Romance en la línea

Pasa seguido, seguramente.
A veces, los redactores tienen que realizar una “nota de color” sobre romances famosos y otras cosas similares. El problema es que por lo visto, antes de hacerlo probablemente hayan consumido litros y galones de espirituosas bebidas, se hayan fumado un caño del tamaño de un sequoya, o se hayan “endrogado” toneladas de sustancias altamente tóxicas. O una combinación de las tres en una cantidad de la que hasta Charlie Sheen se sentiría celoso.

Algo similar debe haber pasado en La Nación con la persona a la que le encargaron hacer la nota sobre “Los romances más soprendentes de Hollywood”.
Y para prueba, no sólo uno, sino dos botones:

Por un lado, la foto del romance de los actores Liev Schreiber y Kristin Davis. Aunque… ¡un momento! La actriz fue la que salió con Davis. O sea que, por lo visto, salía consigo misma. Lo cual puede haber sido interesante. Lo que sí es seguro, es que ella invitaba siempre.

Y como corolario, la foto de Josh Charles y Jennifer Connelly. A menos que hayan descubierto los viajes a través del tiempo, no sé como los actores pudieron salir en 1991, “de 1999 a 2002”.

Misterior tiene el mundo, y algunos redactores los profundizan todavía más.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s