¡Viva Festipez!

Ya desde hace tiempo que Pez viene organizando estos festivales, donde ofician ellos como cierre de los mismos, y en donde también presentan dos o tres bandas con las que comparten ciertos criterios de amistad y/o musicales.
En esta ocasión, el lugar elegido fue Groove, un lugar relativamente nuevo y bien ubicado (Santa Fé, a dos cuadras de Plaza Italia), donde antes funcionaba un boliche de cumbia (al menos el dueño no salió a decir “le ganamos un espacio a la bailanta”, como Chabán al inaugurar el tristemente célebre Cromañón).

La jornada empezaba bastante temprano, por lo que no llegué a ver ni a Perrodiablo ni a La Patrulla Espacial.
Al ingresar, hacía pocos minutos que Fútbol había comenzado su set. Esta banda es un power trío de formato atípico. En vez del clásico guitarra-batería-bajo, tenemos en su lugar el tándem guitarra-batería-violín. Esto no implica necesariamente sutileza, ya que la banda suena bastante contundente, con el violín marcando la base, y en otras pasando al frente. Tocaron unos 45 minutos, con temas como Eh, gaucho Beto “mataporgusto”.

A las 21:35, apenas quince minutos después de la hora pautada, Pez salió al ruedo. Abrieron con Último acto y durante la hora con cuartenta del show, mantuvieron un show enérgico que pasó por todos los climas. Desde lo más punk con El fútbol por lo menos les enciende el alma, hasta lo más progresivo, con temas como Y cuando ya no quede ni un hombre en este lugar.
También hubo espacio para temas como Cabeza de departamento, Soñar soñar y una larga zapada jazzera, además de canciones de Volviendo a las cavernas, su último disco, como “El motivo”. Fue un show prácticamente al palo, con poco “stand up” minimalesco y muchas canciones al hilo. Ya sobre la hora de finalización, Haciendo real el sueño imposible elevó el pogómetro a sus más altos niveles. Este tema también incluyó una larga zapada sin Minimal, donde Pepo, Franco y Fósforo se explayaron a sus anchas. Ya cerrando, engancharon Los orfebres, luego Introducción declaración adivinanza (“Malambo” para los gomías) y la fuerza de Fuerza, valga la redundancia. Dos temitas más, y el público, agradecido.

Muy buen show. Muchos temas, mucha energía. Es bueno ver a Pez y hacía bastante que no lo hacía.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s