El lado salvaje

Septiembre de 1996. Teatro Gran Rex, Buenos Aires. En el escenario, el artista terminaba de tocar “Satellite of love“, luego de que, antes de los bises, el público cantara aquel tarareo característico de “Walk on the wild side“, tema que probablemente no iba a tocar. Sin embargo, nadie se va defraudado. En el escenario, estaba terminando su concierto una leyenda viva del rock, acompañado por unos sesionistas de puta madre, que le imprimían una base sólida a las letras del músico.

Lou Reed dejó el planeta a los 71 años, pero dejó tras de sí un legado enorme. Poeta maldito, oscuro, enamorado, aguerrido, malhumorado, sensible, bisexual, junkie, vanguardista, retro, guitarrero, tripero, genio… Puede argumentarse que existieron muchos Lou Reed, pero sin embargo, todos son uno sólo.

  • Es el mismo que fue sometido por sus padres a tratamientos de electroshock cuando era joven, con la excusa de curarlo de su bisexualidad, experiencia que plasmó luego en “Kill your sons“.
  • O que fundó The Velvet Underground, que lanzó un disco supremo llamado The Velvet Underground and Nico. Todos conocen la leyenda: el disco vendió muy poco para los standars de la época, pero todo el que lo hizo, después empezó a tocar música y tocó en una banda. Y… no era un disco para cualquiera. Letras duras, sobre drogas duras, sexo duro, amores duros, y dura marginalidad.
  • Es el mismo que logró con el anteriormente nombrado “Walk on the wild side” lo que pocos pueden hacer: un hit absolutamente radiable (y que ha sido y será difundido por todos lados) que habla de putas, taxi boys, travestis y drogas. Todo acompañado de una base absolutamente pegadiza.
  • Y además, para ese disco, estuvo colaborando el producción el mismísimo David Bowie. De allí se desprendieron otros infaltables, como “Satellite of love”“Perfect day”.
  • Y hablando de “Perfect day“, cómo olvidar la escena del film Trainspotting donde el protagonista sufre una sobredosis de heroína y es llevado al hospital, todo acompañado de la canción.
  • O ese discazo que fue New York. Disco genial, con joyas como “Dirty blvd.”, donde con tres acordes y una voz monótona que relataba en vez de cantar, te hacía un temazo.
  • Y, siempre, haciendo lo que se le canta. Grabar un disco con Metallica (Lulu), o sacar un álbum inspirado en las historias del mismo Edgar Allan Poe (The Raven).

No importa si hay cielo, infierno, resurrección u otras vidas. Lo que sí sabemos es cómo recorrerá Lou ese camino: caminando por el lado salvaje, como le corresponde. No podríamos esperar menos de él.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s