Fuera de serie

Esta semana comienza la temporada alta de series en Estados Unidos. Aparte de los consabidos estrenos, hay muchas continuaciones de series que la pasada temporada terminaron con sus correspondientes cliffhangers. El método, es usual en este tipo de programas, para mantener el interés y la ansiedad del espectador y para terminar la temporada bien arriba. Aunque claro, a veces les sale el tiro por la culata y la serie no es renovada, dejándonos para siempre con las ganas de ver cómo seguía la historia y cargando con el peso de muchas dudas. Para recordarlos, tengo los recuerdos de inconclusas series como “John Doe”, “Carnivàle”, “Tru calling”, “Pushing daisies” y muchas más…

Pero aboquémonos en este caso a las que sí siguen, y veamos algunas cuyo regreso espero con ansias, viendo un poquito de la serie (para los no iniciados) y un resumen de cómo terminó. Obviamente, en este último item, hay GRANDES SPOILERS.

ONCE UPON A TIME.
De qué la va: En el universo de los cuentos de hadas, Blancanieves está a punto de casarse con el Príncipe Encantado, hasta que Regina, su madrastra, llega para colocar una maldición: todos ellos pasan a vivir en nuestro mundo, en un pueblo de Maine, sin recuerdos de su otra vida. Sólo un niño (que vendría a ser el nieto de Blancanieves) sabe la verdad y recurrirá a su madre biológica (salvada justo a tiempo de dicha maldición) para ayudarlo. El problema, claro, es que ni su madre ni nadie le cree.
Cómo terminó: Finalmente, luego de que a partir de un hechizo que salió mal y dejó a su hijo en coma, Emma comienza a creer en el maleficio. Tras varias peripecias, con un beso salva la vida de su hijo y rompe el hechizo, haciendo que todos recuerden quiénes eran en el otro mundo. Como contraparte, gracias a Rumplestikin, la magia ha vuelto. Algo que tanto él como Regina seguramente sabrán aprovechar bien en la segunda temporada.

THE WALKING DEAD
De qué la va: ¡Zombies! Zombies por todos lados. Basada en un popular comic, la serie narra los pormenores de una epidemia zombie, centrada en un grupo de sobrevivientes cerca de la ciudad de Atlanta.
Cómo terminó: Luego de que los zombies lleguen a la granja de Herschell, los sobrevivientes huyeron de la ciudad. Rick, cansado de que le pidan su opinión sobre todo y luego se la cuestionen, declaró “esto ya no es más una democracia”. Andrea se separó del grupo y fue rescatada por una encapuchada figura que llevaba  tras suyo a dos zombies sin brazos ni dientes. Al fondo, se vislumbra una cárcel. Además, Rick reveló lo que el tipo del Centro de Control de Enfermedades le había dicho al final de la primera temporada: Todos están infectados.
La tercera temporada nos mostrará a dos nuevos personajes, muy populares entre los seguidores del comic: Micchione (la joven que salvó a Andrea de los zombies) y The Governor.

THE BIG BANG THEORY
De qué la va: LA sitcom del momento. Cuatro genios de la ciencia y la vecina de enfrente, en todo tipo de situaciones, plena de referencias a la ciencia y a la cultura friki.
Cómo terminó: Las comedias de situación, salvo raras excepciones, no se caracterizan por tener grandes cliffhangers. En esta ocasión, la quinta temporada terminó con Howard, recién casado, subido a una nave espacial. ¿Se afianzará este año la relación de Penny y Leonard? ¿Qué rumbo seguirá la “relación” de Sheldon y Amy? ¿Y la vida de casado de Howard? ¿Raj podrá hablarle a una mujer sin necesidad de beber alcohol?


FRINGE
De qué la va: La División Fringe se ocupa de investigar extraños sucesos que tienen que ver con el lado más extremo de las ciencias. En el equipo están Olivia, una agente del FBI; Walter, un científico que estuvo 17 años en un hospital psiquiátrico; y Peter, el hijo de éste. Universos paralelos y unos extraños hombres trajeados llamados “Los Observadores” forman parte de la mitología de la serie.
Cómo terminó: Un par de capítulos antes del final de la cuarta temporada, nos vimos trasladados a un futuro en el cual los Observadores ejercían un dominio cuasi orwelliano sobre la gente, mientras algunos clandestinamente ejercían una resistencia, entre ellos la hija de Peter y Olivia. Estos dos, junto con Walter y Olivia, fueron conservados en ámbar. La temporada terminó con la noticia (en el tiempo actual) de que Olivia estaba embarazada. Posteriormente, en su laboratorio Walter recibe la visita de un Observador quien le advierte que “están viniendo”. La quinta temporada, que será la última, tendrá mucha relación con este distópico futuro.

