Desorientada

El ascensor del trabajo tiene, como prácticamente todos los ascensores del mundo, una botonera en la cual al lado están indicados los pisos. De esta manera, uno aprieta el botón correspondiente a donde quiere ir y el aparato gentilmente lo deposita frente a la recepción de dicho piso.

Pues bien, subiendo al sexto piso (donde está mi puesto), hace una escala en el primero. Hasta ahí, nada fuera de lo normal. Hasta que allí sube una señora y hace la pregunta fatal:

– Disculpe, ¿qué botón hay que apretar para ir hasta el tercer piso?

Mientras, el botón con el “3” al lado, se mataba de risa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s