Explícita

Dos de la tarde. Poco antes de la hora de salida.
Suena el teléfono. Atiendo. Menciono el nombre de la oficina a la cual la “venerable señora mayor” se comunicó.

– Dígame… ¿A qué número hay que llamar para solicitar información?

Argh… ¿¿¿INFORMACIÓN DE QUÉ???

¿Acaso la gente piensa que soy clarividente?
No señora, no soy adivino.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s