Día de la música 2013

Y qué mejor manera de festejar el día de la música que con cinco temas musicales bien variados para el oído del caballero o la oreja de la dama.

Para arrancar un poco de blues en vivo, para levantar el viernes a todo ritmo, de la mano de Ana Popovic tocando “Soulfoul dress”

 

Una de las bandas más particulares que han surgido últimamente (aunque tienen como 10 años) en la escena nacional es Fútbol. Es un power trío que revierten el clásico esquema guitarra-bajo-batería por el de guitarra-violín-batería. A veces marcando el pulso de la música, otros acompañando la base, el violín aporta un matiz muy interesante.

 

Corría marzo de 1993 y me gané una entrada para ver a EMF, banda de moda en esos momentos, que en el marco de una gira internacional se presentaba en el viejo y querido Estadio Obras. Un estadio bastante vacío (tenía entradas para popular y terminamos todos en el “campo”), Martes Menta de banda soporte (el cual debe haber sido el momento musical más moderno de Ariel Minimal), versiones deformes, samplers, guitarras y mi primer pogo.

 

El Siempreterno podría entrar en el concepto de “súper banda”. Sergio Rotman (Cienfuegos, Los Fabulosos Cadillacs, Mimí Maura, Los Sedantes), Ariel Minimal (Pez, solista, trabajos con Flopa, Manza y Florencia Ruiz, sesionista de Litto Nebia, etc.), Mimí Maura (Mimí Maura, Los Sedantes), Fernando Ricciardi (Los Fabulosos Cadillacs, Mimí Maura, Cienfuegos, Día D) y El Ruso Sanchez (Los Sedantes) conforman este combo oscuro con mucha atmósfera cienfueguera. Aquí un tema de un show de La Trastienda en el que estuve presente, tema que se llama igual que la banda

 

Y ahora que se viene el Lollapalooza, para cerrar, una de las bandas que tocarán en dicho famoso megafestival de bandas alternativas, Arcade Fire.

Fulbo

En la página de Foursquare encontré esta joyita imperdible que funciona a muchos niveles:

ScreenShot048

O sea, la persona si es tan fanática de River Plate al menos debería saber (se supone) cómo se escribe el nombre del club de sus amores.

Especialmente cuando está escrito correctamente en el nombre de la venue…

Llegó el Cafe Tacuba

Porque Rubén Albarrán se la pasa sonriendo cuando escuchan los cantitos del público presente. Porque cuando dicen alguna frase que puede pecar de demagogia, en ellos te la creés un poquito más. Porque es fácilmente deducible que aún con 25 años de carrera, ellos la pasan muy bien arriba del escenario. Porque los he visto en lugares y situaciones diferentes (teatros, festivales, estadios, recintos recitaleros) y en cada uno de ellos parecieran ser la banda idónea para el sitio. O, porque sencillamente, hacía mucho tiempo que no veía a esta banda, una de las mejores del rock latino, tocando en vivo.

Sí, señores. Cafe Tacuba se presentó el 29 de octubre en La Trastienda, tocando durante dos horas y cuarto para 800 personas que no pararon de cantar, saltar y aplaudir durante los aproximadamente 30 temas  que tocaron.

Luego de arrancar con Pájaros El baile y el salón (un tema nuevo y un clásico), le metieron enseguida dos hitazos, así de entrada, como Cómo te extraño (gran versión de un tema de Leo Dan) e Ingrata.

Así, se dan el lujo durante el concierto de hacer de todo. Tocar parte de El objeto antes llamado disco, que era justamente el material que estaban presentando, recorrer su vasta discografía, y hasta tocar el riff de Walk on the wild side, homenajeando a Lou Reed.

Y así, van tocando un tema tras otro, enganchándolos incluso como con Seguir siendoTengo todo (enganchadas al igual que en el disco Sino) y La 2, instrumental que fue coreado por todos los presentes.

Mientras se acerca el cierre, viene la infaltable coreo de Déjate caer, el slang del DF en Chilanga banda y para coronar, Volcán, del último disco.

Salen a arrancar los bises, aun resta bastante. Casi que más que bises es como una segunda parte del show. Luego de EresAprovéchate (dos temas con el tecladista Meme al frente) llega Esa noche  y luego de ese manto de tranquilidad, el pogo se enciende con El fin de la infancia.

Suben chicas del público a bailar en La chica banda, viene María (o va), viajamos en El metro, nos tomamos algo en el Bar Tacuba y, para el cierre, una puñalada con El puñal y el corazón.

La verdad, se los extrañaba.