Vivir y dejar morir

El represor Massera ha fallecido ayer…
Y ante el hecho, uno se pregunta: ¿Está bien esbozar una sonrisa por la muerte de alguien? No sé si está tan mal. La vida da alegrías y tristezas, y una muerte querida nos da también tristeza. ¿Por qué no habría uno de sonreir por una muerte de alguien que hizo daño a muchísimas personas?
Es un tipo que no mostró jamás arrepentimiento por sus hechos, e incluso estuvo orgulloso de haber conducido a sus subordinados en las tareas de muerte y represión que encomendó.
¿Es entonces malo mi sentimiento?

Aunque, por otra parte, sí lo lamento. Lamento que haya muerto sin decir todo lo que tiene para decir.

Buena suerte en tu próxima vida. Reencarnar en una cucaracha sería hacerte un gran favor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s