), va un listado de temas con nombres que valen la pena.
La lista es absolutamente subjetiva, aclaro.

5) “Verte reir” – Tema original de No Te Va Gustar. Ideal para un tema de esos lindos, esperanzados y con algo de luz.
4) “Cuando el amor no entra” – Tema de Gabo Ferro. Nombre ideal para una canción que hable de aquellos momentos en los que el amor, sencillamente, no puede o no quiere entrar.
3) “I need some fine wine and you, you need to be nicer” – La canción original es de The Cardigans. Para aquellos despistados del inglés, la traducción podría ser “Necesito un poco de vino fino y vos, vos deberías ser mas amable”. ¿Despecho, bronca, desprecio, tristeza, rencor, compasión? Tal vez un poco de todo se puede mezclar en una canción con un nombre así.
2) “Bienvenido al mundo de los conflictuaditos” – El tema lo hizo Massacre. La canción original es instrumental. El nombre pega fuerte, especialmente con ese “conflictuaditos” en disminutivo, que podría esconder un cierto dejo de burla.
1) “La estética del resentimiento”, de Pez. Nombre que dice mucho. Se podrían pensar miles de ejemplos para un tema con ese nombre.

Dejar de matar, dejar de mentir

El viernes pasado fui a ver a Ariel Minimal en un show solita (prometo luego la crónica con fotos). Ariel Minimal, tipo inquieto si los hay, es un tipo que no para de grabar. En estos últimos cuatro o cinco años sacó varios discos de Pez, un DVD de la misma banda, dos discos solistas, uno con Florencia Ruiz y otro junto con Manza y Flopa Lestani. Aparte, es el guitarrista de Lito Nebbia, banda elegida por Calamaro para ser los sesionistas de su más reciente producción discográfica. A fines de los ’90 tocó en los Fabulosos Cadillacs, y a principios de la segunda década infame estuvo en Martes Menta, una banda que algunos recordamos.

Lo que es de destacar, es que en medio de tanta grabación, lo que graba es de buena calidad. Toca lindo, compone bien, tiene una voz que acompaña tanto las melodías tranquilas como los temas más punkies y/o heavies de su repertorio.

En su segundo disco solista (intitulado “Un día normal en el maravilloso mundo de Ariel Mininal” hay un tema que me gusta destacar.
Por partida doble en estas épocas de fin de año.
Más allá de mi agnosticismo y de que no soy fanático de la navidad, aunque tampoco veo necesario engancharse en el típico progre de la mercantilización de las fiestas y la mar en coche…

Todo esto para destacar la belleza y al mismo tiempo, la sencillez de este tema. Canción que nos propone bajar un cambio, dejar de hacernos daño, buscar alternativas. A nivel mundial, a nivel interpersonal, en todos los niveles.

Un lindo tema para escuchar tranquilo…

ARIEL MINIMAL – “DEJAR DE MATAR, DEJAR DE MENTIR”

No queda mucho que decir
más queda mucho por hacer
en esta casa nuestra
Primero dejar de matar
y luego dejar de mentir
por algo se empieza

Y el viento del sur
nos hará temblar
Y las ventanas del frente se abrirán
y la ciudad será un poco nuestra.

El cielo nos verá bardear
el patio y las pantas reinar
en esta casa nuestra
No olvidar dejar de matar
no olvidar dejar de mentir
te lo digo de vuelta

Y el viento del sur
al atardecer
nos hará viejos y quizás nos haga más
esto recién empieza.

Caminata tripera

A mí me gusta mucho colocar el reproductor de música en modo random, en vez de elegir algún artista en particular. No saber qué va a tocar luego, y encontrarse con sopresas. Como hace un rato, con dos temas pegados con largas zapadas que se convirtieron en un trance instrumental del carajo.

Primero surgió “Pedazo de música para escuchar antes de iniciar un extenso viaje por la galaxia a bordo de un barco llamado Ganga Yamuna” de Pez, y luego, pegadito, “Qué rico…” de Los Natas.

Lo que se dice un auténtico trip musical.