DEXTER
De qué la va: Dexter Morgan de niño presenció el terrible asesinato de su madre biológica, tras lo cual estuvo tres días en un charco de sangre, hasta que fue rescatado por un policía, quien posteriormente lo adoptó. Esta experiencia le produjo una atracción por la sangre que ejerce de dos maneras: Una es trabajando para la policía de Miami como forense experto en análizar los patrones de sangre. La otra, es siendo un asesino en serie. Su padre, sabiendo de sus instintos, le enseñó a canalizarlos, y por lo tanto, sólo da muerte a otros asesinos.
Cómo terminó: La sexta temporada nos mostró al Asesino del Juicio Final, a quien finalmente Dexter logra atrapar. Por otra parte, Debra, hermana adoptiva de Dexter, reconoce sus sentimientos por éste y se dirige a confesarlos. En el momento en que entra al lugar donde su hermano estaba, lo descubre ejecutando al Asesino de la temporada. Tremendo final para la más reciente temporada de una de las series más adictivas. Habrá que ver en la sexta cómo cambia la relación entre Dexter y su hermana, agente de policía que siempre se mantuvo fiel a las reglas.

No me verás en el subte

“Es de la ciudad”…
“Es de la Nación”…

Qué lindo sería que Mauri y Cris dejen de pasarse la pelota jugando al “tomala vos”, y hagan algo juntos para mejorar el servicio. Si lo hicieran, también mejorarían sus respectivas imágenes, el país, y hasta ellos mismos.

Romance en la línea

Pasa seguido, seguramente.
A veces, los redactores tienen que realizar una “nota de color” sobre romances famosos y otras cosas similares. El problema es que por lo visto, antes de hacerlo probablemente hayan consumido litros y galones de espirituosas bebidas, se hayan fumado un caño del tamaño de un sequoya, o se hayan “endrogado” toneladas de sustancias altamente tóxicas. O una combinación de las tres en una cantidad de la que hasta Charlie Sheen se sentiría celoso.

Algo similar debe haber pasado en La Nación con la persona a la que le encargaron hacer la nota sobre “Los romances más soprendentes de Hollywood”.
Y para prueba, no sólo uno, sino dos botones:

Por un lado, la foto del romance de los actores Liev Schreiber y Kristin Davis. Aunque… ¡un momento! La actriz fue la que salió con Davis. O sea que, por lo visto, salía consigo misma. Lo cual puede haber sido interesante. Lo que sí es seguro, es que ella invitaba siempre.

Y como corolario, la foto de Josh Charles y Jennifer Connelly. A menos que hayan descubierto los viajes a través del tiempo, no sé como los actores pudieron salir en 1991, “de 1999 a 2002”.

Misterior tiene el mundo, y algunos redactores los profundizan todavía más.

Best… Answer… Ever…

Cuando en La Nación sale alguna noticia o artículo relacionado con derechos LGTB, nunca faltan los conservadores que comienzan a colocar comentarios homofóbicos a troche y moche. Algunos, incluso, causan gracia, como cuando hablan de “los derechos de los heterosexuales” y otras cosas risibles.

Uno de ellos realizó el siguiente comentario. La respuesta que obtuvo, debería figurar en el top five de respuestas ingeniosas para homofóbicos contemporáneos…

In your face!!

Medios locos

A raíz de un comentario de la periodista Marcela Pacheco en Facebook, le dejé este comentario que, un poco exagerado, refleja un poco la polarización de los medios hoy en día:

El programa de Lanata y 678 son muy parecidos. Ambos manipulan la información haciendo ver, por un lado, que este es un vergel florido donde todo es paz y amor y Cristina anda besando bebés y regalando cachorritos; el otro, muestra que este es un infierno lleno de azufre y lava, donde todo es odio y destrucción, y Cristina anda escupiendo en ojos ajenos y regalando paco a los bebés.

Y esto no es sólo responsabilidad del gobierno, o de los medios oficialistas. Los medios opositores también hacen lo suyo.
No olvidemos que una verdadera oposición no sólo critica lo que está mal (que lo hay, y bastante) sino también debe comentar aquello que está bien hecho (que lo hay, y bastante).