Verdades a medias

Un buen titular sirve para captar la atención de los lectores hacia un artículo en un medio gráfico, televisivo o de internet.
El problema es cuando los medios se abusan de esta herramienta y terminan contando en los títulos verdades a medias. O sea, lisa y llanamente, una desinformación. Luego, en la nota, se aclaran las cosas, pero de todas maneras, es una práctica sucia.

Para un ejemplo ideal de esta práctica tenemos a un viejo cliente de la sección Nada se pierde, la web Minuto Uno.
Veamos el titular que apareció en la main page de la web hace unos días:

Acá vemos, al lado de la noticia de Drad Mar I, el link a una nota ideal para escandalizar a más de un mojigato y encender la llama de todo amante de los escándalos… “Ex chica DIsney puso su cuerpo para que otros…”. Abajo continúa la bajada, donde dice que fue fotografiada en topless mientras otras personas (una de ellas, otra muchacha, en una supuesta actitud lésbica) tomaban merca de su cuerpo.
Pasemos a la nota, entonces…

Nuevamente vemos la misma foto de antes (con tetas photoshoppeadas y todo), mucho humo, cocaína, chicas con poca ropa, y todo el escándalo…
Y ya en la nota se aclara… ¡Es una escena de una película! “. “Spring breakers” es el título del film que esta chica Selena Gómez está haciendo junto a Vanessa Hudgens (otra descendiente de la factoría Disney) y otra muchacha que no sabemos quién diantres es…

Desinforma, desinforma, que algo quedará…

Desnudos

La gente de MinutoUno prosigue con sus clásicos aportes a la confusión general. En esta nota, por algún motivo que no logramos comprender, primero dice (en el titular) que la modelo se desnudó para una campaña que prohíbe los desnudos. Sin embargo, en la bajada y el resto del artículo, aclaran que lo hizo para protestar contra la idea de prohibir los mismos.

PD: Los que decidieron echar a esta mujer por “gorda”, ¿estaban borrachos, drogados o simplemente su idea de belleza no va mas allá de la anorexia?

Cuestión de lógica

Otra vez la gente de MinutoUno nos sorprende con una catarata de datos insospechados e inimaginados:

Mas allá del alarmista título, lo que me llama poderosamente la atención es la bajada. Ahora resulta que un avatar provocativo puede ocasionar insinuaciones. Siguiendo esta lógica, podemos deducir lo siguiente:

– Un avatar que nos muestre comiendo un pollo entero con las manos podría provocar que nos digan muerto de hambre.

– Una foto que nos muestre agitando una bandera roja o una esvástica podría hacer que nos digan “comunista” o “nazi”, respectivamente.

– Una imagen en la que aparezcamos desnudos en el polo sur, puede hacer que la gente comience a organizar nuestro funeral.

– Un avatar que nos muestre despanzurrando a un inocente tipo puede hacer que la gente nos llame “psicótico”.

– Escribir notas boludas para llenar espacios en un medio puede hacernos quedar como un paparulo.