La carta

El sábado anduvimos de cataratas musicales sanisidrenses con Mary, de Buenos Aires Foodies. Como debíamos estar un rato antes en el teatro para retirar las entradas, buscamos un lugar cercano para cenar. Recalamos en un barcito que de afuera siempre me había parecido muy bonito pero que nunca había tenido la oportunidad de ver qué onda. Se trata de Calixta, sobre Ituzaingo, frente a la plaza Mitre, a metros de la Catedral de San Isidro.

Llegamos, serían las 20:05… pedimos la carta, vemos que era escueta. Algunos tragos, cervezas, sandwiches y picadas, postres. Y bueno, “ya estamos acá” fue el pensamiento dominante. Y aparte llovía como si estuvieran cayendo tiranosaurios de punta. Pedimos la “picada mixta”, que era muy rica, a decir verdad. Un par de Warsteiner para acompañar la cena y la charla mientras nos preparábamos mentalmente para el recital.

Al pedir el postre, llegó la sopresa. Le pedimos la carta al mozo y nos da otro menú, con tapita, monono, y con varios items, como “carnes”, etc.
¿Qué diablos pasó?

Nota mental: la próxima vez, concurriremos cinco minutos más tarde.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s