Gregorio Gorgorito

Y bueno… hace un par de días se terminó la botella de tequila reposado Leyenda del Milagro. Y para homenajearla, nada mejor que recordar cómo obtuve la misma.

Hace un año y cuarto, estábamos con Mi Esposa disfrutando de nuestra luna de miel en Cancún, cuando fuimos a una cena en un lindo restaurante. Era, casualmente, la fecha del Día de Acción de Gracias, que es una fecha importante en Estados Unidos, donde las familias se juntan, brindan, morfan a rabiar, se putean, chupan y festejan. En suma, más o menos como nuestras fiestas.
La cuestión es que aprovechando la ocasión, nos mandamos para este lindo lugar, llamado Hacienda Sisal.

Siempre me llamó la atención cómo en El Gran País del Norte la gente suele cenar muuuy temprano. Nosotros habremos llegado a eso de las siete y media, y algunos norteamericanos ya estaban por ir a la mesa de los postres. Nosotros, mientras, comenzamos a comer opíparamente… encima era buffet.

Baile mexicano

La cena incluía además, un espectáculo y show. Primero hubo una interesante sección de danzas folclóricas de México, con bailes típicos de las diferentes regiones del país. Muy lindo estuvo.
Todo acompañado de un conductor muy simpático que, en un momento, organizó un par de concursos.

Uno de ellos era por una botella del anteriormente mencionado tequila, para lo cual solicitaron tres voluntarios. Uno de ellos era yo, por supuesto…

Los tres voluntarios.

La consigna era la siguiente: por turnos, cada voluntario se sentaba en la silla ubicada en el escenario y, con un vertedero, le arrojaban constantemente tequila (probablemente rebajado) en la boca. Mientras, uno debía decir la frase “Gregorio Gorgorito”, palabras particularmente difíciles de pronunciar cuando a uno le están vertiendo líquido en la garganta.

Fui yo, e hice más de 20 “gregorios”. Había otro muchacho, un yanqui que ni bien me ubiqué atrás para dejarle el lugar me dijo “You won” (“Ganaste”). En su turno el habrá hecho alrededor de 15. Había una mujer, también norteamericana, de unos 40 años, que le dio su lugar a su hijo, de alrededor de 18, con la esperanza de que él haga algo decente. Se equivocó, ya que el pibe logró decir la palabra solamente ocho veces.

Así nos llevamos la preciosa botella de tequila, que resultó ser muy rico y nos duró bastante… Se los recomiendo… Esta es la preciosa botella:

Y aquí el video testigo… de fondo (bah… de primer plano) se escucha el aliento de Mi Esposa y sus risas…

May the FORKS be with you

La noticia ya es vieja, pero no deja de ser interesante.

La afamada cocinera Narda Lepes hace unos meses tuvo una hijita. La noticia, intrascendente para este blog así presentada, adquiere un carácter digno de resaltar al saber qué nombre tuvo su retoñito.

¿Juana? ¿Isabel? ¿Verónica? ¿Agustina? ¿Pancracia? ¿Winifred?

Nada de eso. De entre los miles de nombres que una puede elegir, le puso Leia, al igual que la aguerrida princesa que protagonizó la trilogía original de Star Wars.

Noticia muy geek y positiva. Claro, a excepción de que el padre de la criatura se pase al lado oscuro y empiece a estrangular gente con su mente, o a destruir planetas…

¡Que la fuerza esté contigo! resta decirle a esta familia.

Lo siento, pero…

Que a uno el bondi no le pare porque no le anda la maquinita de recaudar monedas, es algo muy molesto, pero suele pasar…
Que no puedas retirar dinero del cajero automático porque el ATM está en mantenimiento, no escapa a los contratiempos cotidianos…
Que vayas a un restaurante y justo “ese” plato que tanto te gusta no lo tienen en ese momento… bueno, es una molestia pero vaya y pase…

Pero que vayas a almorzar a un Burguer King y cuando estás entrando te adviertan que no hay hamburguesas, directamente, es señal de que ese día los astros conspiran en tu contra…